-EL REEMPLAZO-

1.6K 344 93


—Es que yo ya no sé qué más hacer Camerón, siento que me quedo atrás de todos, me siento vacía

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

—Es que yo ya no sé qué más hacer Camerón, siento que me quedo atrás de todos, me siento vacía. —Le reveló mientras su hermana la mantenía en su regazo.

— ¿Por qué no intentas cambiar de aires? — preguntó Camerón con un tono ligeramente positivo, algo que hizo llamar la atención de Rosael.

— ¿pero cómo?

—Desde que naciste te la has pasado trabajando Rose, nunca te has dado un respiro, debes relajarte, respirar hondo y encontrarte de nuevo, yo que sé... podrías ir a vivir a un lugar paradisíaco, o a un bosque, el chiste es que te olvides de todo, si piensas positivo atraerás cosas positivas, la ley de atracción funciona...

— ¿pero si me voy, que pasará con la revista?

—yo podría cuidar de ella como si fuera mi bebé...

— ¿En verdad lo harías?— preguntó emocionada limpiando sus lágrimas con un poco de esperanza.

—Si Emerick puede cuidar a sus miniños solo y trabajar yo también puedo.

— ¿Extrañas ser empresaria verdad? Maxwell fue un maldito imbécil al venderte a ese hombre, y solo para cerrar un negocio...

—Sé que no fue la mejor decisión que tomó pero al final del día... ese hombre fue el padre de mis miniños, y si yo sufrí imagina lo que pasó Doreen, encerrada casi toda su vida y cuando al fin la deja salir... la casó por un negocio, pero Rosael si yo y Doreen pudimos salir adelante y bueno... Victory a pesar de ser Victory lo está intentando... tu puedes también, el gen minino corre por tus venas.

— ¿Crees que podría empezar de cero? Es decir... ser una nueva Rosael.

—Todo es posible para los Krentz cariño. —Aquella noche Rosael y Cameron se desvelaron platicando en cómo había pasado el tiempo en su familia, después de esa platica y de desahogarse se fue a dormir, muy dentro de ella si consideraba el huir de todo, empezar de cero y como decía Cameron, cambiar de aires.

Cuando se despertó Camerón ya se había ido dejando una nota sobre su mesa...

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.
Engatozada: Rosael¡Lee esta historia GRATIS!