Capítulo 2

110 10 0

Cuando llegamos al centro comercial, mi madre no dejaba de hablar sobre el viaje recordándome siempre que iba con compañeros del trabajo. Para ser sincera, la escuché solo por un momento, luego perdí la concentración que tenía cuando vi una chaqueta color vinotinto en la vitrina de la tienda ‘Vans’, era hermosa, con botones en frente y capucha. Mi madre al notar que dejé de prestarle atención me empujó con su codo lo que me hizo gracia y sonreí por lo bajo.  

- “Lo lamento. Estaba viendo la chaqueta de esa tienda”. Dije mientras sobaba mi brazo

- “Vayamos a ver el precio, a ver si puedo regalártela”. Dijo viéndome a los ojos y sonriendo  

¡Genial!, mi madre iba a regalarme algo sin necesidad de pedírselo; estoy segura que era  porque se iba de viaje y me quedaría sola, pero eso me tenía sin cuidado.  Una vez que entramos a la tienda, se nos acercó un chico alto y rubio, supuse que él trabajaba aquí por su uniforme; era bastante apuesto, me gustaban sus ojos cafés y el piercing de su lengua que se le notaba cuando hablaba. Me sorprendió al ver que mi madre se le acerca y lo saluda con cariño

 

- “¡Hola Mike! ¿Cómo está todo?”

- “Señora Katherine, no la reconocí sin su ropa de trabajo. Todo está muy bien, ¿usted cómo está?”. Sonrió educadamente

- “Excelente, de compras con mi hija”. Le respondió mientras hacía un gesto para que el chico me viera

- “¡Hola! Un placer, soy Mike”. Dijo viéndome a los ojos y estirando su mano - “Hola, soy Ashley”. Le sonreí y estiré mi mano para así presentarme. No dejaba de ver sus hermoso ojos cafés

- “Él es hijo de Bob, mi jefe, ¿logras recordarlo?”. Preguntó mi madre dirigiéndose a mi

- “Por supuesto”. Le respondí con normalidad y fijándome en la ropa de la tienda.  

Luego de dar mi respuesta, mi madre le mencionó la chaqueta que me gustó y Mike fue a buscar una de mi talla para que pudiera probármela. Me quedaba excelente, era muy hermosa. Luego de verme un rato en el espejo giré hacia mi madre y asentí sonriéndole, ella se dirigió a Mike y le susurró algo mientras yo me deshacía de la chaqueta y me acercaba para entregársela al rubio. Mi mamá pagó, nos despedimos y salimos de la tienda.  

Una vez compramos algo de ropa para ella, nos fuimos a casa. Estaba muy cansada y quería dormir. Mi mente estaba en blanco, el simple hecho de seguir pensando en mis cosas me cansaba aún más. Al abrir la puerta subí por las escaleras, entre a mi cuarto, me quité la ropa que tenía para ponerme la pijama y acostarme en mi cama, en cuestión de minutos ya estaba dormida.

-------------------------------------------

Me desperté cuando el sol pegaba en mi cara y recordé que había dejado la cortina abierta  

- “Genial”. Murmuré molesta  

Me levanté de la cama, cerré la cortina y entré al baño a asearme para bajar a desayunar, ya que me costaba volver a dormir una vez me despertaba. Peiné cabello, cepillé mis dientes, lavé mi cara. Salí de nuevo a la habitación, me deshice del pijama y me coloqué un pantalón fresco una blusa holgada. Bajé las escaleras y saludé  

- “Buen día, madre”. Dije mientras buscaba dónde estaba. “Mamá”. Volví a llamarla  

Ya se había ido a su viaje, estaba segura. Confirme mi pensamiento cuando encontré una nota sobre la mesa de la cocina que decía: “En la nevera he dejado algo de comida para hoy. Para mañana puedes preparar algo. Nos vemos el viernes. Te ama, mamá x.” ¡Genial!, estaba sola y eso me deprimía, aunque tampoco me molestaba del todo porque podía poner música a todo volumen o andar en ropa interior si quería. Me dispuse a prepararme unos panqueques con miel mientras escuchaba Wonderwall de Oasis, una vez listos me senté en la mesa a comerlos. Cuando iba a la mitad de mi desayuno alguien tocó la puerta, me levanté de la silla y me acerqué para abrir.  

