Capitulo 25

657 86 3

Y aquí estoy, en mi habitación con Demi.

-Eres bastante terca- le digo irritada mientras observaba cómo ella curaba las heridas de mis brazos, le dije mil veces que no era necesario, que yo podría hacerlo sola pero ella se negaba

-Es un don cariño- dijo pasando algodón humedecido en alcohol por mis brazos y yo me queje -perdón- la puerta se abrió y nosotras observamos rápidamente, Dallas y Dianna ingresaban bastante sonrientes

-¿Que no se tendrían que haber ido?- me susurro Demi y yo asentí mientras aquellas chicas se acercaban

- ¡Hermana traemos una gran noticia!- gritó Dallas y Demi se levantó mientras yo sólo observaba, los ojos de Dianna irradiaban una gran alegría

-Cariño- le dijo Dianna mientras se acercaba a Demi y tomaba sus manos -Paola nos ha dicho que podrás salir de aquí el sábado, ya que tú has demostrado una gran recuperación- me sentí padecer, espera ¿Demi se va?, ¿El sábado? Eso es tan sólo en dos días

-¡Mamá!- chilló Demi -¡eso es en dos días!- me observo pero sus ojos no transmitían alegría y no lo comprendía, ella debería estar alegre y yo... yo simplemente no sabía como sentirme, la única persona que a tratado de ayudarme y que a estado conmigo tratando de animarme se iba, me levante de la cama y pase por su lado dispuesta a salir de la habitación pero me detuve en la puerta ¿que estoy haciendo? Estoy siendo egoísta, ella se iba porque se encontraba mejor y eso era lo que debía importarme, no debía amarrarla a mí, debía mostrarme contenta y feliz aunque una parte de mi no lo estuviera, di media vuelta observando cómo su mirada estaba llena de lágrimas mientras me observaba fijamente, no aguante y corrí hacía ella abrazándola con fuerza

-Me... me alegro por ti- le susurré -has mejorado y podrás salir- me separé de ella -deberías estar feliz- pase mis dedos por su cara retirando sus lágrimas y bese su frente pero ella se apegó más a mi y escondió su rostro en mi cuello

-No quiero irme- me susurro ella y su voz era débil, Dianna y Dallas me observaban con los ojos llorosos -no quiero dejarte- aquello removió todo de mi, ¿ella no quería irse por mi?

-¡Hey!- la separé -no digas eso- sonreí levemente -debes estar feliz Demi, tú has logrado esto, tú has luchado y has sabido vencer esta etapa, has querido mejorar y lo has hecho, estoy orgullosa de ti y tú también deberías estarlo de ti misma-

-____ yo te quiero y entiendo esto pero enserio verte a ti me hace sentir bien y ahora si acaso te veré solo cuando hayan visitas- me susurro, su voz se quebraba ante cada palabra y yo evita soltar alguna lágrima, no quería que ella se sintiera de esta manera

-Demi ya pensaremos en eso, tú saldrás y eso es lo que importa, podrás estar con tu familia, harás lo que quieres- la abracé nuevamente y dejé mis lágrimas salir para acercarme un poco a su odio -ahora deja salir esa felicidad que se debes sentir y abraza a tu madre y tu hermana- ella se separó y sonrió levemente para luego dirigirse a abrazar a esas chicas.

Algunos minutos pasaron y ellas se fueron más que alegres al saber que Demi podría salir de aquí pero lo mismo no sucedía con Demi, ella se veía pensativa y algo desanimada

-Vamos Demi no deberías estar así- le dije tomando sus manos sintiendo una electricidad la cual trate de ignorar

-¿Como debería sentirme?- me preguntó ella observándome fijamente a los ojos, sus ojos reflejaban temor, mucho temor

-Contenta Demi, deberías estás contenta, podrás salir además por lo que dijo tu hermana de que eres "Demi Lovato" de seguro tienes muchos fans que te están esperando- sonreí levemente

-___ si yo me voy, ¿podrías hacer algo por mi?- ella me observo seriamente consiguiendo que me sintiera incómoda -con eso podría estar mas tranquila pero necesito que me ayudes-

-¿Qué quieres que haga Demi?- le pregunté tímida, por su nerviosismo sabría que lo que pediría sería algo con lo qué tal vez no estaría de acuerdo

-Necesito- tomo mi mentón -necesito que me entregues toda la droga que tienes- yo abrí mis ojos sorprendía ¿está bromeando verdad? -yo saldré y no podré estar atenta de ti, solo podré estarlo cuando venga a verte pero necesito que me des toda la droga que hayas traído- yo negué lentamente, no podía hacerlo -___ se que no te has encontrado bien y tengo temor- su voz se quebró -tengo miedo de que cuando llegue a verte me informen que has tenido una sobredosis- sus ojos se cristalizaron

-Demi- susurre débilmente -No me pidas eso por favor- sin detenimiento alguno las lágrimas de Demi salieron de sus hermosos ojos -pídeme otra cosa, pero no me pidas esto- lentamente tome su rostro para retirar sus lágrimas

-Esta bien, pero no podrás negarte- ella entrecerró sus ojos dándome a ver qué tenía una idea, idea que podría no agradarme -déjame revisar tu maleta y si encuentro algo tú no podrás hacer nada y me desharé de cualquier mierda que contengas en ella- ladeó sus labios con malicia

-Hazlo- levante mis hombres con superioridad -busca todo lo que quieras, no encontrarás nada- sonreí con superioridad, si la directora no encontró nada mucho menos lo haría Demi ¿o si?

-Esta bien pero ya sabes las condiciones- su sonrisa me generaba un poco de temor, ¿podría ella encontrarlo?

-Pero tan sólo tendrás 5 minutos Demi- le informe -5 minutos nada más- ella asintió y se levantó de la cama para alcanzar mi maleta, luego la dejó sobre la cama abriéndola

-Será suficiente- se encogió de hombros y yo empecé a contabilizar el tiempo mientras observaba cómo sacaba mi ropa

-Demi, ya podrías ir guardando todo, solo te quedan 30 segundos- levante una ceja pero quede pasmada al ver la expresión de Demi, ¿por qué está sonriendo de esa manera? Joder si tiene una sonrisa más grande que la de guason

-Hay algo que no sabes ___- levantó ella sus cejas con superioridad y vi cómo acercaba sus manos a uno de los bolsillos secretos -yo he tenido anteriormente una maleta parecida a esta y conozco perfectamente todos y cada uno de sus compartimientos- dijo abriendo el bolsillo que más temía -sorpresa cariño- su sonrisa se esfumó por una mueca de total desagrado -mierda ___ ¿pero cuanto has traído?- empezó a sacar todo.

Mierda.

Help Me - Demi Lovato y Tú Donde viven las historias. Descúbrelo ahora