Capitulo 8: Erase una vez

7 2 0

Caminando entre las tumbas de aquellos demonios que tuvieron un rango menor,un escalofrío recorría el cuerpo de Rose,si un cementerio humano podía resultar aterrador,un cementerio de demonios era algo escalofriante y miles de preguntas empezaban a rondar con cada paso que daba al alejarse de ese lugar.

(...)

El agua caliente recorría todo su cuerpo como un intento desesperado de calmar todas las emociones y al mismo de callar todos sus pensamientos.
Existía una leyenda popular que decía que todo en el infierno se hacía más intenso,amabas con más intensidad,la tristeza se convertía en sufrimiento y la felicidad en adrenalina.

Rose tenía un poco de todo y si la leyenda era cierta la pobre chica se volvería loca en poco tiempo o al menos eso creía ella.

Después de al menos 40 minutos en la ducha Rose decidió que ya era momento de salir,tomo una bata y salió del baño con la mirada en el piso,al levantarla se encontró con Lucifer sentado en el regazo de su cama,con la misma sonrisa que tenía cada vez que se tenían frente a frente y rompiendo con el silencio Rose exclamó:

-Tenemos que hablar-

Ni siquiera para el diablo esas palabras eran agradables e incluso a el le provocaban un pequeño escalofrío,Rose solía hacer muchas preguntas y no responderlas podría ponerla en su contra,por lo que muy sabiamente Satanàs se decidió por asentir con la cabeza y darle vía libre de contarle todo lo que fuera necesario.

-¿Que pasa con los demonios muertos? ¿A donde van sus almas?- Preguntó Rose.

-Los demonios no tienen alma,somos espíritus con forma física,esta última como la de un humano,eso es lo que nos diferencia de ellos,los humanos tienen alma y los demonios no.-

-¿Pero entonces que pasa cuando mueren?-

-Para seguir con el equilibrio del universo,sus espíritus desaparecen por completo,se esfuman y quedan en la nada no hay cielo,no hay infierno,no hay recompensa,simplemente no hay nada para ellos.-

-¿Y los Angeles caídos?-

-Al ser los demonios originales,es casi imposible matar a un ángel caído y solo morirá con un arma forzada por otro angel caído,así que ya sabes cariño solo podría matarte alguien cercano,no confíes en nadie,una puñalada de otro angel caído y quedaras en la nada para siempre y ni siquiera yo podría sacarte de ahí.- Esputo Lucifer seriamente acercándose poco a poco a Rose.

Con una tímida sonrisa Rose refutó:
-Tranquilo Luci,no soy un ángel caído,un arma de la guardia me mataría fácilmente.-

-En eso te equivocas,si que eres un ángel caído,eres mi hija y eso te convierte en una,eres como un tipo de leyenda.- Respondió Lucifer.

Intentando cambiar de tema,Rose por fin le preguntaría sobre la muerte de Zac,algo que no la dejaba dormir por las noches.

-¿De que murió Zac?- Exclamo Rose con una tímida voz evitando que Lucifer cruzara la puerta.

-Fue un tipo de reacción a la teva,nunca la había probado y era un demonio en reposo,había dormido tanto sus poderes que la reacción de su cuerpo a la teva fue casi humana.-
Respondió Lucifer cruzando la puerta para evitar cualquier futura pregunta.

Las palabras de Lucifer tenían sentido pero para Rose eran difíciles de creer,no sabía si era el hecho de no dejar ir a su amigo o que Lucifer era demasiado astuto como para que uno de sus "demonios de alto rango" se muriera así sin más "por culpa de un trago",Rose pensaba en hacer otra vez el papel de detective pero Lucifer siempre iba un paso adelante de ella,la indiferencia en estos casos podría ser su mejor arma pensó por unos momentos.

House of Demons ¡Lee esta historia GRATIS!