Capitulo 8

789 83 20

Flashback.

5 meses antes...

Sentí temor al darme cuenta de que me encontraba sola en los baños ya que normalmente siempre se encontraba lleno de chicas, algunas que venían a chismorrear, otras a maquillarse o simplemente a hacer sus necesidad, lave mis manos y cuando iba a dirigirme a la salida Josh ingreso con un amigo

-Hola cariño- me dijo este con una sonrisa yo empecé a dar pasos torpes hacia atrás mientras empezaba a sentir pánico

-De...debes irte- le digo con la voz entrecortada dejando ver el miedo que me causaba

-Este chico, Casper quiere saber que se siente estar contigo- dijo apuntando a su amigo

-Váyanse- grite pero Josh se acercó con rapidez y me tapo la boca, yo mordí su mano logrando que la retirara -váyanse- volví a gritar pero inmediatamente sentí un fuerte golpe en mi cabeza consiguiendo que quedara inconsciente

Desperté desconcertada y con mucho temor mi cuerpo temblaba del frío pero cuando me fije noté que estaba completamente desnuda y Josh estaba cerca del lavado a tan solo unos centímetros de mi

-Debo decirte que yo y mi amigo lo hemos disfrutado- Josh sonrió y se abrochó el pantalón, en ello note como su amigo Casper se asomaba semidesnudo, como pude me cubrí con mis manos sintiéndome vulnerable y asqueada -todo eso ya lo hemos visto y disfrutado- siguió Josh y lanzó mi ropa a mi lado, el me guiño el ojo y sin más salió

-Eres increíble- dijo su amigo terminando de vestirse saliendo de aquel lugar

Mis piernas estaban tan débiles que en un tonto esfuerzo por levantarme sólo conseguí caer fuertemente contra el suelo y un ardor me hizo jadear de dolor, toque mi feminidad sintiendo como ese horrible ardor se hacía más fuerte, con cuidado me vestí y luego llore por horas hasta conseguir tener la fuerza necesaria para dirigirme a casa, al salir de la universidad no había ni siquiera un alma.

Fin del Flashback.

Desde aquello Josh me dejó en paz y eso es un decir, porque el seguía haciendo comentarios ofensivos y se burlaba pero no se acercaba cosa que agradecía pero hace poco, antes de ingresar acá volvió a  acercárseme de más y a insinuarse pero en vez de asquearme o hacerme sentir rabia solo me asustaba y alarmaba.

Empezaba a faltarme el aire, y mi vista se nublada cuando sentí a alguien abrazarme, con dificultad vi cómo Demi se alejaba y tomaba mi rostro en sus manos pero todo se tornó oscuro nuevamente.

Cuando empecé a sentir ruidos, me asusté.
No sabía lo que estaba pasando. No sabía dónde estaba. No sabía nada. ¿Cómo es posible que se me haya olvidado en donde me encontraba?

El dolor de cabeza podía más que cualquier cosa que estaba sintiendo en este momento, así que abrí mis ojos lentamente hasta que me acostumbre a la luz y me fije en mi alrededor. Se me hacia un lugar familiar pero no sabía aún donde estaba, hasta que me quede quieta y al observar todo con mayor detenimiento caí en cuenta de donde me encontraba

«Estoy en la habitación que me asignaron» pensé. Me incorporé sobre la cama recordando lo último que sucedió, cuando entré en pánico y Demi me abrazo pero luego todo se oscureció, me levante, busque algo de ropa y me dirigí a las duchas, quería darme un baño, necesitaba un baño.

Luego de ducharme me dirigí al comedor pero esta vez ni siquiera una manzana fui capaz de pedir, con lo sucedido en la noche anterior sabía que me costaría comer, me senté en una de las mesas que se ubicada en una esquina y me di cuenta de que Sofía se acercaba hacia mi.

-¿Como te encuentras? Demi y el enfermero me comentaron lo que sucedió anoche ¿te encuentras bien?- me dijo ella un poco amable, yo solo asentí y ella suspiro -tendrás problemas por no comer, estás muy delgada y créeme que si te pareció que te molestaba no sabes lo que te espera cuando tú cuerpo empiece a debilitarse- dicho esto se retiró, aquello me dejó inquieta

-¿Qué te sucedió anoche?- observe como Demi se sentaba frente a mi con su bandeja, yo fruncí el ceño mientras ella solo sonreía -¿como te sientes?- siguió preguntando mientras dirigía la cuchara hacia su boca con un poco de comida

-Bien- fue lo único que dije, estaba enojada así que deje de mirarla para observar la ventana, la tarde estaba bastante soleada

-¿Qué te ocurre? Trato de acercarme, trato de hablarte pero me ignoras, sólo quiero conocerte, ayudarte pero tu no me lo quieres permitir- aquello hizo que la mirara directamente a los ojos sintiendo como ella se incomodaba

-Lo lamento pero no puedo confiar en ti- ella entrecerró sus ojos y frunció su ceño -no te conozco, ni tú a mí y prefiero que no trates de hacerlo- me levante -por cierto, no estaba delirando, cuando pido que no me toquen, que no se acerquen es porque ¡no quiero que lo hagan!- apoye mis manos sobre la mesa y acerqué mi rostro centímetros del suyo -si hubieses querido ayudarme no abrías permitido que ayer el se me acercara, estaba débil y no pude defenderme- sus ojos se cristalizaron causando que sintiera rabia por mi, por la manera en que la estaba tratando pero no podía detener ni medir mis palabras -no quiero tu ayuda, no necesito ayuda de nadie- dicho esto me fue de allí encerrándome en mi habitación reprochándome por tratarla así, ella no tenía la culpa, ella no sabe nada y aún así fui dura.

Busque en la maleta y saque un poco de cocaína la cual desesperadamente inhalé, cuando me iba a acostar la puerta de mi habitación se abrió

-Hoy debes unirte, ya es hora de que vayas a tu primera actividad grupal- me dijo Sofía parada en la puerta

-¿En necesario ir?- ella frunció el ceño y asintió -esta bien- suspire, me levante y la seguí hasta llegar a una pequeña sala, habían aproximadamente diez personas, Sofía me indicó que me sentara en el puesto que había disponible y así hice sintiendo la mirada de algunos sobre mi, levante mi cabeza y observé a estas chicas y el joven que se encontraba aquí, pero sin evitarlo mi mirada se centró en ella, Demi se encontraba frente a mi con la cabeza agachada

-Buenas tardes chicas- saludó un joven que se encontraba como a tres puestos de mi, todas saludaron un poco animadas -ustedes ya me conocen pero hoy tenemos una chica nueva así que me presento, mi nombre es Chris- yo asentí -ahora quiero que cada una de ustedes se presenten y le digan cuanto llevan aquí y el porqué- dijo él, todas asintieron observándome y consiguiendo que me pusiera nerviosa y agachara mi cabeza -empieza tú- le escuché decir a Chris y yo levante mi cabeza observando cómo el señalaba a la chica que se encontraba a su lado, aquella asintió y suspiro antes de hablar.

Help Me - Demi Lovato y Tú Donde viven las historias. Descúbrelo ahora