Capítulo o1 : Cuento de hadas

7.7K 498 445
                                    

En las zonas bajas de Seúl, una calle donde era poco habitable y solitaria de tantas. Una zona dónde a cualquiera le daría temor habitar por ahí. Existía una pequeña familia, los Byun.
Byun BaekHyun tenía dos hijos, Byun HanBin de cinco años y Byun YooChan de tres años, o simplemente Binnie y Channie, como los llamaba BaekHyun. El rubio había sido abandonado por su esposo cuando había dado a luz al menor, y BaekHyun había entrado en desesperación. Su ex pareja era su única fuente de ingresos asegurada porque el rubio no podía conseguir un trabajo estable y donde le pagasen bien porque no había estudiado en una universidad por la falta económica de su familia y ahora tampoco tenía el apoyo de ellos más que el de su madre que de vez en cuando cuidaba a los dos hermanos. Vivían en una pequeña casa despintada, dentro solo había un colchón donde cabían los tres, la cocina donde solo estaba la hornilla y un mini refrigerador. El suelo era de losetas rotas. Tal vez BaekHyun podía dejarse decaer y mandar todo al diablo, pero ver como sus dos pequeños hijos se contentaban y daban las gracias con todo lo que tenían le llenaba de fuerzas y energía para poder seguir adelante y trabajar duro para ver a sus hijos alcanzar el éxito y no como él.

Por ahora, se mantenía trabajando en un restaurante. No pagaban bien, pero le alcanzaba para pagar el agua, la luz y lo fundamental para mantenerse a él propio y a sus hijos. Tomaba el turno de las mañanas, y en las tardes era cajero y en las noches trabajaba de barman en el mismo restaurante que a la vez funcionaba como bar. Admitía que llegaba a casa exhausto. Sentía que podía morir por agotamiento, pero sus hijos eran su vitamina.

Su rutina le tenía harto, pero no podía cambiarla hasta encontrar otro trabajo en donde le pagasen mejor. En las mañanas se encargaba de llevar a sus hijos a la escuela para luego ir al restaurante a trabajar, ahí almorzaba y su madre recogía a Chan y a Bin para llevárselos a su casa. En las tardes BaekHyun volvía a casa para darse un baño y almorzar para ir a su segundo trabajo, en las noches iba nuevamente al restaurante donde cenaba y funcionaba como bar. Al finalizar, iba a recoger a sus hijos en casa de su madre para volver a su propia casa e iniciar el día.

• • •

Sus pequeños estaban desayunando mientras miraban su programa favorito en ese pequeño dinosaurio que se hacía llamar televisor que solo transmitía en color blanco y negro, pese a las adversidades a los dos les gustaba y eso le satisfacía.

— Channie, Binnie coman rápido deben ir a la escuela — Apresuró BaekHyun mientras se cambiaba para ir al restaurante. Los dos infantes hicieron caso comiendo más rápido hasta acabar todo — Vayan a cepillarse los diente, HanBin ayuda a tu hermano por favor.

— Está bien papi — Canturreó el mayor de los hermanos para tomar de la mano al menor e ir al baño a cepillarse los dientes.

Con prisa, BaekHyun comió y se cepilló terminando antes que sus hijos, en el cuarto tomó su bolso donde guardaba sus pertenencias.

— ¡Vamos rápido!, se hace tarde.

Tomó las manos de sus hijos, uno en cada lado y salieron de casa para ir a la escuela que quedaba a unas pocas calles, los dos niños iban cantando la canción de Pororo mientras trataban de no pisar la raya de la vereda como si fuera un juego a muerte. Ya afuera de la escuela, BaekHyun se agachó hasta la altura de ambos repartiéndoles besos.

— Cuídense mucho y háganle caso a su profesora, recuerden que su abuela los vendrá a ver, ¿si?, vayan los amo — Se despidió el rubio. Este observó como sus hijos se distanciaban de él hasta perderlos tras la puerta de la escuela.

Scam || ChanBaekDonde viven las historias. Descúbrelo ahora