Capítulo 30

2.5K 388 30


Ethan cerró lentamente los ojos mientras Louis se mecía con suavidad de pie en la alfombra de la sala principal del departamento. El bebé había terminado de tomar el pecho y con lentitud fue soltando el pezón de Louis. El ojiazul suspiró, dándole un suave beso en la frente.

Liam entró por la puerta principal, colocando una caja pequeña en el suelo que claro pertenecía a Louis mientras se agachaba. El castaño ojimiel encontró los ojos de Louis y le regaló una afectuosa sonrisa.

—Harry está trayendo la última caja con ayuda de Niall. ¿Todo bien? —preguntó, parándose correctamente.

—Sí, gracias por traer las cosas Li —sonrió, alejando a Ethan de su pecho para poder bajar su playera. Su pequeño hizo un pequeño puchero antes de quedarse quieto de nuevo.

—No tienes nada que agradecer Louis. Estamos aquí para eso y más ¿no es así? —Liam sonrió, haciéndose a un lado para que Niall y Harry entraran junto a la caja.

Louis sonrió, asintiendo—. Supongo.

La caja fue colocada encima de otra y Niall bufó, limpiándose inexistentes gotas de sudor de la frente. Dramatizando, claro—. ¡Uf! Estoy seguro de haber dejado un pulmón al subir las escaleras. ¿Qué ocurre con este lugar? ¡Deberían arreglar el elevador! —tomó aire, exalando segundos después—. Pondré una queja. Sí, eso haré.

Louis rió junto a los demás, negando con suavidad.

—Ya no falta nada. ¿Necesitas algo más Lou? —preguntó el rubio, acercándose a su amigo con una sonrisa. Acarició con suavidad la mejilla de Ethan, haciendo un pequeño mohín—. Es taaan tierno —murmuró—. Y precioso.

—¿Qué esperabas? —sonrió Louis, admirando la belleza de su pequeño ángel—. Heredó todos mis encantos. Y gracias por preguntar Niall, no necesito nada más.

El rubio asintió, regalándole una mirada con cariño—. Te llamaré mañana en cuanto despierte para saber cómo te fue en tu primera noche durmiendo solo... —alzó ambas cejas.

Louis rió, asintiendo—. Espero que esos cuentos del coco sean solo patrañas.

Niall hizo un gesto con la mano restándole importancia mientras caminaba hasta la salida junto a Liam—. Que tengas buenas noches enano.

Liam agitó su mano—. Llama si necesitas algo, estaré pendiente del teléfono toda la noche. ¿De acuerdo?

Louis asintió—. Descuiden, estaré bien.

Liam tomó a Niall por la cintura y salieron del departamento, Niall le dio una última mirada a Louis y se limpió una lágrima imaginaria haciendo un puchero—. Ay mi bebé, crece tan rápido. ¡Buenas noches a ti también Harry!

El rizado sonrió caminando para cerrar la puerta—. También para ustedes, nos vemos luego, gracias por todo —agitó su mano unos segundos y finalmente cerró la puerta con suavidad. Dio media vuelta y observó a Louis—. Ellos te quieren mucho.

Louis suspiró, sintiendo calidez en su pecho. Tenía mucha suerte de tener un par de amigos tan buenos. Los amaba mucho y esperaba que la vida siguiera dejándolos a su lado por mucho, mucho tiempo más.

—Los quiero también —sonrió, acurrucando más a Ethan en su pecho.

—¿Quieres que arme la cuna por ti para que lo acuestes? —le preguntó el rizado, caminando en su dirección.

Louis observó a su bebé tan cómodo en sus brazos por algunos segundos, sonrió y sujetó a Ethan con un brazo para poder apartar el flequillo en los ojos del bebé. Negó, acariciando su mejilla con cariño.

Take the Pressure • Larry Stylinson¡Lee esta historia GRATIS!