III

25 2 0




—Ya no puedo más... —musité entre sollozos.

Un chico a mi lado estaba llorando igual o incluso más que yo.

—Tienes que terminar, Nini.—me dijo uno de los que nos estaban "vigilando".

Esto de la "bienvenida a los polluelos" apestaba, no era más que una estúpida sesión de tortura para los ingresantes, como yo, que ahora mismo me encontraba soportando el ardor que me producía la cebolla picada colocada en los enormes lentes (de esos para bucear) que me habían obligado a ponerme, hace rato ya que había perdido de vista al chico de hoyuelos, a Nick y... A Zayn.

Tal vez no era el momento adecuado pero las lágrimas causadas por el "castigo" impuesto por los mayores, pronto, se mezclaron con las lágrimas que reprimí cuando vi a Zayn.

Mis sollozos se intensificaron cuando vi al susodicho acercándose.

—Ya, déjalo. —se dirigió hosco al otro muchacho, éste solo me dedicó una sonrisa ladeada antes de irse. —Quítate eso.—me dijo señalando con la cabeza en dirección a mis ojos.

Obedecí dudando de si debía o no darle las gracias, era obvio que sería lo correcto hacerlo pero honestamente no quería hablar con él, ni siquiera quería verlo.

Mi corto debate mental fue inútil pues antes de que pudiera decir algo él ya se había ido.

Lo primero que hice cuando finalmente pude regresar a mi habitación fue lanzarme a mi cama con total descuido, dejando de lado el hecho de que estaba manchado de pintura y otras sustancias desconocidas para mí pero que desprendían un hediondo olor, ya después llevaría las sabanas a la lavandería, por el momento solo quería dormir, dormir y olvidar que, inevitablemente, tendría que ver a Zayn casi a diario.

¿Por qué me ocurrían esas cosas a mí? ¿Si pedía un cambio de habitación me lo concederían? ¿Pero qué excusa daría? Ugh, era todo tan complicado...

—¿Estás bien?—no entendí a lo que se refería la grave voz de Zayn hasta que me encontré absolutamente envuelto entre las sábanas.

—Sí...—murmuré con nerviosismo mientras trataba de desenredarme.

—¿Necesitas ayuda? —antes que pudiera negarme, continuó: —¿Niall, verdad?

Sentí un escalofrío.

Era la primera vez que le escuchaba decir mi nombre y, muy a mi pesar, los latidos de mi corazón se aceleraron.

Tragué con fuerza antes de contestar: —Sí.

Mordí mi labio inferior tratando de concentrarme solamente en el desastre en el que me había convertido, sin embargo me fue un poco imposible porque pude sentir la mirada del moreno sobre mí.

—Tú... —empezó a decir y yo rogué mentalmente porque sucediera cualquier cosa que le haga olvidar que yo estaba ahí.

Y entonces pasó, cuando pude quitarme las sábanas de encima y mirarlo, su móvil sonó anunciando una llamada entrante.

Se excusó para atender la llamada y yo agradecí a todos los cielos que aquello ocurriera.

Me distraje ordenando mis cosas en el escritorio que tenía de mi lado para no escuchar su conversación pero no pude evitar hacerlo.

—¿Sí?—miré su tierna sonrisa por el rabillo del ojo— Tú deberías venir, Shawnie. —dijo riendo.

Abrí los ojos, impactado.

¿Shawnie era el Shawn que conozco? ¿Ellos realmente eran pareja?

Quería huir de ese lugar inmediatamente, regresar a Bradford con mis padres y Liam y seguir como lo estuve haciendo hasta ahora, sin Zayn Malik y Shawn Mendes, sí, así estaba bien.

—Claro que no...-siguió hablando, mis ojos no podían despegarse de él. —Sí...— puso los ojos en blanco— Yo también...

Mi ceño se frunció involuntariamente, ¿Qué había significado ese "yo también"? ¿Acaso era la respuesta a un "te extraño"? ¿Un "Te quiero? ¿O un "te amo"?

No quería dejar que mi mente divagara y tampoco es que fuera lógico que lo hiciera, después de todo yo ya sabia que había algo entre esos dos desde hace años, si ese Shawnie era Shawn Mendes no sería raro que hablaran de esa manera ¿Verdad? Yo no tendría que sentir la necesidad de gritarles sus verdades a aquellos dos, ni de querer pedirle explicaciones a Zayn, tampoco de sentirme tan molesto como para querer moler su rostro a golpes y acabar con esa estúpida sonrisita que cargaba.

Sin embargo ahí estaba yo, sintiendo demasiados celos para mi propio bien y eso que se supone que ya lo había "superado".

Suspiré un par de veces antes de tomar una polera para poder salir, era temprano, demasiado quizás, pero prefería que así fuera, necesitaba estar solo.

Caminé hacia la puerta sin ver a Zayn cuando este me tomó de la muñeca y, a pesar de que no fue un contacto directo de piel contra piel, sentí choques eléctricos recorriendo todo mi cuerpo.

—Tengo que cortar—dijo aun hablando con "Shawnie"—Ajaaaa...—dijo rodando los ojos, yo moví un poco la mano pero él ejerció más fuerza ¿Por qué lo hacía?— Okay, nos vemos Shawnie Mendes.—cortó la comunicación.

A estas alturas de mi vida podrían llamarme "llorón" y yo no me molestaría porque realmente me había convertido en uno; sorbí por la nariz y respiré pesadamente para evitar que las lágrimas cayeran; no quería seguir sufriendo por Zayn, no quería que me afectara su relación con Shawn, no cuando sería testigo de todas sus muestras de cariño a pesar de que, al parecer, no solían verse muy seguido.

—Estás bien?—me preguntó mientras su mano libre se encargaba de guardar su móvil en uno de los bolsillos de sus apretados jeans.

—Lo estoy. —respondí pretendiendo sonar firme.

Él arqueó una ceja y luego me regaló una sutil sonrisita que me produjo un hormigueo en el estómago.

—Si tú lo dices...—me soltó pero no agrandó la distancia entre los dos— Estaba pensando... ¿Te apetece desayunar conmigo?

Intenté negarme, juro que lo intenté pero no podía si me sonreía y miraba de esa forma, ¿Dónde estaba el Zayn frío y hostil de la secundaria?

Y, lo peor es que, aunque hubiera cambiado cambio mucho e incluso si cambiará aun más, seguía gustándome, seguía gustándome tanto como el día en que descubrí mis sentimientos por él, el mismo día en que le dije a Shawn que me gustaban los chicos, que me gustaba Zayn. Yo era un imbécil, un completo imbécil por seguir prendido de una persona que nunca me quiso y por extrañar a alguien que me traicionó.

—Sí...


Y me odié por eso.





-Yxxnmxnsgxrl-

Quedate~~~ZiallWhere stories live. Discover now