U n o.

271 43 37


Como odia las mañanas, en especial la de los lunes y más aún si es su primer día de clases y mucho más si se trata de su primer día en su nueva preparatoria. Se cubre de pies a cabeza con la cobijas de su cama cuando siente como las cortinas negras de su habitación son abiertas dejando entrar los esplendorosos rayos de sol.

—¡Yoongi! ¡Despierta pedazo de imbécil!—su hermana le grita mientras lo sacude de un lado a otro.

—Hmmm.—se queja el pelinegro pateando a su melliza como puede para que esta se vaya.

—¡Llegaremos tarde! ¡Odio llegar tarde y lo sabes!

—Me vale un carajo.—murmura.

Sin decir más Yoonji sale de la habitación del pelinegro, este sonríe de satisfacción relajándose bajo las cobijas pero esto le dura poco, de un tirón alejan las cobijas de su cuerpo, intenta quejarse pero no le da tiempo ya que antes de que pueda decir una palabra su pelinegra hermana le tira una jarra con agua fría sobre el rostro.

—¡Estás muerta!—Yoongi se levanta de su cama de un salto para perseguir a su Yoonji quien ha salido corriendo de la habitación tan rápido como un rayo mientras ríe a carcajadas.

La pelinegra baja las escaleras con velocidad pero su hermano no tarda en alcanzarla cuando esta ha llegado al comedor donde sus padres desayunan tranquilamente, aquella calma se esfuma cuando los mellizos llegan haciendo alboroto.

— ¡Suéltame!—forcejea Yoonji, su hermano ha aprisionado su cuello en una llave de boxeo.

— ¡Sabes que odio que me despierten!

— ¡Sabes que me vale un carajo!—la pelinegra le proporciona un fuerte codazo en el estómago haciendo que Yoongi se quede sin aire y la libere del agarre. De inmediato recupera el aire para abalanzarse encima de causando que ambos caigan al suelo y comiencen a golpearse mutuamente.

—¡Yoongi! ¡Yoonji! ¡Basta!—grita su madre histérica chocando sus puños contra la mesa del comedor causando que los platos y cubiertos salten ligeramente. Ambos pelinegros dejan de pelear e intentan excusarse.

—Pero mamá Yoongi...

—Yoonji me...

—¡NO ME INTERESA!—se levanta de la mesa amenazante—¡Se van a cambiar ahora mismo, bajan a desayunar y después se largan.

Los mellizos bufan mientras se dedican miradas de odio y se dirigen a sus respectivas habitaciones para cumplir con lo que su madre les ordenó, en unos minutos ambos están listos desayunando junto a sus padres.

—Ji.—llama su padre refiriéndose a Yoonji—¿No crees que tu falda está muy arriba?

—Es cierto, así luces más perra de lo que eres.—añade Yoongi dándole un trago a su jugo.

—¡Yoongi!—lo regaña su madre.

—¿Qué? Es la verdad.

—Gracias por el cumplido, hermano.—sonríe sarcástica—Y está bien papá, si me cubre el culo.

—Cuando quieras.

—Cuida tu vocabulario jovencita.—advierte su padre apuntadola con el cuchillo de mesa.

—Sí, Ji. No hables como una guarra.

—También va para ti, Yoongi. 

—Como sea.—se encoge de hombros dándole una mordida a sus hotcakes.

Al terminar su comida, ambos son llevados a su nueva preparatoria en el auto de su padre, ambos callados e imaginando que tan aburrido será su último año. El vehículo se detiene frente a la gran puerta de entrada donde se puede diferenciar un cartel que dice "Ceremonia de ingreso". Los mellizos están a punto de dejar el vehículo pero su padre los detiene.

Yoongi vs. Yoonji┊ ym + yoonjiRead this story for FREE!