1. Sábado

2 0 0

Oops! This image does not follow our content guidelines. To continue publishing, please remove it or upload a different image.

Oops! This image does not follow our content guidelines. To continue publishing, please remove it or upload a different image.

Oops! This image does not follow our content guidelines. To continue publishing, please remove it or upload a different image.

Un golpe abrupto sobre su abdomen marcó el inicio de su sábado

Oops! This image does not follow our content guidelines. To continue publishing, please remove it or upload a different image.

Un golpe abrupto sobre su abdomen marcó el inicio de su sábado. Adolorido y consternado, luego de toser varias veces y recuperar el aliento, el chico se sentó sobre la cama para entender lo que ocurría: aún con la vista borrosa, era imposible confundir la presencia de la espada sobre su regazo que le había dado los buenos días con una extraña muestra de afecto. Sin detenerse a pensar cómo había llegado a su cuarto o en dónde había estado el resto de la tarde anterior, Daichi tomó el objeto y se levantó de la cama para comenzar su rutina con tranquilidad luego de colocar su arma sobre el escritorio.

Pero era imposible: en los momentos menos esperados, Asteregius aparecía cerca de él como si insistiera en ser empuñada o sujetada a su cintura, y aquellas sorpresas le causaban tanto nerviosismo que se apresuraba a esconderla antes de que su madre la viera y le preguntara sobre el origen de aquella pieza digna de cosplay (¿cómo iba a explicarle que no había cambiado su gusto por los libros por una afición desmedida al anime o a los videojuegos que él tanto repudió en su infancia?). Antes de salir de casa, el chico se aseguró de ocultarla detrás de su librero, apretujada entre el mueble y la pared, y de cerrar bien su cuarto con la idea inocente de evitar que saliera a buscarlo, y aunque había acordado acompañar a Maki a la óptica y aprovechar para pedir el reajuste de sus lentes sin aumento, decidió callar el incidente con su espada mientras se preguntaba si aquello se repetiría a la mañana siguiente.

La libertad de la nieblaRead this story for FREE!