Cap. 146

20.3K 2.5K 1.8K

Narra Ethan

Estaba algo revuelto entre el movimiento de mis manos y ese estúpido pensamiento que no dejaba de rondar mi cabeza ¿Por qué lo había hecho? ¿Por qué lo había besado de manera innecesaria? Realmente me ayudaban las fotos para lograr avanzar en mis dibujos, pero no me sentía orgulloso de ese beso en particular. Seguro estaba pensando que yo era una persona detestable. Seguro que creería que soy extraño por pedirle algo así de la nada. Seguro él...

— Oye, ¿Estas bien? Te estoy preguntando dónde dejo esto—su repentina cercanía me asusto y me saco de mi pequeña burbuja.

¿En qué momento se acercó tanto? Peor aún ¡Se había atrevido a hablarme al oído! Había provocado que un escalofrió recorriera mi cuerpo y me cayera de la silla de la impresión. Lo miré atónito. Estaba seguro que trataba de contener su risa. Miré hacia otro lado rogando por que el calor que rodeo mis mejillas no mostrara más de lo que quería. ¡Yo nunca me avergonzaba!

Solo pude ver sus pies moverse, no sabía que había hecho, pero bastaron segundos para que su mano apareciera en mi radio de visión. ¡Eso sí que no! No necesitaba acabar de matar mi dignidad dejando que él me ayudara a levantarme. Me acomodé las gafas y me puse de pie.

—Estoy bien—cuando dije eso su mano se cerró en un puño, creo que se había molestado un poco.

—Como sea, solo deje las cosas sobre tu cama. Y la próxima vez que alguien te hable, pon atención.

—Estaba ocupado con mis cosas. No como otros que pierden el tiempo por ahí en vez de ensayar—no sabía porque decía eso. Se supone que estaba molesto con él por mentirme. Pero no podía parar—seguro que no sabes ni como memorizar un libreto.

— ¡Pues seguro es más que tú sobre como besar a una persona!— ¿Por qué tenía que mencionar eso? Maldición, otra vez me sentía apenado.

—Perdón—dije sin ser capaz de seguir el juego. No podía hacerlo y no quería hacerlo. Mis problemas mentales estaban regresando.

Narra Sammuel

Escuchar a Ethan disculparse fue como dejar caer sobre mí un cubo de agua helada. Me había descolocado bastante su repentina disculpa, lo que era peor, se disculpaba por haberme besado.

¿Eso quería decir que realmente me había besado por el bien de sus dibujos y no por voluntad o por qué quisiera? ¿Me estaba haciendo demasiadas ilusiones?

—No...yo...lo siento. No quise insultarte...es solo que...que...—no pude terminar la frase, estaba demasiado confundido, lo suficiente como para no poder hablar de la manera adecuada o conectar palabras correctamente.

Me di la media vuelta y me dirigí hacia mi lado de la habitación pero un suave toque sobre mi antebrazo izquierdo me detuvo en seco. Miré a Ethan en busca de una respuesta a la pregunta silenciosa que, estoy seguro, se reflejaba en mis ojos. "¿Qué pasa?"

—No puedo seguir así...—bajó la cabeza un momento y después me miró fijamente, con la mirada brillante—¿Qué se supone que haga con estos sentimientos?

Mi corazón se aceleró y sentí que las palmas de mis manos comenzaban a sudar. ¿Qué se supone que se responde a esas preguntas? ¿Y si es una pregunta retórica? Aclaré mi garganta en un intento de recuperar compostura.

—¿Q-qué sentimientos? ¿Ha-hacia quién?—genial, ¿es que la voz siempre me tenía que fallar en momentos importantes? Ethan soltó el agarre que tenía sobre mí y casi le salto encima, menudas tonterías pienso de repente.

—Tu realmente logras que me sienta muy confundido—se despeinó el cabello y suspiró.

— ¡Oye! No me culpes por lo que te pasa—intente sonar lo más enfadado imposible y me di la vuelta, estaba avergonzado, mucho; y si esto seguía la línea de las historias que leía Briana íbamos a terminar en la cama...sin nada de ropa ni inocencia.

¡Bendito Whatsapp 1.5! ¡Lee esta historia GRATIS!