-CON EL AGUA HASTA EL CUELLO-

1.5K 337 33


—El día de hoy tengo que ir a Secret Valley, ya que compraré una propiedad

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

—El día de hoy tengo que ir a Secret Valley, ya que compraré una propiedad...

—El día de hoy trabajo, hasta muy tarde de hecho; ahora que tengo tu número y lo guardaré para avisarte cuando esté disponible. — Rosael sintió muy drástico su cambio de actitud y lo sintió más evasivo, no parecía el tierno hombre que la había bañado.

—No... no te preocupes Catriel, de cualquier manera te agradezco mucho, la última vez que estuve en Secret Valley Rose escapó, es algo complicado contenerla, gracias. — Rosa un poco sentida colgó sin esperar otra palabra de él.

—No pongas esa cara de tristeza, sabes bien que él no sabe que tú eres Rose, por cierto ¿Cómo supo tu numero?— Rosael llevó sus manos a la cara y se dejó caer al escritorio.

—Leyó mi placa.

— ¿Tienes una placa?

—Es por seguridad, un hechizo que creó Dorian para todos los hermanos, la placa nunca se cae, por eso tenemos nombres de gato, para cualquier humano seremos tiernos gatitos, y así podrán regresarnos a nuestro hogar en caso de emergencia.

— ¿Por qué tan angustiada?

—Tengo miedo Winiffer, tengo que hablar con Dev y todos los demás sobre mi defecto...— dijo refiriéndose a su estado estéril y Winiffer se enfadó.

— ¡Oye Basta! No quiero volver a oír eso de tu boca Rosael, no eres defectuosa, ¡Mujer tú te pasas de perfecta!

—No es cierto Winiffer, tal vez ni siquiera vaya a Secret Valley, ya no puedo andar por ahí como si fuera una mujer completa, ¿Qué pasará si sí le gusto? y si decide tener una vida conmigo... yo no puedo darle hijos Winiffer. —Varias lágrimas salieron y parándose caminó hasta su ventanal, odiaba que la vieran débil.

—Tú no sabes eso Rosael, no hasta que se conozcan, ahora hay otros métodos... o tal vez a Catriel ni le gusten los niños, tú no eres de las mujeres que se rinden sin intentar, ahora... puedes ir a Secret Valley y no necesariamente por Catriel, como dijiste; empieza de cero, compra una hermosa casa y vive tranquila, y si el destino lo quiere como esa noche en la que él te salvó, tal vez vuelva a juntarlos.

—Tienes razón, el lugar me gustó; no tanto como Catriel pero sí. — sé giró hacía Win y continuó. —Es que te juro que sentí una conexión Win, tal vez suene estúpido y un poco infantil, pero era como si él fuera para mí, por ahora debo arreglar otros asuntos, la revista está en riesgo de banca rota, y no quiero dársela a la bruja de Roselyn, tengo que contarles a mis hermanos lo de mi secuestro y... decirles que necesito un tiempo fuera de todo.

Un poco nerviosa Rosael llamó a sus hermanos, para las juntas de los Krentz no debería haber ningún pretexto pues entendían que era necesario para mantener la unión familiar. Rosael viajó a la mansión en Storm Ville y cuando entró sus nervios aumentaron pues todos sus hermanos ya estaban ahí esperándola, por lo regular solo tenían que estar los hermanos, aunque algunos ya estuvieran casados el Krentz más cercano a la familia le informaba a su familia cualquier noticia tratada en la junta.

Engatozada: Rosael¡Lee esta historia GRATIS!