CAPITULO: 30

754 120 12

GAIL

—Gracias Alexander.— me limito a decir y vuelvo mi vista al jardín, esperando a que Hannah vuelva, mientras él se queda de pie a mi lado izquierdo.

—Voy a saludar a Derian.— me susurra cerca de mi oído y yo solo asiento.

Él termina de salir al jardín mientras que yo me adentro a la mansión para esperar a de Hannah cuando de pronto choco con alguien y al percatarme de quien se trata quedo en una especie de shock.

—¿Beatríz?— suelto con el ceño fruncido.

—¿Abigail?— reacciona al mismo tiempo que yo había hablado. —No puedo creer que estés aquí.— chilla emocionada al darme un abrazo el cual correspondo.

—Ni yo.— siseo y nos soltamos, al observarla, detallo que tiene un vestido de seda rojo muy bonito de una sola manga y su cabello caía en ondas a un lado. —¿Pero qué haces aquí?— inquiero saber y puedo notar que su semblante cambia notoriamente.

—¿No lo has visto aun verdad?— responde con otra pregunta dejándome más confundida.

—¿De qué estás hablando?—replico.

—Estoy aquí porque Michael me invito junto a Adam.— aclara y de pronto siento como si me hubiera caído un balde de aguan fría.

¡Ay, no! ¿Cómo qué Mika esta aquí? ¿Por qué la invito?

¿Él no debería estar en Miami?

No. No. No.

Siento que la respiración me falla y mi corazón bombea a toda prisa.

¡Esto no puede ser cierto!

—Gail, ya...— habla Hannah haciendo acto de presencia al lado de Beatríz por lo que yo le doy una mirada asesina y la interrumpió antes de culminar.

—¿¡Tú!?— le grito señalándola. —Tú sabías que Mika estaría aquí, por eso tu insistencia a que viniera. ¿Por qué no me dijiste nada?— bramo.

—Porque si te lo hubiera dicho seguro ni te atreves a venir.— se excusa.

—No. No. No.— digo una y otra vez y comienzo a negar con la cabeza. —Yo tengo que irme de aquí antes de que me vea. No. No. No. No puedo verlo, no ahora. Por favor Hannah.— murmuró con nerviosismo a la vez que me giro sobre mis talones para irme pero la rubia me detiene tomándome del brazo.

—Tienes que calmarte Gail.— dice Beatríz.

—Estoy de acuerdo con ella. Tienes que calmarte.— apoya Hannah. —No te puedes pasar la vida huyendo, debes intentar hablar con él otra vez y aclarar las cosas ya, él aun cree que eres novia de Alex.— demanda.

—No es el momento Hannah.— mascullo.

—¿Cuándo será el momento? ¿Cuándo otra venga y lo enamore?— espeta.

—Yo creo que no es el momento para que discutan.— intervine Tríz. —Mejor vamos al jardín...

—No quiero. No quiero que me vea.— la interrumpo.

—Vamos a ir al jardín ahora.— acota Hannah. -Recuerda que llegaron a esto por tu culpa, así que afrontarlo de una vez. Sabes que no me importa decirte las cosas de frente, así que no seas infantil. Además, seguro aun no sabe que estas aquí y con tantas personas, no creo que te note tan rápido.— añade demandante.

—Intenta estar tranquila, por lo pronto has de cuenta que no esta aquí y más tarde intentas hablar con él. ¿Si?— sugiere Tríz.

—No va a querer, ya lo he intentado.— le digo.

Jugando A Ser Esposos: Gail & Mika © (LIBRO 1)¡Lee esta historia GRATIS!