Capitulo 7

800 84 12

Observé cómo Dallas y Demi observaban a su madre con confusión y sorpresa

-No fue nada querida, cuídate, en otro momento vendremos y espero verte, por lo pronto ve a cambiarte antes de que te- sin poder evitarlo estornude -resfríes- finalizo Dianna con gracia

-Adios Dallas, adios Dianna, fue agradable conocerlas- respondí amable y me di vuelta dirigiéndome a mi habitación, al llegar rápidamente me cambié de ropa y me acosté logrando dormirme de inmediato.

Me desperté sudada, me incorporé un poco sobre la cama sintiendo como si la cabeza me martillara, jadee de dolor cuando trate de levantarme pero solo conseguí caer al suelo, escuché como la puerta se abría

-Mi madre a dicho ayer que...- escuché la voz de Demi -joder ¿estás bien?- yo negué y a los segundos aquella chica estaba ayudando a levantar y recostándome sobre la cama

-¿Espera? ¿Has dicho ayer?- ella asintió sentándose frente a mi, yo abrí mis ojos sorprendida, vaya que dormí bastante y lo mejor sin pesadillas pero aquella sorpresa se esfumó cuando tuve que sujetar mi cabeza con fuerza por el dolor

-Voy... voy a.. a llamar a alguien- dijo Demi nerviosa levantándose de la cama y saliendo de la habitación, me moví incómoda sobre la cama al sentir como mi cuerpo empezaba a temblar y un escalofrío me recorría de pies a cabeza, la puerta se volvió a abrir y entró un muchacho con Demi, a pesar de encontrarme en este estado el miedo era atroz, el joven se acercó pero como pude me aleje quedando contra el respaldo de la cama

-Debo revisarte- me dijo este con calma y yo negué

-No, por favor no se acerque, no me toque, sólo váyase- hable desesperada

-Lo lamento pero debo revisarte, al parecer no te encuentras bien- el se acercó y puso su mano sobre mi frente, mientras yo sentía pánico, asco y miedo

-¡No!- grite retirando como pude su mano de mi frente -le he dicho que no me toque- susurré cuando me di cuenta de que ya estaba llorando

-___ debes calmarte, el solo te está revisando- se acercó Demi pero yo negué

-¡Solo váyanse, váyanse!- pedi en súplica tratando de calmarme porque sentía que la cabeza me explotaría

-Ella está ardiendo en fiebre- mi vista empezaba a distorsionarse en el momento que ese señor volvió a acercarse

-Por favor no me toque- observé a Demi mientras sentía mis ojos cerrarse -no dejes que me toque- mis ojos se cerraron y todo se tornó oscuro

Desperté recordando lo que había sucedido y como ese señor me había tocado, ello me generó náuseas, trate de levantarme lo más rápido posible y salí corriendo hacia al baño para vomitar, cuando finalice me lave un poco y me dirigí nuevamente a mi habitación, el dolor de cabeza aun lo tenia pero era más leve, me sentía congestionada y se me dificultaba un poco respirar, ingrese y me acosté nuevamente sobre la cama cerrando con fuerza mis ojos mientras recordaba con odio haber dejado que aquel hombre me tocará, tal vez ya era exagerado de mi parte pero los amigos de Josh y el mismo Josh hicieron esto conmigo, algunas veces me golpearon y siempre me insultaban diciéndome vulgaridades de que se acostarían conmigo y desde entonces empecé a sentir un odio y un miedo tremendo por cualquier hombre, pero aquello creció más cuando el y su amigo se aprovecharon, de los hombres solo consentía que me hablaran, que se burlaran, que me trataran mal pero lo que no consentía ni consiento es que se me acercaran más de lo debido o me tocaran porque aquello me hace sentir débil y me hace creer que solo me golpearán o se aprovecharán, escuché la puerta abrirse y como reflejo me incorporé asustada sobre la cama

-Tranquila, soy yo- abrí mis ojos observando a Demi acercándose con una bandeja en sus manos -¿como te sientes?- se sentó frente a mi y dejó la bandeja aun lado

-Mejor- fue lo único que pude decir, no entiendo ¿qué hace ella aquí?, ahora lo que menos quería era verla, ella fue quien trajo a ese señor

-Creemos que empezaste a delirar por la fiebre que tenías ya que empezaste a gritarle a quien quería ayudarte que no se te acercara ni te tocara- yo baje la mirada y cerré mis ojos con fuerza -Te desmayaste y el té inyectó algo para la fiebre- abrí mis ojos con temor, cuando de pequeña me daba fiebre alta me inyectaban y no precisamente en el brazo, me removí incómoda sintiendo dolor en una nalga, mis ojos se cristalizaron y pase con cuidado mi mano sobre esta para darme cuenta de que era cierto, imaginarme aquello generó nuevamente que quisiera vomitar, con mis piernas temblando me dirigí con dificultad hacia el baño para volver a vomitar cuando llegue deje salir lo que sea que pudiera tener mi estómago, me lave la cara y deje que mis lágrimas cayeran, mi respiración era acelerada y mi cuerpo no paraba de temblar, con temor regresé a la habitación no queriendo encontrarme con Demi pero para mi mala suerte allí sobre la cama se encontraba

-Véte- ella dio la vuelta y me observo -por favor véte- me acerqué y ella se levantó -no quiero ser grosera ni tener que sacarte a empujones pero en este momento necesito estar sola- ella asintió y se retiró, cuando escuché la puerta cerrarse tome la bandeja con los platos y todo lo que podría contener y la lancé fuertemente contra la pared, caí de rodillas sobre el suelo empezando a sollozar con fuerza, sentía impotencia, frustración, odiaba sentir esto pero no podía evitarlo, mi cerebro o yo cree esto, un mecanismo de defensa y ese es manteniéndome lejos del género masculino, no permitirles que me tocaran, el solo roce hacia que me dieran ganas de vomitar y sin quererlo empecé a recordar lo que meses atrás me llegó a pasar.

Help Me - Demi Lovato y Tú Donde viven las historias. Descúbrelo ahora