-BATALLA JURÁSICA-

1.6K 334 25

Cuando el sol apenas comenzaba a llegar todas las chicas Krentz se pusieron su ropa deportiva, una de las tradiciones por cumplir era la recomendación de algún ejercicio o salir a correr todas juntas

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Cuando el sol apenas comenzaba a llegar todas las chicas Krentz se pusieron su ropa deportiva, una de las tradiciones por cumplir era la recomendación de algún ejercicio o salir a correr todas juntas.

Era seguro que algunas después de tener miniños habían cambiado, y a pesar de eso podían mantener su figura haciendo ejercicio y cuidándose, la única que tenía un poco de problemas con ello era Regina, ella y los tacos eran uno mismo. Aun así todas podrían confundirse con perfectas modelos, todas hermosas y energéticas con esa elegancia magnética digna de un gato.

— ¿Qué es lo que veremos este año? ¿Sentadillas? ¿Brincar de aquí al techo? Eso sí lo puedo hacer...—Sugirió Ángela bostezando, y estirando músculos de los brazos, como todas las demás en el campo.

—Este año veremos algo sin duda más interesante,— respondió Regina contagiada por su bostezo— Como este año me toca dar la mayoría de las indicaciones decidí hacer algo que valiera la pena, además que es necesario... Le pedí a Inés que nos ayudara.

— ¡Piensa rápido Camerón!— gritó Inés y creó dos bolas de energía para después lanzárselas mientras aún estaba desprevenida, Camerón justo como un gato dio un gran brinco evadiéndolas, para cuando llegó al suelo Inés siguió arrojándolas, Camerón segura de sí misma se concentró y creó un gran escudo amarillo que la cubría, Inés al ver que ella había conseguido defenderse se detuvo. —Bien hecho Camerón...— las demás se quedaron inmóviles al ver como la había atacado de imprevisto. —Regina me pidió que este día les enseñara magia, especialmente técnicas para defenderse.

— ¡Sí!— gritó Victory y todas la miraron algo preocupadas.

—Solo para defenderse Victory, la magia puede ayudarnos cuando es para defensa, si ocupamos la magia para hacer cosas oscuras oscurece nuestra alma poco a poco hasta consumirnos ¿Bien?

— ¡Bien! ¡Bien!— gritó resignada y sonrió.

—Dorian y yo hemos realizado varias investigaciones y nos hemos percatado de que los protectores de la realidad volvieron... por el momento no nos hemos enterado de ninguno de sus planes oscuros o ataques, pero esa clase de magia se puede sentir... dejan rastro si sabes encontrar las huellas. — Rosael al escucharla recordó las palabras de Máximo, él estaba muy interesado por encontrar al hechicero maestro para pedirle ayuda, ¿y si se tratara de los protectores de la realidad? Después de toda la cultura general dice que solo se puede matar a un licántropo de tres maneras, o con una bala de plata directamente al corazón, cortándole la cabeza o... exponiéndolo a magia, ¿Y si alguien intentara matarlo? Sin duda tenía que hacer algo.

— ¡A mí me encantaría aprender hechizos de defensa!— gritó casi inconsciente Rosael y las demás la miraron. —Ya saben... mi novio se transforma en un lobo de tres metros cada luna llena... por si las dudas. — puso de pretexto e Inés asintió sonriente al ver su aplomo.

Engatozada: Rosael¡Lee esta historia GRATIS!