Capítulo 11

1.7K 39 1

Capítulo 11: No te entiendo

Creo que soy demasiado sensible; y lo detesto. Sandy me avisó, y yo ya debería de tener claro que Lucy no va a cambiar por mí y convertirse en una romántica empedernida. Sin embargo cuesta aceptarlo.

Lucy deja de mirar mi cuerpo para posar sus ojos en los míos. Me asusta su silencio; no sé qué piensa al ver que la niña que tiene en frente está a punto de volver a llorar.

—¿Hay algo que te asuste, Laura? —pregunta acariciando mi mejilla con su cuerpo sobre el mío.

No eran las palabras que me esperaba que dijese.

—No te entiendo —continúa. —Me cuesta demasiado entenderte así que, por favor, en vez de llorar dime las cosas con palabras -pide con un tono de voz el cual sería apropiado para hablarle a una niña pequeña.

—Lucy... —respiro entrecortadamente. —¿Qué pasará una vez que ya hayamos tenido relaciones? ¿Qué pasará la próxima vez en la que estemos las dos frente a tus amigos? Creo que soy yo la que no te entiende a ti —hablo lo más segura y sincera que puedo, conteniendo el llanto.

—¿A qué te refieres? —frunce el ceño. —¿Piensas que mis sentimientos y comportamiento hacia ti cambiará? —puedo diferenciar algo de molestia en su tono.

Asiento levemente y ella suelta un suspiro de cansancio.

—Laura, ¿acaso el futuro y mi comportamiento es relevante? —suelta y se tumba a mi lado. —Yo te deseo, y tú me deseas; esto va así y cuando dos personas se desean follan, ¿por qué no puedes dejarte llevar y pensar menos las cosas? —cuestiona y pone una mano en mi clavícula.

—Yo... -empiezo, armando valor y tratando de concentrarme con ella medio desnuda a mi lado. —Yo no quiero follar... —susurro.

Lucy suelta una carcajada sarcástica junto a un chasquido. Pero no voy a dejar que su frialdad me afecte, esta vez pienso decírselo.

—Yo quiero que me hagas el amor —termino tragando saliva.

Entonces es cuando el tiempo se detiene. Su sonrisa vuela de su rostro y su mano se aparta de mi clavícula para posarla sobre su barbilla.

La incomodidad de estar casi desnuda a su lado no pasa desapercibida sobre mí. Me siento ciertamente vulnerable, y el temor de que se me burle ante mi comentario acude con preocupacion a mi mente.

—Laura —me llama. —¿Es eso lo que quieres? —pregunta seria.

Asiento.

—¿Y qué es para ti hacer el amor? —pregunta acercando nuestros rostros.

Eso no lo puedo saber con exactitud.

—Hacer el amor... —comienzo y trago saliva ante su atenta mirada. —...es dar sentir cada caricia como si fuera un mundo; es alcanzar tal punto de satisfacción física y emocional por parte de ambas personas que, lo único que termine provocando realizar tal acto, sea una conexión más profunda entre ellas —susurro improvisando.

Lucy acaricia mi cabello sin apartar su mirada de mi rostro.

—Tienes un gran corazón —susurra ella.

Sus labios se aproximan a los míos para depositar un lento y casto beso en ellos; sin pasión, pero con una emoción mucho más diferente a las que he sentido anteriormente junto a Lucy. Es una emoción que realmente me agrada, aunque me provoque ciertas molestias en mi estómago.

—No quiero deshacerme de ti, pero tengo algo de trabajo pendiente —habla en voz baja con una débil pero cariñosa sonrisa. —¿Qué te parece si hablamos mas tarde?

Pasión lésbica (+18)¡Lee esta historia GRATIS!