Afrodita pt I

51 4 159

Afrodita era la diosa de la belleza, el amor, el deseo, la lujuria, el sexo y la reproducción, aunque a menudo se alude a ella en la cultura moderna como «la diosa del amor», es importante señalar que antiguamente no se refería al amor en el sentido romántico. Los griegos conferían a su figura la idea de la guerra en el terreno del amor, pero al mismo tiempo la vinculaban con la muerte, ya que dichos conceptos son indispensables para la renovación de la vida y de los seres.  


* * *


Era tarde cuando terminó de limpiar, TaeHyun suspiró y caminó hacia su habitación, entró y LuHan ya estaba dormido, pero TaeIl y Ten seguían despiertos hablando entre ellos, cuando el mayor de ellos vio entrar al rubio de sentó en su cama y encendió su lámpara.

-Nammie, ¿Por fin te dejaron ir esos idiotas? –TaeIl hizo un puchero y el rubio sonrió.

-No hablemos de eso, mejor cuéntenme cómo estuvieron sus tardes porque cuando les cuente la mía los opacaré –el rubio rió por lo bajo y caminó al armario que había en la habitación-, Lulu es el que debe estar cansado.

-Lo está, se quedó dormido en cuanto se acostó –TaeIl suspiró y luego miró a su amigo rubio-, además tenemos que hablar sobre los de la fraternidad, ¿Viste la ropa que traía puesta su líder? ¿Quién lo viste, su peor enemigo? Creí que esos idiotas tendrían mejor gusto, pero no y su novio, es guapísimo, pero se viste como mi abuelo.

TaeHyun sonrió, su amigo estaba criticando a la pareja que podría fácilmente deshacerse de él, pero TaeIl parecía no tomarle importancia.

-TaeIl tiene razón Nammie, no sé nada de moda, pero puedo decir que el mejor vestido de esta noche era SeHun o tal vez JiHoon –Ten levantó los hombros, los chicos rieron por lo bajo.

-Es la primera vez que no defiendes a TaeYong, pero te daré la razón, JiHoon es idiota, pero se viste bien, creo que el único que se viste como si se odiara es el líder y, no te ofendas Nammie pero, ¿Qué con el arete de MinHo?

-¿Qué tiene? A mí me gusta –el rubio levantó una ceja, el bajito negó suavemente con la cabeza.

-Nammie, eso es una exageración, puede perder la oreja, esa cosa es de oro y debe estar pesadísima, las orejas le van a llegar a las rodillas.

Los chicos soltaron una carcajada al escuchar a su amigo, TaeIl era un chico sumamente espontaneo y en algunas ocasiones podía ser tímido, pero en otras; como esa noche, era alguien diferente, divertido y desinhibido.

-Bueno, pero ya, mejor cuéntanos primero tú Nammie, ¿Qué hiciste hoy? –TaeIl sonrió, pero el mencionado simplemente rio por lo bajo mientras se deshacía de su ropa frente a sus amigos.

-No, ustedes primero, ¿Qué hiciste hoy Ten?

-Estuvimos en la piscina, me divertí bastante, a decir verdad, creo que hoy fue uno de los mejores días que he pasado con TaeYong, además la compañía de Lulu me hizo sentir más confiado –el tailandés sonrió y luego se sonrojó un poco, TaeHyun lo miró.

-Ten, bebé, sabes que debes cuidarte de TaeYong, sabemos que estás enamorado de él, pero ese chico puede hacerte daño.

-Lo sé Nammie, te prometo que tendré cuidado, sé que TaeYong hyung no me lastimará.

-Ya se lo dijimos, es su responsabilidad si nos escucha o si deja que ese tipo le arruine la vida.

TaeIl rodó los ojos, le molestaba mucho cuando el pequeño tailandés se comportaba de esa manera, cuando Ten creía todas las palabras que salían de la boca de TaeYong.

Ares¡Lee esta historia GRATIS!