Capítulo 37

476 75 5


Una desagradable sensación de asco y vacío me invadió por un instante e inmediatamente mis ojos se abrieron de golpe. Desperté. Tuve un sueño que por alguna razón me resulta muy familiar... como si ya lo hubiese tenido más de una vez  hace ya mucho tiempo, pero no se sentía exactamente como un verdadero "sueño" en realidad. Parecía una imagen completamente manipulada por alguien más...

Di un salto inmediatamente para ponerme de pie. Me quedé dormida sobre el sofá frente a mí ventana, y lo primero que hice fue observar hacia afuera. Está a punto de amanecer y aún puedo sentir un profundo asco en mi interior, la misma sensación de repugnancia que claramente sentí mientras soñaba, pero aumentaba más a cada segundo.

Sin dar más vueltas, salí inmediatamente de la habitación para ir en busca de Gemma. Ella seguramente se encuentra en un gran salón del séptimo piso junto a un pequeño grupo de chicos a los cuales les ayuda a perfeccionar su bloqueo mental para evitar que Zack pudiera llegar a dominarlos y/o encontrarnos; o, por lo menos, estaba a punto de comenzar.

- ¡Coraline!

Me topé de golpe con Jake quien se dirigía directamente hacia mí, al parecer venía desde el piso inferior. Yo me detuve de inmediato, obligándome a sonreír para ocultar mi deplorable estado debido al nerviosismo y la ansiedad que me han estado atacando durante todos estos días.

- ¿Alguna novedad?

- Bueno; desde que no salgo de aquí no puedo responder a eso. - Sonrió divertido, gesto al cual me vi obligada a corresponder.

- Lo sé. -dije.- Pero los demás...

- Ellos están bien y completamente listos, solamente dudo de que puedan... Tú sabes... Realmente ser de mucha ayuda para esto. - Me extendió la página de un periódico que aparentemente logró conseguir fuera de aquí. - Antes de que digas nada. -Se apresuró a decir, presintiendo que lo iba a regañar por desobedecerme.- No fui yo quien lo consiguió, sino Cameron. Le dije que no saliera de aquí, pero no quiero hacerme caso.

- Ajá, Claro. - Gruñí sin dejar de lanzarle una mala mirada por eso. Como si no los conociera...

Vi el periódico, y en primera plana pude ver una imagen tomada desde el cielo aparentemente donde un helicóptero (o vía satelital) que en algún lugar del desierto el suelo se ha fragmentado y abierto profundamente. Mucha gente ha muerto, y es obvio que ese quebrantamiento de las placas terrestres ha llevado más problemas lejos de aquí.

- Terra... - Murmuré para mí misma al recordarla. Estoy más que segura que ella fue la única maldita capaz de hacer algo así.

- Por cosas como esa, me siento bastante agradecido de poder volar... Aún que creo que ni siquiera en el cielo estamos del todo libres. - Hizo una mueca dolorosa y aterrada a la vez.- Nuestro único punto a favor eres tú. Espero que antes de que cualquiera de ellos intenté siquiera atacar, toda tu ira haya sido liberada completamente y los hagas pedazo. Eso nos ahorraría muchas molestas a todos.

Sonreí levemente ante tal ocurrencia, por lo que él colocó su mano izquierda pesada sobre mí hombro. Yo coloqué la mía sobre esta y solté un largo suspiro con pesar.

- Luego lo discutiremos, Jake. Ahora debo ir a ver a Gemma.

Me despedí rápidamente de él y luego de otorgarle un corto beso sobre su mejilla retomé mi camino.

- Gemma. - Irrumpí en la habitación, y todos los chicos que estaban allí se giraron a verme casi inmediatamente. Ella me observó, y al ver su rostro noté que no había dormido del todo bien durante la noche. Evidentemente estamos en la misma situación.

- Lo siento mucho, chicos. -me disculpé con ellos.- Necesito hablar con ella a solas durante un instante.

Ella no dijo nada ni se negó, sino que simplemente se limitó a asentir para permitirles a todos retirarse de la habitación. Tan pronto como ella hubo aceptado todos desaparecieron, y yo me adelanté a proseguir con lo que había venido a hacer...

