81.

2.8K 142 14

Parte 2.
Smut ⚠️
•••

Resulta que no importa qué temperatura esté haciendo afuera, dormir en la sala de una cabaña enorme siempre significaba que te morirás de frío. Tenía puesta mi sudadera y estaba acurrucada con 4 cobijas que había encontrado por ahí y aún así sentía escalofríos. Me rehusaba a pensar que los escalofríos eran por la pelea con Niall. Simplemente tenía frío.

Los incesantes escalofríos y el hecho de que estaba enojada me habían mantenido despierta por la mayor parte de la noche. Decidí levantarme e ir a mirar el amanecer antes de que todos despertaran. Cuando llegué había notado una pequeña terraza en el jardín con un pequeño sofá en ella y que asumía no tenía otro propósito más que el de poder ver el amanecer cómodamente y estaba en lo correcto. Antes de salir me preparé un poco de té caliente y una vez sentada en el pequeño sofá con la bebida, que solo duro caliente un par de minutos, me envolví en las cobijas y me puse cómoda, decidiendo que era mejor si dejaba de presionarme con toda la situación con Niall. Ya había pasado bastante tiempo. Había cometido un error. Ya era hora de que dejara de disculparme por ello.

El color anaranjado, azulado y rojizo en el cielo logró calmarme de una manera sorprendente que quedé dormida en minutos. Cuando desperté, estaba sudando. El sol había salido por completo y estaba pegando justo sobre mi. No tenía idea de qué hora era. Me acomodé en el asiento, me quité las cobijas y la sudadera y tallé mis ojos para después caminar de vuelta a la cabaña.

La casa entera ya estaba despierta y estaba preparando la comida en uno de los asadores. También se estaba llevando a cabo un partido de volleyball y los que observaban tenían una cerveza en mano. Alex y Jess estaban gritando hacia los jugadores desde las sillas en las que estaban sentados. Niall estaba en frente del asador con una espátula en sus manos y un mandil negro sobre su cuerpo. Lo miré por dos segundos, me miró con una de esas miradas engreídas que solo él tenía, causando que rodara los ojos y entrara a la cabaña.

Tomé una ducha rápida, dejando mi cabello mojado y mi rostro libre de cualquier tipo de maquillaje. No había nadie aquí a quien tuviera que impresionar. Estaba tratando de atar la parte alta de mi bikini cuando escuché a Niall aclararse la garganta detrás de mi.

—¿A dónde fuiste en la noche?— Preguntó.

Me congelé en mi lugar, el bikini todavía no estaba bien puesto y si me giraba definitivamente había posibilidad de que algo saliera mal.

—Al sillón.— Respondí sin emoción alguna.

—No estabas ahí cuando fui a ver.— Respondió con calma.

Giré mi cabeza, aún sin poder verlo detrás de mi y rehusándome a girarme por completo.

—¿Fuiste a ver?

—Solo quería asegurarme que no tuvieras frío.

—Me estaba cong...— Me detuve. Ese sentimiento que había tenido hace horas de que necesitaba dejar de torturarme significaba que también debía dejar de torturarlo a él.— No, estaba bien.— Terminé.

Sentí que se acercó a mi y tomó los cordones del bikini.

—Estaba pensando que no tenemos que ser amigos.— Mencionó mientras lentamente hacia un nudo con los cordones del bikini, abrochando primero los que estaban en mi espalda.— Pero tampoco necesitamos estar presionándonos el uno al otro.— Terminó tomando los otros cordones alrededor de mi cuello para hacer lo mismo.

Imaginas | Niall Horan¡Lee esta historia GRATIS!