Capitulo 28

664 78 24

Era de noche y estaba muy ansiosa, de seguro era hora de la cena pero me sentía extraña, mi ánimo es una completa mierda y me siento intranquila, con escalofrío y un poco de taquicardia, me senté sobre la cama pero no se me pasaba, necesitaba algo, necesitaba consumir, entonces me acorde de lo que me dijo Daniela y salí corriendo hacia el baño sin siquiera fijarme si alguien me observaba, sentí vomito y de inmediato lo dejé salir, cuando me limpie busque en los baños y sonreí al encontrar una pequeña bolsa pero cuando la tome alguien me la arrebato

-¡Te he dicho que no soy estupida!- joder me descubrió, ella me observaba con decepción, con furia y yo estaba mordiendo mis uñas observando con temor a aquella chica -¡sabia que esa idiota no te hablo con buenas intenciones!- a su lado había un hombre a quien ella le entregó la bolsa y el se retiró agradeciéndole a Demi -¡odio que me mientan y tú lo has hecho ___!-

-Te lo he dicho, eres una prostituta que merece morir- observé con temor detrás de Demi ¿es una broma verdad? -hermanita, estupida y tonta hermana, no mereces vivir- negaba desesperada, frente a mi estaba Felipe lleno de sangre -¡tú me has matado!- gritó el y yo tapé mis oídos cerrando con fuerza mis ojos

-Yo no fui, yo no hice nada- mis lágrimas salían con rapidez -¡yo no te maté!- grité desesperada pero luego sentí a alguien rodearme con sus brazos y me hizo abrir mis ojos para observarla

-___ estás delirando cariño- tomo mi rostro entre sus manos pero yo me sentía aun peor ¿Qué mierda me pasa? ¿Esto será siempre así?

-Demi has que se vaya- solloce observando cómo mi hermano se burlaba pero me vi arrastrada, Demi me estaba jalando hacia mi habitación donde me acostó y salió corriendo dejándome sola, escondí mi cabeza entre mis piernas y unos minutos pasaron cuando ella volvió

-___ tomate esto- levante mi cabeza y observé con recelo lo que Demi tenía en su mano -reducirá el deseo por consumir drogas y te ayudará con lo que debes estar sintiendo a causa de la abstinencia- yo asentí y tomé la pastilla que ella traía —descansa por que mañana tendremos mucho que hablar- yo asentí levemente observando cómo ella salía de la habitación, y siendo consciente de que Demi se encuentra enojada y con mayor razón, yo le mentí.

A la mañana siguiente me encontraba un poco estresada, primero porque no sabía si Demi aun seguía enojada y segundo ella se iba, Demi saldría y además me sentía cansada, ¿quien no? Si casi no pude dormir, no pude conciliar el sueño casi que en toda la noche pero aquello me ayudó ya que luego de cómo 10 intentos tenía plasmada la palabra "Stay Strong", solo esperaba que a Demi le gustará.

Me dirigí a la cafeteria y al observar a Demi en la mesa que siempre suelo hacerme sentí nervios, tome una bandeja creyendo que si Demi estaba enojada tal vez al verme comer se le pasaría un poco, lo sé tal vez suene a chantaje pero cualquier cosa que pueda ayudarme en este momento para que ella no esté tan enfadada lo haría.

-Hola ___- me senté frente a Demi, ella ni siquiera levantó la mirada para saludarme

-Hola Demi- respondí tímida llenando mi boca de comida pero cuando su fría mirada se posó en mi solo sentí ganas de escupir lo que tenía en la boca, mande en seco la comida, aquello ni siquiera me ayudaría, realmente estaba enojada, muy enojada

-¿Estas enojada?- ¿enserio ___? ¿No se te ocurrió decir algo más que no fuera obvio? Que estupida.

-Nooo- alargó con sarcasmo -¿cómo crees ___ que podría estar enojada cuando me han mentido?- sonrió falsamente mientras que mi respiración era acelerada -¿como podría estar enojada cuando trato de pedir sinceridad y confianza pero se niegan a dármela? ¿Cómo podría enojarme saber que la persona a la quiero ayudar busca dañarse así misma a mis espaldas?-

Mierda, la cague.

La lastime.

Sin duda la decepcione.

Estoy acostumbrada a decepcionar a los demás pero con ella, con ella me duele aún más.

-Lo lamento- baje mi mirada sintiéndome culpable y cuando iba a proseguir Demi me interrumpió

-¿Que lamentas?- dijo secamente ella -¿el que me hayas mentido?, ¿el que hayas jugado conmigo?, ¿el que me hayas tomado como tonta?, ¿el que me preocupe por ti y no lo valores?- mis ojos se cristalizaron, ella tiene la total y absoluta razón -¡mírame ___!- su tono fue más exigente, con temor subí mi mirada encontrándome con la de ella, sus ojos se veían cristalizados, de seguro por la misma razón que yo, tratábamos de contener las lágrimas -¿sabes que te quiero verdad?- yo asentí levemente -entonces deja de decepcionarme, me estás lastimando ___- cerré mis ojos con fuerza al escuchar esas últimas palabras, sabía que la decepcioné y la lastime pero oírlo de sus labios, que ella me lo confirme me destroza porque lo que menos quería era decepcionarla o lastimarla, no a ella, no lo merecía

-Lo lamento- abrí mis ojos y me percaté de sus mejillas húmedas por sus lágrimas -perdóname- dirigí mis manos hacia su cara y con mis dedos retiré delicadamente sus lágrimas y ella cerró sus ojos -lamento ser una decepción y lastimarte, te confieso que eso es lo que menos quiero- ella abrió sus hermosos ojos lentamente -odio verte de esta manera, odio que te sientas mal o llores, me destroza que te encuentres así y más si es por mi, lamento ser así, lamento haberte mentido además de que se que no es la primera vez que lo hago- recordé cuando le mentí sobre que Josh había venido a visitarme diciéndole que se llamaba Daniel -no estoy jugando contigo Demi, no digas eso, te quiero, enserio te quiero, te puedo decir que en este poco tiempo te he apreciado de una manera inimaginable, he sentido temor al saber que tú podrías alejarte y se que la culpa es completamente mía porque se que con mis actitudes eso es lo único que lograré, lo lamento, no quiero lastimarte y no quiero tampoco justificarme pero esto es nuevo para mi, que alguien se interese, que me cuide, que quiera ayudarme es totalmente nuevo y extraño para mi pero es agradable, lo agradezco pero a veces simplemente nose como corresponder a tu ayuda, me cuesta un poco- ella se levantó del comedor y yo agache mi cabeza dejando mis lágrimas caer, «soy una idiota, la perdí» fue lo único que pensé pero segundos después sus brazos me rodearon y una inmensa felicidad me invadió

-No te dejaré, no me alejare ni aunque tú lo quieras- me abrazo con más fuerza y yo correspondí de igual manera

-Yo no quiero que me dejes- mi corazón parecía querer salirse de mi pecho, sus brazos me brindaron tanto amor quitándome aquel sentimiento de soledad que solía sentir durante tantos años, dándome a confirmar que es verdad, yo no quiero que ella se aleje, no quiero que me deje pero soy consciente de que estará en mi el hacer que ella permanezca a mi lado así que deberé cambiar si no la quiero alejar.

Help Me - Demi Lovato y Tú Donde viven las historias. Descúbrelo ahora