Capitulo 22

710 78 39

-Aja- le sonreí luego de ingerir la comida -me sorprendió mucho ayer cuando hablaste de aquella manera sobre el clima, fue muy agradable- su sonrisa fue mucho más dulce y tierna -y si, aquel día que me moje me sentí un poco mejor, aquello me ayuda a liberarme un poco de la carga que puedo estar sintiendo aunque bueno ya sabes que no me duro mucho sentirme bien ya que luego enfermé- reí levemente pero su risa fue mucho más fuerte y me quede como atontada observando y escuchando su risa, sin duda era un deleite -debo hacerte reír más seguido, te vez más hermosa- maldije apenas aquello salió de mis labios ¿pero que mierda acababa de decir?, ella dejó de reír y sus mejillas se tornaron rojas, se había sonrojado -ammmm lo lamento- sonreí nerviosa

-No te disculpes, a mi también me encanta verte así, sonriendo te ves muy hermosa- ahora podría jurar que era yo quien estaba sonrojada -y con tus mejillas sonrojadas te ves bastante tierna- joder, sentía mis mejillas calientes -no quiero comer más- dijo de repente

-¡Pero si no has comido nada!- le reproche y fruncí el ceño al ver que la bandeja que tenía estaba a medio comer

-¡____!- dijo indignada para luego hacer un puchero -mira la bandeja que tienes enfrente- hice lo que me pidió observando que esta no tenía nada y yo me sentí estupida -aja me comí mi desayuno pero tú si acaso has comido unos cuantos bocados, no esperes que me coma también lo tuyo- dijo sonriendo y yo le correspondí la sonrisa -agradece que te ayude pero ahora te toca comerte lo que queda- dijo intercambiando las bandejas

-Demi no tengo hambre enserio- baje mi mirada sintiéndome mal al ver que ella hizo una pequeña mueca de frustración-enserio quisiera corresponder a tu ayuda, se que quieres que mejore pero no me es tan fácil hacerlo- cerré mis ojos cuando sentí que ella se sentó a mi lado -lo lamento-

-No tienes porque lamentarte- me abrazo -se que será difícil pero estoy dispuesta a ayudarte y quiero que tú también lo estés- se separó y sujeto mi mentón, abrí lentamente mis ojos dándome cuenta de que ella me observa con suplica

-Lo estaré Demi- le respondí sincera y ella me abrazo -estoy dispuesta- le correspondí a su abrazo sintiendo mi corazón latiendo de manera enloquecida -intentare mejorar- ella se separó y me beso la frente

-Con saber que lo intentarás me basta- sonrió ella.

Tres días habían pasado en los cuales con Demi las cosas iban mejor, realmente es una gran chica y me agradaba compartir tiempo con ella y hoy precisamente me encontraba más ansiosa que nunca, antes de salir a ducharme tuve que hacerlo, ya se que le prometí a Demi que intentaría mejorar pero ya no podía aguantar, por Demi trataba de ingerir cocaína solo una vez al día pero hoy ya era la tercera vez que lo hacía pues no estaba tranquila, no podía sentirme mejor, me duche y luego me dirigí al comedor con una bandeja de comida, si, por Demi intentaba aunque sea desayunar y hablando de ella

-Hola ___- me saludó y se sentó frente a mí -Hoy vendrá mamá y mi hermana- me sonrió mostrando alegría y yo asentí

-Lo se- le confirme sonriendo levemente y empecé a comer al igual que ella en silencio pero luego de unos minutos su voz me sobresaltó

-¡____!- grito ella de un momento a otro empezando a aplaudir

-¿Qué te pasa?- la mire extrañada pero aplaudió más fuerte -¡Deja de aplaudir como foca retrasada!- le dije conteniendo una sonrisa cuando ella se detuvo y me observo de manera asesina

-Estoy orgullosa- dijo haciendo como si retirara una falsa lágrima de su rostro -¡Es la primera vez que desayunas todo!- gritó nuevamente y yo fruncí el ceño

-Si quieres dilo más fuerte- le sentencie y ella asintió levantándose -Dem...-

-¡Apláudanme chicas, conseguí que ___ desayunara todo!- gritó lo más fuerte que pudo con tono egocéntrico llamando la atención de todos los que nos rodeaban y volvió a sentarse

-¡Estás loca!- la mire seria -después no me jodas cuando no coma- ella abrió sus ojos sorprendida y sin evitarlo empecé a reír, se veía tan graciosa con esa expresión de sorpresa

-¡Oye!- me golpeó levemente el hombro -ya me había asustado idiota, solo pensé «ahora ___ se morirá de hambre por mi culpa»- dijo haciendo un puchero

-Ven acá- le palmee el asiento de mi lado y sin dudarlo ella se sentó ahí -eres una pequeña niña- sin evitarlo la abracé, ella se tensó un poco por la sorpresa pero luego me correspondió

-Una pequeña niña a la que quieres- dijo de manera caprichosa

-Estas en lo cierto- le confirme.

Las horas pasaron y ya demás personas iban llegando

-____ ven a ver a mi madre y a Dallas- dijo Demi entrando a mi habitación

-En un rato iré Demi, comparte con ellas- le sonreí levemente

-Esta bien- dijo acercándose y besando mi frente -te estaremos esperando- sonrió y se alejó, suspire cansada, tenía miedo, sentía pavor

Trate de descansar pero me era imposible, me removía incómoda sobre la cama

-____ alguien vino a verte- dijo Sofía deteniéndose en la entrada de la habitación

-¿Quién, quien es?- pregunté sintiendo un nudo en la garganta

-Un tal- miro las hojas que tenía en sus manos -un tal Daniel- dijo tranquila y se retiró

¿Daniel? Yo no conozco a ningún Daniel, sin embargo no me fiaba, me levante de la cama tratando de armarme de valor y me dirigí a la cafetería

-Hola chicas- dije acercándome a la mesa de Demi; Dianna y Dallas se levantaron

-Hola Cariño- dijo Dianna abrazándome y besando mi mejilla, aun no me acostumbraba a la manera que solía ser ella conmigo, ni siquiera lo comprendía

-Hola ___- esta vez fue Dallas abrazándome -ni te imaginas lo cardiacas que nos tiene Demi- la mire confundida y ella sonrió con malicia -nos a contado que le has dicho que la querías- sentí mis mejillas arder y vi cómo Demi se acercaba y golpeaba a Dallas

-No le hagas caso ___- dijo Demi sonriendo tímidamente

-Dallas a dicho la verdad- dijo Dianna pero no pude escuchar más, mi mirada recayó en él, quien me observaba de manera amenazante, Josh, sentí cómo mis manos empezaban a temblar y un escalofrío recorría mi cuerpo, lo sabía, ningún Daniel podría venir a verme no si nisiquiera le conocía

-¿Quién es él ___?- mire a Dallas quien miraba fijamente hacia donde segundos antes yo observaba

-El... ammmm él, él es- mi voz era entrecortada y Demi me observo preocupada -es Daniel- pude terminar de decir, vi duda en los ojos de Demi y Dianna -perdonen chicas, creo... creo que iré a hablar con el- Lo observé nuevamente -Sofia me ha dicho que ammm... que el a venido a verme así que... iré y luego... luego regresaré con ustedes- las observé a las tres y todas, las tres se veían confundidas -ya regreso- empecé a alejarme de ellas para dirigirme donde Josh.

—-
Dejen sus opiniones sobre cómo les a parecido la historia hasta ahora. Por cierto ya son dos mil lecturas. Gracias, mil gracias.💕

Help Me - Demi Lovato y Tú ¡Lee esta historia GRATIS!