Capitulo 2

978 94 22

Al ingresar a aquel centro solo pude sentir nervios y ansiedad, me guiaron hasta una oficina en la cual al ingresar pude observar a una señora de edad, ella me indico que me sentará y yo solo accedí

-Hola señorita _____, me llamo Paola-observé cómo uno de esos hombres entraba con la maleta y la abría, mis manos empezaban a sudar -solo revisare que usted no traiga algún tipo de droga- yo asentí mientras observaba cómo aquella mujer revisaba cada lugar de la maleta -bueno parece que todo se encuentra bien- yo suspire con tranquilidad al ver que no encontró el bolsillo secreto -acá nosotros le brindaremos la ayuda y...- la interrumpí, no quería seguir ahí

-¿Podría decirme donde me quedaré por favor?- le hable con rebeldía, aquella señora aún con su sonrisa transmitiendo amabilidad asintió y me hizo seguir a ese hombre quien nuevamente tenía en sus manos mi maleta, me guió hasta una puerta blanca, el la abrió y entró dejando en una esquina mi maleta, suspire con pesadez e ingrese cuando aquel señor salió de la habitación.
Observé a mi alrededor aquel pequeño cuarto en el que debería quedarme, todo de color blanco, con una pequeña cama, una mesita de noche y un escritorio con algunos libros, me senté sobre la cama y sujete mi cabeza con ambas manos sintiendo frustración, mis ojos se cristalizaron y las lagrimas salieron con dolor, con aquel dolor al saber que para mis padres sólo fui y seré un error.

Pasaron algunas horas cuando vinieron a decirme que debía salir a almorzar, sin ganas de hacerlo aún así salí de la habitación dirigiéndome al comedor, me senté sola en una de las mesas observando a mi alrededor las demás chicas pero al fijarme en la mesa de la esquina no pude evitar detallar a aquella chica que se encontraba almorzando, la mire por unos minutos detallando su perfil, aunque estaba un poco lejos pude observar sus pecas y sonreí involuntariamente hasta que ella se dio cuenta y me observo, mi sonrisa se volvió una sonrisa vergonzosa y baje mi mirada mientras sentía mis mejillas arder.

Que patética me sentía en un lugar como este, yo no debería estar acá, yo debería estar en otro lugar lejos de todo esto, lejos de la mierda que me a de rodear pero no, la realidad es que ahora estoy encerrada en un lugar del cual todos están encima de ti observando lo que haces, sentí a alguien acercarse así que levante mi mirada observando cómo una joven se encontraba parada frente a mi y me observaba con expresión seria

-¿Y tu almuerzo?- su voz era dura y exigente

-No quiero- espeté con rabia por su trato, ella asintió y se retiró, suspire aliviada pero luego de unos minutos la vi acercarse con una bandeja y dejarla sobre la mesa en la cual me encontraba

-Debe comer- yo negué -vendré en unos minutos y su plato deberá estar vacío- ella se alejo, aleje un poco la bandeja de mi y puse mis hombros sobre la mesa dejando caer mi cabeza en el frío metal con cansancio y pesadez.

Algunos minutos pasaron cuando escuché nuevamente el rechinado de aquellas botas acercarse, levante mi cabeza observando a aquella chica con el ceño fruncido, sin evitarlo yo me levanté con rebeldía

-Le he dicho que no voy a comer y no lo pienso hacer- sin esperar respuesta y con la mirada sobre mi de quienes estaban allí me encamine a mi habitación cerrando de un portazo al ingresar.

Saque de la maleta el sobre que había utilizado en casa ya que esté aún contenía una gran cantidad, esparcí aquel polvo sobre el escritorio y lo inhalé en su totalidad, luego limpie el escritorio y dejé todo nuevamente en su lugar antes de caer rendida sobre la cama.

La tranquilidad que siento es enorme, no habían preocupaciones, mis ojos empezaron a cerrarse y sin más caí en un profundo sueño.

-Debe ir a cenar- al escuchar aquello quede sentada sobre la cama con mi respiración acelerada, me desperté exaltada pero vamos, ¿quién no? Esa chica, la misma que me molesto en el comedor estaba parada a mi lado con una cínica sonrisa, yo asentí y ella se retiró, pero nuevamente no quería comer así que volví a acostarme esperando poder dormir.

-Yo te amo- besé con pasión a Josh, mi novio

-Demuéstrame que tanto me amas- el me empujo con fuerza sobre la cama y me desvistió a una gran velocidad

-Josh no estoy segura- le susurré con miedo y el bajo sus pantalones

-Me demostrarás lo mucho que me amas- el me penetro con brusquedad mientras algunas lágrimas bajaban de mi rostro pero poco a poco sus fuertes embestidas me generaron placer -así es disfruta tanto como lo hago yo- cuando el llego a su placer salió de mi sin importarle el cómo me sentía yo, vi cómo se vistió rápidamente -que ingenua eres, tarde meses pero lo conseguí, yo nunca te ame, sólo quise esto, eras una apuesta, apuesta que conseguí y gane- el observo alrededor de la habitación y fijo su vista en una esquina de la habitación, seguí su mirada y pude detallar su celular, el se encaminó hacia el -aquí esta la prueba de lo zorra que puedes ser- tomo el celular y salió de la habitación dejándome con el alma destrozada y un dolor inimaginable.

Desperté exaltada y mis lágrimas se presentaban, horrible pesadilla, horrible realidad, siempre el mismo recuerdo, recuerdo que hoy en día me atormenta mucho más de lo que se pueda pensar, me levante de la cama sintiendo ganas de vomitar, salí corriendo rápidamente hacia el baño, al llegar me incorporé sobre el retrete dejando salir aquello que el solía causarme, asco, repugnancia.
Cada vez que soñaba con lo que sucedió el vomito se presentaba, me levante y cerré mis ojos con fuerza, al abrirlos volví a verla, frente a mi estaba aquella chica que me descubrió observándola en el comedor, con vergüenza pase por su lado y lave mi rostro para luego salir de allí sin siquiera dirigirle la palabra, observé por las ventanas que habían en el pasillo dándome cuenta de que ya había amanecido, mi estómago empezó a gruñir así que decidí dirigirme al comedor donde sólo tomé una manzana y me dirigí hacia una de las mesas.

—-
Creo que no es un gran capítulo pero espero les agrade.🖤
I Need You tiene 10k visitas y más de 900 votos, enserio no puedo creer que aquella historia haya tenido tantos lectores y sobre todo que aun lleguen más, gracias por el apoyo que le han brindado a aquella historia y por seguir mi proceso ahora con esta, no saben cuanto me alegra.💕

Help Me - Demi Lovato y Tú ¡Lee esta historia GRATIS!