-VERDAD O VERDAD-

1.5K 344 41


—Un hombre lobo

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

—Un hombre lobo... ¿es una broma?— preguntó seria esperando que él dijera alguna estupidez para demostrar que solo jugaba.

— ¿Tú quieres que sea una broma? Bueno si tú quieres lo es. — Dijo simple y parándose caminó frente a ella hasta quedar frente su mirada. — ¿Te dan miedo los lobos Rosael? Espero que no sea así porque bueno... te acabas de acostar con uno. —Tomó su barbilla y levanto su cara para que ella lo viera a los ojos, le dio un beso rápido en los labios y le sonrió, Rosael se encontraba pasmada, no pensaba vivir para el día en que conociera un hombre lobo, y no es que no quisiera ese típico cuento cliché donde la tierna damisela se enamora del licántropo; sino más bien era una extraña mezcla el meterse con un canino al tener ella el gen minino. Ahora podía entender de donde salía toda esa fuerza y esa rapidez, Catriel le dio la espalda y caminó hasta la cocina de nuevo.

—Tengo preguntas...—Gritó Rosael siguiéndolo.

— ¿mas?  Creo que ya te dije mucho por hoy...— respondió metiendo sus platos al horno.

— ¡Oh vamos! Es la primera vez que conozco  a un cambia formas como yo, a alguien paranormal; sé que me entiendes. — se sentó de nuevo en el comedor y Catriel sonrió al verla con esa actitud tan curiosa, justo como si fuera una niña emocionada. — ¿por favor?, ¿por favor?, ¿por favor?

—Sabes que si te cuento más Rose tu tendrás que contarme también sobre tu.... ¿Cómo lo llamas?

—Gen minino.

—Eso, sobre tu gen minino... ¿estas dispuesta a contarme información de tu familia? ¿Aun cuando no me has visto transformado? Tal vez si podría ser una broma.

—Entonces ¿debería esperar a que me muestres como te transformas? ¿Te duele? ¿Me matarías?  ¿Solo pasa con la luna llena? ¿Si te encajo un tenedor de plata en la mano te mueres? ¿Hay más como tú?— Catriel sonrió y luego se puso serio al ver que ella no entendería, sacó los platos y le sirvió a Rose una taza de café. 

— ¡Hey! Una por una, no puedo responder todas tan rápido, ahora come, y te respondo poco a poco... te quiero ver desayunando no es broma. —Rosael al sentirse como una pequeña regañada tomó el tenedor y comenzó a comer las salchichas fritas. — Es un mito cuando dicen que un hombre lobo desconoce a las personas, así que no; no te mataría Rose, hagamos una y una... ¿Cómo es que tú puedes transformarte en gato?

—Una leyenda antigua de nuestra familia dice que una hechicera convirtió a su gato en humano, al ser el único que la amaba se casó con ella, y bueno mis hermanos y yo somos la generación más actual... ¿Te duele? Ya sabes... cuando cambias.

—Sí, es doloroso, en lo que te acostumbras, mientras un lobo sigue creciendo la Luna llena lo fortifica, ahora no duele tanto como antes, ojalá fuera como ustedes los mininos, te envidio... ¿conoces a otros seres sobrenaturales?

Engatozada: Rosael¡Lee esta historia GRATIS!