Ker

17 3 0

Keres eran los espíritus femeninos de la muerte, eran descritas como seres oscuros, con dientes y garras rechinantes, sedientos de sangre humana, sobrevolaban los campos de batalla buscando hombres moribundos o heridos. Ker es la diosa de la muerte violenta  


* * *


El viernes había llegado, la boda del líder de Alpha Iota Ji sería al día siguiente, todos estaban un poco nerviosos, la tensión era evidente. Los miembros de la fraternidad no lo decían, pero sus novios y amigos se daban cuenta de que nadie estaba tranquilo, ellos tampoco lo estaban; aferrarse al hecho de que sólo serían dos días y luego serían libres los hacía querer terminar con eso lo más rápido posible.

Todo se complicó de cierta manera cuando el jueves por la noche, alguien le había enviado un mensaje a IlHoon: "Te veo en el patio trasero, es urgente, princesa", él sabía de quien se trataba así que se puso su bata y sin despertar a su prometido salió. Cuando vio a aquel chico alto se acercó.

-¿Por qué tanto misterio? Me despertaste, estoy cansad...

-Lo sé, pero necesito un favor, nadie debe enterarse, yo... n-necesito que... un arma, d-de hecho, necesito dos.

El rubio abrió los ojos como platos, YongGuk lo miraba casi con ojos suplicantes, no estaba pidiendo cualquier cosa, IlHoon suspiró y llevó sus manos a su cabello, antes de que pudiera decir otra cosa, su amigo habló.

-Vamos, dijiste que estaríamos juntos, es un favor de amigos, es...

-Las tendrás el sábado temprano, necesito hacer llamadas para no quedar envuelto en todo...

-La necesito antes, tiene que ser mañana mismo –el alto mordió su labio inferior, IlHoon asintió.

-La tendrás, estamos juntos en esto.

YongGuk asintió, abrazó a su amigo y le dio un pequeño beso en los labios. IlHoon suspiró, le preocupaba que ese chico estuviera por ahí con un arma en las manos, pero confiaba en el pelinegro, quería pensar que la usaría sólo en caso de ser muy necesario.


La fraternidad había organizado una boda espectacular, habían elegido celebrar la boda en la mansión de Alpha Iota Ji y esa era la razón de que los chicos tuvieran que estar lejos, no sólo de la mansión sino del campus, ya que nadie que no estuviera en la lista de invitados podía estar en ese lugar o los alrededores.

Los chicos de la fraternidad no lo pensaron mucho más, tenían que llevar a sus amigos y novios a un lugar donde estuvieran seguros, todos estuvieron de acuerdo en llevarlos a un departamento que la fraternidad tenía cerca del río Han, luego ellos tendrían que regresar al campus a celebrar la boda de su líder.

-¿De verdad planean ir y dejarnos solos aquí con la incertidumbre? Amor, no quiero que nada te pase –LuHan miró a su prometido quien suspiró.

-Debemos seguir las órdenes, me gustaría poder llevarte Xiao Lu, pero no podemos, nada pasará, regresaré a tus brazos, lo prometo.

-Son sólo dos días, dos días y estaremos de vuelta, ¿Está bien? –MinHo miró a los chicos y abrazó a TaeHyun quien hundió su cara en el pecho de su prometido.

-Prométeme que nada malo pasará, MinHo prométeme que no harás nada estúpido allá.

-No te preocupes Nammie, no haré nada malo, regresaré por ti, lo juro.

Ares¡Lee esta historia GRATIS!