Doble Juego - Colección Balas de Pasión

925 15 4

Extracto novela de Leila Milà publicada por Ediciones Ortiz perteneciente a la Colección Balas de Pasión:

Capítulo 1

Estado de Sonora, México

Hermosillo - Centro Federal de Readaptación Nº 11

(Prisión federal de alta tecnología)

1 de agosto de 2013; 02:45 a.m.

Quince minutos justo tras que se diera la alarma, un rápido movimiento y el blanco yacía sin vida sobre el suelo de la celda, sin sangre, ni gritos; nada. Todo limpio, frío y eficaz.

Reive tenía cuanto necesitaba, ahora sólo debía salir de aquella puñetera cárcel donde llevaba más de dos meses infiltrado. La próxima vez que le encasquetasen la misión a Jager y lo dejasen a él tranquilo, pero claro, era el mejor.

Al fin y al cabo, la misión había valido la pena, el mundo contaba hoy con un hijo de puta menos, adiós al maldito cartel y a su organización en esa parte del mundo; el golpe había sido directo y de raíz, lo jodido era que seguramente en cuestión de semanas ya habría otro narco liderando las calles en sustitución del caído Juárez.

La alarma resonó sorda en sus oídos y su sistema se puso en marcha, la adrenalina bombeó con fuerza en su organismo y automáticamente todo comenzó, era un motor bien engrasado que con la chispa adecuada marchaba solo. La puerta se abrió y la fuga dio el pistoletazo de salida; en nada estaría fuera, sólo debía atravesar los puntos adecuados y volvería a respirar aire limpio y una merecida libertad hasta llegar a la base sin importar ni las mil doscientas cámaras de seguridad, equipos de rayos X, escáneres, detectores moleculares, lectores biométricos e inhibidores de señales de telecomunicación; a menos que su enlace lo jodiese, tenía vía libre.

Corrió en tiempo récord a lo largo del pasillo y saltó para aferrarse al conducto, se alzó a pulso manteniendo el equilibrio y siguió devorando metros hasta las aduanas de entrada y salida, torció por el pasillo de servicio y buscó la trampilla con láseres de peso y volumen. 

Sopló sobre estos esparciendo el polvo y a la que se esfumaron se dejó caer dentro, unos pocos pasos más y estaría fuera.

Miami-Dade (Estado de Florida)

Barrio Miami Springs

5 de agosto de 2013, 11:13 a.m

El timbre de la puerta sonó antes de lo que esperaba y Nayeli no había podido terminar de recoger, se apartó el largo cabello rubio y ondeante pegado a la nuca recogiéndoselo con una pinza y corrió a abrir.

Ahí lo tenía, su hermano: Tyler, tras cinco meses sin verlo este aprovechaba el primer permiso que tenía para ir a verla, soltó el macuto que llevaba en la mano al suelo para cogerla y la abrazó sin perder la sonrisa. La estrechó con fuerza ignorando su alegre gritito que casi lo dejó sordo y la depositó en el suelo con suavidad entrando en la casa. El calor de agosto de Miami era insoportable, el sudor perlaba la piel dejándola pegajosa y húmeda. Tyler entró cerrando tras de sí y observó detenidamente el caos reinante, el cesto de la ropa sucia estaba sobre el sofá y Nayeli fue a recogerlo terminando de meter en él las piezas esparcidas por el piso.

Doble Juego - Colección Balas de Pasión¡Lee esta historia GRATIS!