CAPITULO: 37

774 114 6

GAIL

—Hora de muerte 5:05pm.— escucho decir a una enfermera.

Esto no puede estar pasando.

Aun me encontraba de rodillas en el suelo llorando desconsolada, mi pecho me dolía en gran manera. No solo había perdido a mi bebé, sino también al hombre que amo. Hannah esta junto a mi abrazandome, tratando consolarme, pero es imposible. Este es un dolor que nunca voy a superar.

Me niego a creer que él esta muerto.

Todo tiene que ser un error.

De reojo veo que Beatríz esta abrazada de Adam y al otro lado esta Derian. Todos estamos en una especie de trance y afectados por lo que esta pasando.

—No. No.-0— digo entre sollozos. —Él no puede estar muerto Hannah.— sigo llorando e inevitablemente miles recuerdos llegan a mi mente.

Él me prometió que nunca me iba a dejar.

—¿Qué sucede?— escuchó preguntar una voz familiar enseguida reconozco que se trata de la señora Rachael.

¡Oh, no! Ella no sabe.

—¡Michael!— musitan unisiso Derian, Adam y Beatríz con algo de asombro. Por lo que enseguida giro mi vista a donde esta la señora Rachael y a su lado estaba él.

—¡Oh por Dios!— rompí en llanto con más fuerza y como pude me levante de golpe. Él estaba allí. Estaba vivo. Lo abrazo apoyándome a su pecho, mientras mis lágrimas siguen descendiendo, pero lo escucho quejarse por lo que me aparto un poco sin soltarlo. —Lo... Lo siento.— me apresuro a decir, él aun no dice nada. Solo me corresponde el abrazo y deja un beso en mi coronilla. También puedo sentir que esta llorando. —¡Dios mío! Están bien. Pensé que estabas muerto.— susurro.

—Tranquila que todo esta bien mi amor.— lo escuchó murmurar a la vez me aparta un poco para tomar mi rostro, y posa una mano en mi mejilla derecha, barriendo mis lágrimas, él también tenía los ojos cristalizados. —Te prometí que nunca te dejaría, mucho menos ahora. No podía dejarte a ti y a nuestro hijo.— añadió y una vez rompí en llanto ocultando de nuevo mi rostro en su pecho. Sus última palabras me dolían. Mi bebé si lo había perdido. Habíamos perdido nuestro hijo.

—¿Pero qué fue lo que sucedió?— pregunta con preocupación la señora Rachael al percatarse de lo que sucede y porque todos estábamos llorando. Por lo que entre Derian y Adam le explican lo que sucedió en la habitación.

Justo en ese momento salen los médicos de la misma junto a la camilla donde traían a un sujeto, cubierto por completo. De inmediato la señora Rachael pregunto ¿qué había sucedido? por lo que los médicos le explicaron, que era un señor entrado en años que había llegado con un pre-infarto por lo que tenía que ser atendido de emergencia, pero no había habitaciones disponibles, ya que el hospital estaba colapsado así que utilizaron la habitación donde se encontraba Mika que en ese momento estaba desocupada, ya que él se había ido junto a su madre y otro médico hacerle unos exámenes para verificar que todo este bien. Solo que Derian y Adam llegaron tarde y no se dieron cuenta lo que ocurría. Aun estaba con la idea del que estaba en la habitación era Michael, al poco tiempo Hannah, Beatríz y yo llegamos, y mal entendimos todo. En ese momento al señor le había dado otro infarto, por lo que tenían que hacerle reanimación, pero lamentablemente no sobrevivió.

—¿Se dan cuentan de lo que hicieron?— escucho gritar a Hannah contra los médicos. Yo aun me encontraba abrazar a Michael. —Casi provocan cinco infartos más, en vez de explicarnos lo que estaba sucediendo desde el principio. Ya hasta estaba considerando buscar las esferas de dragón...— sigue refunfuñando histérica y antes de que concluyera Derian la agarro a su espalda y le tapó la boca.

Jugando A Ser Esposos: Gail & Mika ©¡Lee esta historia GRATIS!