- “¿Quién es?”. Grité antes de abrir, ya que la música estaba muy alta.

- “Louis, ábreme Ash”. Dijo y pude imaginar como volteaba sus ojos

- “¿Qué haces por aquí a esta hora?”. Pregunté una vez que abrí y lo abracé. Eran las 10am.

- “Tu madre me llamó para decirme que te has quedado sola, así que vine a hacerte compañía”. Dijo mientras entraba a la casa sonriendo. “¿Has hecho algo de comida? Estoy hambriento. Deberías bajarle un poco a tu música, la escuché desde el auto”

- “Sí, hice panqueques con miel”. Dije mientras caminábamos a la cocina y omitía su sugerencia sobre el volumen de la música.  

Louis apagó el radio mientras yo le servía, se sentó a mi lado para empezar su comida y yo terminar la mía. Mientras vaciábamos nuestros platos hablábamos de la Universidad, de un viaje que quería hacer con Irina y de Scott, mi último novio; trataba de no hablar de él porque hace poco tiempo que ya no estábamos juntos y aún me dolía no tenerlo conmigo, aunque eso no se lo decía a nadie, solo a Bruke porque ella era capaz de entender que lo amaba por más daño que me hizo. Mi teléfono sonó sacándome de mis pensamientos y logrando callar a Louis, era Niall.  

- “¡Hey Niall!  ¿Qué cuentas?” Dije atendiendo y colocando el teléfono en mi oreja - “Voy en camino para allá, Ash”. Me informó

- “De acuerdo, yo estoy con Louis, te esperamos”. Dije viendo a Louis mientras el terminaba de devorar sus panqueques - “Vale, saludos a Tommo”. Respondió mientras colgaba  

Niall venía desde Cambridge, así que llegaría en menos de dos horas. Le propuse a Louis que me ayudara a arreglar el cuarto de huéspedes para mi primo, aunque yo sabía que él solo se sentaría a hablar mientras yo hacía el trabajo, él era una persona extremada mente floja como para ayudarme en esto, así que me dispuse a quitar el polvo, barrer y tender la cama por mi sola. En el caso de que Louis también quisiera quedarse en casa, ya tenía una especie de cuarto fijo porque antes se quedaba con mucha frecuencia, esta habitación estaba junto a la mía, mientras que la de huéspedes estaba al lado del baño y diagonal a la de Louis.  

Luego de tomarme unos 45 minutos en no solo arreglar el cuarto para Niall, sino también el de Louis, bajamos a la cocina para poder ver que hacía de almuerzo. Eran las 11:30am, Niall llegaría en poco tiempo. Con estos dos chicos en casa tenía que preparar mucha comida, comían demasiado.  

- “¿Qué quieres comer?”. Le pregunté a Louis que estaba sentado sobre la mesa de la cocina revisando su teléfono.

- “No lo sé, ¿qué tienes para preparar?”. Respondió sin quitar la vista de su teléfono.

- “Mi madre ha dejado para hacer pasta con salsa, pero no tengo ganas de comer eso”. Dije mientras cerraba la nevera.

- “Pidamos una pizza, yo invito”. Esta vez sí quitó la vista de su teléfono para dirigirse a mis ojos.

- “Vale, pero la cena la invito yo, entonces”. Sonreí.  

Louis se encargó de llamar a Pizza Hut y yo me dirigí a la sala, me senté en el sofá de cuero negro, encendí la televisión y me propuse a buscar algún programa entretenido, solo para que el tiempo pasara rápido. Luego de que mi mejor amigo colgara se sentó a mi lado, colocó su brazo izquierdo en el espaldar y comenzó a acariciarme el cabello. No había nada bueno que ver y tampoco le prestaba mucha atención porque estaba hablando con Louis sobre la fiesta de Brian, así decidí apagarlo y seguir la conversación. Mi mejor amigo me comentó sobre la discusión que tuvo con su madre por teléfono. Ella estaba de viaje y aun así seguía discutiendo con él por cosas como dinero o exceso de salidas. La puerta de la entrada se abrió, lo que hizo que ambos volteáramos y se culminara la conversación.

-------------------------------------------

Otro aquí chicas. Si les gusta voten y comenten, por favor. Gracias por las que han leído.

- Diana x

New Stepbrother.¡Lee esta historia GRATIS!