Todo comenzó por un: "Y si..."

25 2 4

Las quedadas con Akyra se habían convertido casi en rutina semanal. Todos los sábados a las cinco de la tarde me iba hacia su casa para pasar la tarde allí y quedarme a cenar obligada por la madre de la nombrada anteriormente. Recuerdo como al principio siempre iba con pies de plomo por su casa; en parte por vergüenza, en parte por la buena educación inculcada por mis padres.

N/A:A estas alturas ya no puedo decir lo mismo XD

A veces quedábamos en el parque que había bajo su casa, pero pronto dejamos de hacerlo debido a las altas temperaturas. Al fin y al cabo era pleno Agosto, el mes en que el sol se deja relucir con todo su esplendor la mayor parte del día.

Aquel día iba a quedarme a dormir en su casa. Estábamos en la habitación de Akyra, ambas tiradas en su alfombra de color carmín. Ella ponía la música, y yo me dedicaba a jugar con su perrita, que por pura casualidad se llamaba igual que la protagonista de una de mis historias en wattpad. En aquella época, wattpad era mi salida de escape. Escribía historias por pura diversión, aunque algunas nunca llegase a publicarlas, o bien, las dejase sin terminar.

Faltaban semanas para que llegase el gran día. El día en que cumpliría 13 años, misma edad que Akyra. Ella era un año mayor que yo, pero, al cumplir ella en noviembre y yo en agosto, habían casi tres meses en que compartíamos la misma edad. Una idiotez, lo sé, pero para nosotras era un detalle especial.

Bueno, a lo que iba. Una vez nos decidimos por una canción y yo me decidí en dejar en paz a la pobre Luna (perrita de Akyra, la cual se fue corriendo de la habitación), cerramos la puerta para tener "privacidad".

– Bueno,  ¿que tienes pensado hacer? – pregunté rebosante de energía –.

– Si te soy sincera, solo tenia pensado jugar un poco al "Just Dance    2016", pero si tu tienes alguna idea adelante. Soy toda oídos. –

Si    os soy sincera, yo ya tenia planificada la tarde entera desde que puse el pie en esa casa, pero me parecía muy atrevido llegar y empezar a decir lo que hacer, por lo que callé. Pero ahora que me daba la oportunidad, no pude evitar emocionarme e incorporarme de rodillas para estar mas cómoda al hablar. Como habréis observado, era bastante calculadora, aunque mi torpeza y despistes lo eclipsaban.

Empecé por lo que mas ganas tenia de realizar. Y eso era presentarle a mi youtuber favorito. Este se llamaba David, aunque el nombre del canal PsycoNights. Admito que el nombre era algo extraño, pero con el tiempo te acostumbrabas. Muchos de sus fans/suscriptores (incluida yo) le llamábamos Nighty como apodo. Su canal se basaba en gameplays de terror, vídeo reacciones de diversas categorías, preguntas y respuestas y de vez en cuando juegos absurdos con sus amigos, en los que siempre me sacaban unas cuantas risas por mas deprimida que estuviese.

Para mi bendita suerte, Akyra también coincidió en mi gusto por Nighty, y mandamos mas de la mitad de los planes a la basura para quedarnos a ver vídeos antiguos del susodicho.

Cuando se aproximó la noche, nos decidimos por hacer palomitas. Fuimos hasta su cocina y de un armario saco una bolsa doblada de palomitas de microondas. Leímos las instrucciones e introducimos las palomitas en el aparato electrónico. Pusimos el tiempo indicado y mientras se empezaban a escuchar los primeros estallidos desde el interior del electrodoméstico, yo me encargué de la bebida mientras ella sacaba un bol. Cuando sonó el timbre avisando de que el tiempo había acabado, nos giramos para verlas y nos quedamos anonadadas al vernos rodeadas de humos en aquella pequeña cocina. Automáticamente abrí la puerta y la ventana a la vez que Akyra sacaba las palomitas intentando evitar quemarse. Cuando las vertimos en el bol, vimos que un 30% estaban quemadas y otro 70% en su punto.

En El Mundo De Mis SueñosRead this story for FREE!