Capítulo 29

1.9K 267 42

Chase.

Una vez que llegamos me hago a un lado para darle paso a la chica que me sigue de cerca. Lana pasa junto a mí y se planta en medio de la sala mientras recoje sus cabellos negros — con mechones blancos y azules eléctricos —  en un moño alto.

— Linda casa, Lachowshi — declara, colocando sus manos en sus caderas —. Trataré de mantenerla ordenada — sus ojos se encuentran con los míos.

Suelto un suspiro y sonrío de forma falsa —. Se te agradecería mucho, Tucker.

La veo roda los ojos y sonreír, mostrando sus dientes blancos. Lana es una chica linda, muy linda, pero su actitud es de lo peor; es odiosa, berrinchuda, caprichosa… irritante.

Meto las maletas en el interior de la casa y muerdo mi labio inferior cuando la veo tomar asiento de un salto y montar los pies sobre el mueble.

— ¿Qué hace ella aquí? — Escucho la voz sorprendida y confusa de Wendy. Cuando la enfoco, la veo bajar las escaleras con sus rojos cabellos mas allá de lo alborotado.

— Chase está de niñero — Lana se burla, guiñándome un ojo.

Wendy intercambia una mirada conmigo. — Lana se quedará aquí hasta que un tal Shawn venga. Es nuestra responsabilidad hasta entonces, después será toda de él.

— Entiendo — Wendy asiente, tomando asiento en uno de los muebles individuales.

El silencio se estira entre nosotros y me permito pensar un poco. Tengo tiempo sin saber de Stefan, y hace rato que no veo a Mateo, estoy preocupado por mi hermano, lo último que quiero es que las cosas queden mal entre nosotros.

No lo voy a culpar por lo que le sucede, no puedo hacerlo cuando sé que el corazón es el que elige lo que quiere. Aparte, Giselle es una chica que llama la atención fácilmente, y tal vez ni ella misma lo nota.

Entonces recuerdo cuando la trataba de forma cortante, incluso recuerdo las veces en las que la veía más de la cuenta, entonces todo tiene sentido. Él luchaba por mantener sus sentimientos a raya y yo estaba muy concentrado en otra cosa que no fui capaz de notar que él la estaba pasando mal…

— Wen…, ¿dónde está mi hermano? — Sus ojos me observan de forma fija. La vacilación en su mirada hace que enfurezca — Necesito hablar con él, maldición.

Wendy mira en dirección a Lana — la cual teclea algo en su móvil — y luego me mira, se coloca de pie y me toma de la mano para guiarme hacia un lugar más alejado de la atenta oreja de la invitada.

— Stefan está pasando por un muy mal momento, Chase. Nada de esto es fácil para él y, creéme, él está más allá de lo avergonzado contigo por lo que pasó…

Suelto una risa carente de humor. — ¿Y qué?, ¿él cree que ésta es la solución?, ¿desaparecer como un cobarde? Pues no, Wendy, no es la solución. Necesito hablar con él y solucionar las cosas…

— ¿Y Giselle qué? — Suelta de pronto —, ¿ella es la que va a pagar las consecuencias, Chase?, ¿lo hará ella?

— Esta situación es difícil para todos, Wendy,  pero es lo mejor: mira, Giselle es una persona que tiene la capacidad de olvidar y enamorarse nuevamente, Stefan en cambio es mi hermano… y a mis padres no les hubiera gustado que nuestra relación se dañara por este motivo.

— ¿Y tú qué? — Levanta una de sus cejas — ¿No piensas en… ?

— No — la interrumpo  de tajo —, Wendy, no. Aquí el problema no soy yo, aquí el problema es el bienestar de las dos personas que amo. Si dejo a Giselle, es lo mejor, mira: de esa forma Seam no la daña y puede llevar una vida normal…

MAHDLN: La reencarnación de Hazely Way¡Lee esta historia GRATIS!