- ¿Tú también lo sentiste? - Me preguntó con voz suave pero bastante pesada a la vez mucho antes que yo pudiese hablar, como sí fuera a revelar una terrible noticia para mí; por lo que yo me quedé dudando durante un instante.

- Sentir... ¿Qué?

- Creo que puedo percibir algo... desagradable. - Murmuró casi temblando y yo la observé detenidamente, pero por alguna razón no sentí sorpresa alguna.- Siento un dolor realmente profundo y desesperado, Coraline. - Gimió colocando una mano sobre su corazón, y eso me aturdió durante un instante.- Siento que un enorme vínculo me advierte. Creo que se trata de Edmund...

- ¿Edmund? - Esta vez fui yo a quien se le escapó un gemido de terror involuntario.- ¿Qué sucede con él? ¿A qué te refieres?

- No lo sé. - Comenzó a jugar con sus manos muy nerviosa. Jamás la había visto así antes.

- ¿Crees que haya llegado aquí? ¿Crees que pueda encontrarnos? - La tomé por los  brazos un tanto brusca para que me mirara a los ojos al hablar. Su inquietud me ha hecho olvidar completamente qué demonios he venido ha hablar con ella.

- No lo sé. Solamente es una sensación. La primer vez que sucedió fue cuando huía de Los Hunters hace años; pero me enteré de lo que le estaba sucediendo por mi madre, no por medio de estas extrañas sensaciones.

- Demonios. - No pude evitar agarrarme la cabeza para tironearme del cabello con fuerza. Eso me ayudan a controlar un poco mis estúpidas emociones.- Si hubiese venido conmigo...

- ¿Crees que Zack se las haya ingeniado para encontrarlo? - Preguntó con voz normal, o por lo menos lo suficiente como para no alarmarme más de lo que ya ha hecho.

- Sí lo hizo, sudo que se haya atrevido a dañarlo. Podría, pero seguramente la intención de llamar mi atención...

Me detuve a pensar durante un largo momento. En primer lugar, no estamos seguros de nada; y en segundo lugar es necesario mantener la cabeza fría y no.

- Es probable que él desee llamar nuestra atención. Podría ser real o no, pero eso no lo sabemos con exactitud ¿Okey? Estoy segura de que no le hará daño... No, no lo hará. - Negué con la cabeza mientras murmuraba aquellas palabras. Sonaba como sí en realidad estuviera intentando de auto convencerme a mí misma de ello, pero es necesario.- Zack no es tan idiota como para intentar matar a Edmund.

- No, pero aún así...

- Quítate eso de la cabeza y escúchame. - Expresé rotundamente al interrumpirla.- Cierra tu mente y mantente lista. Prepara a los chicos porque estoy segura de que falta muy poco para salir de aquí.

- Coraline ¿Realmente crees que exista una posibilidad de ganar? - Preguntó, pero yo fingí no haberla escuchado.

- Vamos a ganar, y no veo razón para volver a preguntar eso. Si los chicos no son lo suficientemente fuertes para enfrentarse a los seguidores de Zack, intervendré.

Me siento molesta. No quiero que ellos se desanimen ni comiencen a dudar respecto a nuestras pocas probabilidades de éxito. Sí, sé que mi respuesta no fue del todo agradable y después de un instante comencé a sentirme un poco mal por haber tratado así a Gemma. Pero espero que le haya quedado claro mi punto.

Respecto a sus malos presentimientos, intento no pensar lo peor. Puede ser que sí sea Edmund y realmente esté triste o afligido, pero podría ser por cualquier cosa. No sé si realmente le importará mi ausencia... o también podría ser la aflicción por los estudios. Talvez ya tenga exámenes.

Si llegara a ser el caso de que Zack lo ha capturado, estoy segura de que lo utilizará para atraerme e iré de inmediato. Quizás sea un suicidio, pero él no es consciente de todo lo que he llegado a aprender por mí misma en todo este tiempo y tampoco de lo que soy capaz de hacer...

Offenbarung 3Donde viven las historias. Descúbrelo ahora