Capítulo I - Alexa Jones.

323 4 0
                                                  


-Muchas personas me preguntan. ¿Por qué atletismo? Con frecuencia. Lo único que puedo pensar cuando me preguntan es...

-¡Próxima carrera femenina de 100 metros planos en cinco minutos! ¡Corredoras, preparadas! –escuché a lo lejos, mientras me preparaba para salir a la pista. Qué nervios, podía sentir cómo se me ponía la piel de gallina, y mi corazón palpitaba.

Cuando salí a la pista, lo que podía escuchar eran muchas voces y aplausos. Había tanta gente... Ya me tocaba. Rápidamente me posicioné junto a otras cinco chicas más y mientras sonaba el disparo indicándonos que nos preparábamos en salir pensaba. Correr... Esa es mi respuesta, amo correr, porque así, sientes en ese momento que tu único objetivo es alcanzar la meta y tan solo esos minutos no te preocupa más nada a tu alrededor, ni siquiera los aplausos son tan increíbles como la sensación de correr.

No escuché nada por un momento, ni siquiera mi respiración, solo segundos de silencio, hasta que por fin escuché lo que necesitaba escuchar. Aplausos, silbidos, gritos.

-¡Como todos lo esperábamos amigos! ¡Primer lugar Alexa Jones! –de un momento a otro todos mis amigos, mis entrenadores, mi papá estaban encima de mí casi asfixiándome, y es que era increíble. ¡Había ganado el primer lugar!

No podía creerlo, no podía creerlo. ¡Yo había ganado el primer lugar! Estaba tan feliz que incluso estaba corriendo otros 100 metros en la pista mientras seguía escuchando los aplausos, los gritos los silbidos. Ésta era la mejor parte de correr, que por fin entendías que todo el esfuerzo había valido la pena, tan solo para ese pequeño momento guardado en tu corazón.

-¡El equipo de atletismo es el mejor! ¡Sí! ¿Quién? ¡El equipo de atletismo! ¿Quién corre más? ¿Quién? ¡El equipo de atletismo! –todos cantábamos en unísono en el autobús de vuelta a la universidad, era el himno del equipo de atletismo, éramos el mejor. Amaba esto con mis compañeros, cantar alegres de regreso a la universidad tras una victoria más.

-Oye Alexa, ¿qué no estás feliz? ¡Ganaste el primer lugar mujer! –me empujaba Lilly mientras me hacía caras, y no era que no estaba feliz, solo estaba cansada, había sido un día largo para todos, pero ella siempre es tan entusiasta.

-Déjala Lilly, ¿no ves que está cansada? –Andre estaba recostada contra la ventana con su capucha de atletismo puesta. Mis dos mejores amigas, una tan opuesta a la otra, pero increíbles sin lugar a duda.

Luego de un rato ya habíamos llegado a la universidad. Todos nos apresuramos en bajar, y como siempre mis compañeros seguían tan efusivos que salieron corriendo al departamento de atletismo, yo me les uní, no era que quedaba tan lejos. Al entrar al departamento, todos nos sentamos en silencio mientras que el profesor y la entrenadora se ponían delante de nosotros serios, y en cuestión de segundos, el profesor, la entrenadora y todos nosotros, dimos un gran grito de victoria.

-¿Quiénes son los mejores de atletismo?

-¡Nosotros! ¡Sí!

-Un... Dos... Tres... ¡¿Quiénes?!

-¡Nosotros somos los mejores!

Cómo amaba esto, siempre sucedía, era como una costumbre ya, al llegar de una gran victoria todos festejábamos y gritábamos juntos para luego ir a celebrarlo.

-Te felicito Alexa, sé que trabajaste mucho y te esforzaste para conseguir esto. Para conseguirle al equipo de atletismo una medalla más. ¡Tres hurras para Alex! –mi querido y fiel profesor, estaba de tan pequeña con él, que al ofrecerme entrar a la universidad deportiva, no lo pensé dos veces.

Él en mi cuerpo y yo en el suyo.Where stories live. Discover now