Capítulo o2: Jugando con fuego

4.2K 386 253
                                    

Jugar a las mentiras con un enfermo no era bueno. Se estaba aprovechando de una persona que apenas estaba orientada de dónde estaba parado. A la vez, le impresionaba las habilidades de su amigo el moreno. En cómo pudo manejar todo mediante sus contactos sin deberle algún favor, a veces era bueno tener ese tipo de amistades. A VECES. Por otro lado, había aprendido a convivir más de tres semanas con el alto pelinegro. Tenía sus lados, era casi como un bipolar aunque tardaba para que le de ese tipo de cambios emocionales. Era amoroso con sus hijos, engriéndolos como "antes" trayéndoles algún dulce o un juguete nuevo. Antes, sus pobres hijos debían esperar casi tres meses para obtener un nuevo juguete y todavía debía ser compartido porque simplemente no alcanzaba. Pero ahora ver toda la habitación de sus hijos lleno de juguetes, consolas, carritos, todo era perfecto porque sus hijos estaban viviendo como se debe.

En cuanto a la relación directa de ChanYeol y BaekHyun, de cierto modo había dado mejoras porque ahora ya no se sentía tan incómodo durmiendo en una misma cama con el pelinegro, y ahora no le preocupaba dejar a sus hijos con él porque ha demostrado tenerles afecto y cariño, y le gustaba porque al fin sus preciosos rayitos de sol tenían una figura paterna y a ellos les gustaba ChanYeol porque cuando BaekHyun iba al cuarto de los hermanos, estos les mencionaban las grandes hazañas que compartían con papá y que no querían que se vaya, ni que se alejara de ellos. Por lo cual al derretirse y llenarse de amor por las palabras de sus dos infantes, decidió alargar el chicle. Extender la mentira, para ser claros: engañar a ChanYeol.

Se había vuelto una rutina pasar tiempo con él aunque solo lo haga por las tardes y apenas en las noches.

• • •

 
Ahora el terror de BaekHyun era una fiesta. Una fiesta por el aniversario de la compañía de ChanYeol. Aniversario donde están todos los trabajadores que conoces a Park y saben que no tiene un esposo y mucho menos hijos. Su corazón palpitaba como loco, y no por enamorado. Sino por el nerviosismo que invadía todos sus pensamientos y corazón al sentir que la mentira podría ser expuesta ante él. Que supiera toda la verdad y terminé demandándolo quedando sus hijos huérfanos y él en una carecen violado y maltratado. Su imaginación iba mucho más allá de los límites, aunque bueno como dicen, soñar no cuesta nada.

Había visto el pequeño sobre donde decía "CEO Park ChanYeol" con un lapicero de la misma punta y color colocó seguido "y pareja" Dios, se merecía todo el infierno. Al abrir el sobre blanco había una tarjeta la mitad de una A4 de color celeste cielo y plateada, con letras formales pero bonitas y corridas invitaban a una fiesta por el aniversario de la compañía dando todos los datos y referencias.

Tomó su teléfono llamando inmediatamente a JongIn, él es su salvación ante el calabozo.

— ¿Baek? — Que lo nombraran fue suficiente como para colgar en medio de una llamada y sentirse nervioso, tragó fuertemente tratando de esconder la invitación — ¿Qué tienes ahí?

— ¿Y-Yo?, ah esto — Rió fingidamente observando el sobre  — E-es una invitación de tu compañía...

— Oh si, hace poco me llegó un mensaje que estaba por llegar, déjame verla — Pidió extendiendo su mano y quitándole con sutileza el sobre al más bajo.

— Sabes, esas fiestas no te simpatizan del todo, tu mismo me lo dijiste, así que no creo que vayamos por...

— ¿De verdad? ¿son muy aburridas? — Preguntó como si el azabache lo supiera, nunca ha ido a una fiesta.

— S-si, desde que se hacen me dijiste eso así que normalmente nos quedamos en casa — Mintió.

— Bueno, creo que este año será diferente. Iremos a la fiesta.

Scam || ChanBaekDonde viven las historias. Descúbrelo ahora