Capitulo 19

702 75 20

Me despierto y no soy consciente del tiempo qué pasa cuando empiezo a sentir un leve mareo, últimamente el cansancio físico era atroz y sabía el porqué.
Me levantó de la cama y me dirijo hacia el comedor para tomar una manzana, observé por una ventana cómo el cielo empezaba a nublarse y queriendo disfrutar de aquello me dirigí al patio mientras comía la manzana, apenas entre mi mirada se fijo en ella, aquella chica con su cabeza agachada sentada sobre el césped, sin percatarme o pensar en lo que estaba haciendo empecé a caminar hacia ella

-Me gusta la brisa que viene antes de la lluvia- susurra cuando estoy detrás de ella y aquello me sorprende ya que no quería que notara mi presencia -me gusta ese instante en que el cielo se oscurece anunciando una tormenta- levanta su cabeza, me observa a mi y luego fija su vista en el cielo -me gusta cómo se mueven las hojas de los árboles, me gusta la tranquilidad del viento en el rostro- un trueno se escucha a lo lejos -me gusta el sonido de los truenos anunciando el comienzo de la lluvia, suele ser maravilloso sentir la lluvia por todo tu cuerpo, o al menos lo es para mí- sin evitarlo sonrió al saber que teníamos aquello en común -Cuando llueve nos embarga un sentimiento de tristeza, melancolía, reflexión o alivio. De acuerdo a nuestra naturaleza y al momento de nuestras vidas que estemos atravesando.
En este mundo de formas, todo es impermanente, incluso el dolor. Y lo que hoy nos parece tan terrible e irremediable... mañana, con sol, podemos verlo distinto.- cerré mis ojos escuchando cada una de sus palabras -Han pasado muchas lluvias y varias tempestades pero de todo se aprende. La clave está en correrse del papel de víctima de las circunstancias y accionar hacia la concresión de nuestros anhelos -mi corazón latía de una manera acelerada, sus palabras conseguían un poder inimaginable en mi -hoy así como se encuentra el cielo, oscuro, nublado, solo sin una nube a su alrededor así puedes estar sintiendo tu vida en este momento- abrí mis ojos observando el cielo -puedes estar sufriendo, sintiendo que no vale la pena continuar pero aquello no es cierto, vale cada maldito segundo, vale cada maldito minuto y cada maldita hora- mis ojos se abrieron con sorpresa al escucharla maldecir- te voy a decir un secreto- susurro ella y yo sonreí levemente- siempre he querido encontrar a alguien, alguien que me complemente pero he aprendo que para poder encontrar a un ser que nos complemente, debemos primero saber quienes somos. Para poder encontrar a un ser que nos complemente, debemos mostrarnos con autenticidad.
Para poder encontrar a un ser que nos complemente, no importa el peso, el pelo, la ropa, la altura, o la facha... importa saber quererse a sí mismo, conocerse, estar abiertos al cambio, despojarse de los estereotipos. Para poder encontrar a un ser que nos complemente debemos, primero, estar bien nosotros con nosotros mismos y no comprendo en este momento porque siento que encontré a aquel ser que me complementa- no se porque sentí una punzada en mi pecho causándome dolor, «ella encontró a alguien» pensé y quisiera ser yo ese alguien pero sabía que no podría ser así, espera ¿yo quiero ser ese alguien? -y ahora es cuando más insegura me siento- continuo ella -temo perder a aquella persona, tengo tanto miedo y me es frustrante porque quiero ayudar pero no encuentro la manera de hacerlo, me siento tan extraña cuando está a mi lado, mi corazón se acelera de una manera que jamás lo había hecho, mis manos me sudan- ríe ella levemente causándome una gran ternura -le quiero tanto y me importa demasiado que empiezo a considerar que perderla sería mi peor pesadilla- ella agachó su cabeza y mi corazón se encogió «ella quiere a alguien, alguien que no soy yo» ¿pero porque me importa aquello?

-¡____!- escuché un grito a mis espaldas y me doy vuelta -te he estado buscando- dice Sofia acercándose y buscando algo en su bata -te han traído esto, parece una carta- yo frunzo el ceño al ver en sus manos una hoja de papel doblada -parece que lloverá y no quiero que se enfermen chicas así que deberían entrar ya- dice observándome a mi y luego a Demi con una leve sonrisa, yo asiento y luego recibo la hoja que tiene entre sus manos -adios- dice ella retirándose, miro el papel con detenimiento y luego me doy vuelta nuevamente observando a Demi quién tiene su mirada seria sobre mi

-¿Quién te mandaría cartas?- dice y me percato de que su tono es exigente y molesto, ¿que sucede? -¿acaso has dejado un novio en casa?- frunzo el ceño ante aquello ¿a que viene eso?

-No- digo firme y empiezo a desdoblar la hoja -la verdad no comprendo quién podría escribirme- observo con detenimiento la hoja y me da pánico al reconocer la letra

«Querida ____, ¿como estás?, me he enterado de que estás en un centro de rehabilitación y...¿adivina quién pronto ira a visitarte?»

No leo nada más. No porque no quiera. Sino porque mi mirada se ha cargado de lágrimas y todo lo veo borroso. No veo bien las palabras. No respiro bien. No me siento nada bien.

-¡____!- Es lo último que escucho antes de caer contra el suelo.

Me despierto aturdida observando a mi alrededor, me encuentro en mi habitación, ¿como llegue aquí?, trato de incorporarme pero un fuerte el dolor de cabeza me lo impide y veo a Demi acercarse ¿de donde a salido? No me he percatado de que estaba aquí.

-¿Que sucedió?- le preguntó tímida y ella toma mi mano

-Sofia te ha entregado esto- dice sacando una hoja de papel y entregándomela, frunzo el ceño recordando y continuo leyendo lo que dice esta

«pronto iré mi amor, espérame con ansias porque de seguro la pasarás bien, pronto podré verte» suelto la hoja de inmediato

-Te has desmayado- dice Demi captando mi atención -te has dado un fuerte golpe en la cabeza pero pronto te sentirás mejor- yo asiento sin prestar más atención.

Josh, el maldito de Josh vendría a verme.
Me quedo mirando a un punto fijo de la habitación. Mi respiración se vuelve costosa. Mis manos tiemblan y las miro mientras mis ojos se humedecen.

Y entonces sucede.

Estalló a llorar y cubro mi rostro con ambas manos, intentando callar los sollozos y los gritos que quieren salir.

Este dolor no tenia punto de comparación, esto duele en el pecho duele profundamente y me está rompiendo.

Me está destruyendo.

En ese momento siento unos brazos rodearme brindándome fuerza, protección y ¿amor?

-Tengo mucho miedo Demi- le digo sin poder evitarlo y ella me abraza con más fuerza y esta vez... esta vez yo también correspondo a su abrazo con su misma intensidad, transmitiendo de una u otra manera aquel mismo... ¿amor?.

-¿Quién vendrá a verte?- me pregunta en un hilo de voz dándome a conocer que ella también leyó el escrito de esa hoja.

——
Oficialmente es el cumpleaños de Demi.💕
Si han publicado algo especial dejen en los comentarios su usuario.💕

Help Me - Demi Lovato y Tú ¡Lee esta historia GRATIS!