Capítulo 9.

3.2K 197 7

Sentía que no podía respirar.

Era la primera vez en mi vida que me probaba un corsé y tenía la impresión de que esa sería la última.

 No sé ni cómo había podido entrar siquiera en el vestido que, en ese momento, tres chicas intentaban apretar con todas sus fuerzas, pero con su poca fuerza no acababan de asfixiarme tanto como querían. Y llevaban unos diez minutos así.

Hacía tres semanas que los ensayos habían empezado y hoy era la primera vez que todo el mundo se vestía con los trajes que llevaríamos en la representación. Fueron unas dulces semanas, antes de ser asesinada por un corsé.

-         Mierda. Llamad a alguien para que ayude un poco –dijo la chica que tenía justo a la espalda-.

Juro que quería ponerles el vestido a ellas y apretar hasta que les salieran los órganos por la garganta. ¿Psicópata? No si tienes un corsé puesto.

Los ensayos habían ido a la perfección hasta ese momento. Con Louis y yo practicando las mismas frases una y otra vez hasta saber todo el guion de memoria. Después de pasar tantas horas juntos no me extrañaba que su presencia no fuera tan extraña. Teníamos ensayo la mayoría de los días, así que, hacía la práctica de las animadoras y, con Louis, iba a ensayar con los demás. Creo que era un chasco que los dos protagonistas estuvieran ocupados durante la mitad del ensayo. Hasta Louis le había pedido a Jake irse antes de su práctica. Él le dijo que tuviera las manos alejadas de mí.

Muy normal todo.

Cuando las esperanzas de que mi orgullo se mantuviera intacto estaban estabilizadas, Louis y las chicas que había salido antes a buscar a alguien entraron en el pequeño vestuario donde estábamos. No podía estar más ridícula: con un corsé y sin la mayor parte del vestido.

-         Es lo único que he podido encontrar –dijo alterada una de ellas. Louis parecía un tomate-.

-         Bien, Louis cógele la cintura firmemente para que nosotras apretemos –pidió la chica a mi espalda, yo casi me derrito ante eso-.

No era la primera vez que un chico estaba en esa posición conmigo, pero con Louis se sentía diferente. Sentía como si me faltara el oxígeno. Sentía como si estuviera temblando. Sentía que me privaban de fuerza.

¿Por qué parecía que mi corazón se fuera a salir de mi pecho?

¿No había pasado ya mi delirio con Louis?

Respira, respira, él puede notar si respiras. Pensé.

Miré a Louis, el cual tenía su cabeza a unos treinta centímetros de la mía. Su miraba se encontraba en mi cintura y sus manos estaban rígidas entorno a ella. ¿Estaría incómodo en esa posición? Con el último empujón que dieron para acabar su trabajo no pude evitar acercarme más a Louis, por la inercia, creo. Tampoco pude evitar querer alejarme de su espacio personal. Por eso tuve que poner mis manos en sus hombros, dándole una señal no muy clara de mis intenciones, empojando su cuerpo levemente lejos de mí.

¿Por qué tendría que alejarlo por instinto? ¿Por qué tendría que alargar la eterna espera que mi corazón sufría? Incluso mi corazón sabía que tendría, en algún momento, sobrepasar esas barreras imaginarias. Aunque gracias al beso en mitad de la obra, esa línea se sobrepasaría aún más rápido de lo que yo quería.

¿Por qué tenía la necesidad de alejarlo de mí? Esa era la pregunta que tenía en mi mente siempre.

Sentía fría y calor en mi cuerpo (colar solo en las partes contacto con Louis), pero el estar a principios de Diciembre en esa situación, no ayudaba mucho a que no me congelara. Lo que no sabía aún era si mi cara seguía teniendo su color original o no.

Blue, Deep and Yours |Louis Tomlinson|¡Lee esta historia GRATIS!