Capítulo 45 | Tensión

349 46 4

Por primera vez, un POV de Sean. Espero que os guste ❤

 Espero que os guste ❤

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Narra Sean

Es realmente extraño sentir esa sensación sobre una persona con la que te criaste. Eso de conocer perfectamente a tu mejor amiga y compañera de la infancia, pero a la vez sentirla como si fuera una completa desconocida. Una persona rara, muy diferente a lo que siempre habías encontrado en ella.

Lucy era prácticamente mi hermana. No de sangre, pero era tan cercana a mí, que siempre la trataba de aquella manera. Mi familia era bastante adinerada y vivíamos bien, compuestos únicamente por mis padres y yo; en cambio a Lucy, la habían abandonado desde que había nacido, dejándola en un orfanato en Springville. Mis padres, deseaban que tuviera una compañía, ya que mi madre no era capaz de concebir más hijos por enfermedad, así que al visitar el orfanato, y conocer a Lucy, la escogieron.

En ese entonces, yo tenía siete años, y Lucy cinco.

Crecimos juntos, reímos juntos, nos enseñamos cosas mutuamente, y nos consolamos en cuanto mis padres murieron en un ataque terrorista en un viaje a Europa.

Tras aquello, siendo unos críos adolescentes y huérfanos, conocimos al doctor Alex Smith, y fue cuando todo comenzó.

Cuando ambos, nos convertimos en lo que somos. Y cuando Lucy se volvió más dura y cortante.

Me incorporé algo incómodo en el suelo. En ese momento estábamos en la CDI, sentados todos en el suelo de una celda. Al encontrar a Lucy, y cinco guardias más, nos dirigimos hacia el centro, explicando nuestra necesidad y el problema que nos había acechado, y dejando claro varias cosas importantes.

Que no íbamos a permitir ningún daño hacia nosotros. Y más yo, que les había prometido protección.

Alcé la mirada, notando los claros ojos de Lucy sobre mí, observándome detenidamente sin apenas disimular.

—Odio esto, ¿Cuánto nos váis a hacer esperar?—preguntó Malcom bufando impaciente.

Lucy se acercó a paso lento hacia nuestra celda. Apoyó su brazo derecho en los barrotes y se encogió de hombros.

—¿Crees que es fácil todo esto?¿Qué huyáis, ataquéis a varios y vengáis de la nada pidiendo ayuda?—chasqueó la lengua desviando la mirada a la vez que negaba lentamente con la cabeza.

—No os estamos pidiendo ayuda—mascullé—, queremos solucionar las cosas, y sólos no podemos. Estamos pidiendo colaboración.

Lucy fijó sus ojos en mí de nuevo. Para después pasar su atención en Irina, quien se encontraba tensa.

—¿Y lo de vuestros  amiguitos?—se burló alzando una ceja—, ¿Eso no es pedir ayuda?

INEFABLE ©¡Lee esta historia GRATIS!