22. El Comienzo

369 64 36

La presentación donde Gerard sería el principal sería esa tarde. Era día sábado y tendrían el siguiente partido con otro instituto.
Gerard quería lucirse esta vez más que la anterior, definitivamente quería ser el mejor por completo.

Dallon había pasado por él para llevarlo al partido, sus padres no podían ir por asuntos del trabajo así que él se había ofrecido a ir por él y regresarlo a su casa.
Frank también le había ofrecido hacerlo pero no podía decirle que no a Dallon.

Y ahí estaban unas horas después, todos esperaban la presentación de las porristas y aunque al principio el pelirrojo estaba decidido a impresionar, estaba muy nervioso en los vestidores.
Dallon le esperaba afuera de estos ya que él se vistió en el de chicos y decidió ser el último en hacerlo.

—¿Dallon...? —medio se asomó a la puerta para hablarle logrando captar la atención de este.
—Gee ¿qué pasa? Faltan cinco minutos para que salgas. ¿Estás bien?
—¿Has visto a Frank?
—Aún no llega y eso me preocupa porque es imposible que se pierda el juego, no nos irá bien sin él. Pero ¿tú estás bien?
—Tengo miedo, no sé si quiero hacerlo. Estoy muy nervioso, mira cuantas personas son. La última vez no estaba nervioso porque casi no me notaba pero, ahora soy principal y tengo miedo. No quiero equivocarme y no quiero saber que pensarán de mí.
—Gee, escúchame —Dallon suspiró acercándose a él—. Lo harás increíble te lo aseguro y lo que los demás digan no debe importarte. Solo concéntrate en brillar allá afuera y demuestra lo que puedes hacer.
—Gracias... —el pelirrojo le dio un abrazo al mas alto el cual correspondió con una sonrisa.

Gerard volvió dentro para terminar de prepararse y seguido de eso Frank llegó corriendo con su mochila en el hombro con el uniforme.

Gerard salió de vestirse y se asustó cuando vio a alguien dentro. Hasta que notó que era Frank, quien no traía camisa puesta y estaba de espaldas. El avellana se percató de la presencia de alguien unos segundos después y se giró pensando que era alguno de los chicos.

—Frank...—mencionó Gerard y apartó la vista del torso de Frank notablemente sonrojado y el avellana sonrió apenado también.
—Gee, pensé que no había nadie. Acabo de llegar y pensé que todos ya estarían afuera.
—Si es que realmente me atrasé un poco vistiéndome. Pero, ya voy a salir la presentación va a comenzar..
—Claro, lo harás increíble. —El avellana se colocó la camisa y se acercó a él—. Vamos princesa. —El de ojos verdes sonrió recibiendo un beso en la frente por parte de Frank y después tomó su mano para ambos salir.

El corazón de Gerard estaba agitado al máximo sentía los ojos de todos sobre él, pero lo reconfortante fue ver la sonrisa de Mariam, Patrick, Hayley, Frank y Dallon totalmente apoyándole. Cuando la música comenzó todo se despareció para él, se concentró en la rutina y hacerlo perfecto. Las vueltas, los saltos, todo lo hizo con total alegría y entusiasmo, la sonrisa de su rostro jamás desapareció. Logrando dar una gran presentación y definitivamente se había lúcido estaba seguro, podía verlo en la sonrisa de Mariam aplaudiendo también.

Después de eso vino el partido para los chicos, Patrick no jugaría esa noche por lo tanto era desventaja para ellos.
Aún así durante el juego no se cansó de animar, sobretodo a Frank y Dallon. Estos últimos estaban dando todo para poder ganar aunque el equipo contrario era realmente bueno.
Pero el final del juego, el equipo contrario terminó ganándoles, se podía ver que estaban algo decepcionados por haber perdido pero aún así después de todo celebrarían porque era sábado y ¿Por qué no?

Gerard se movió de su lugar y corrió al medio de la cancha donde estaban todos para poder felicitar a Frank y Dallin sin importar que no ganaran, el castaño y el de ojos azules habían dado todo de si.

Al primero que encontró fue a Dallon asi que con un abrazo lo felicitó por haber jugado tan bien y este por su parte también le felicitó por la presentación.
Luego fue con Frank y prácticamente se arrojó a los brazos de este para animarlo y decirle que había jugado muy bien.

La fiesta no sería en casa de Jared, sería en casa de otro chico de nombre Billy el cual había quedó bastante impresionado con Gerard y él mismo le había invitado a ir. Gerard aceptó sin pensarlo realmente mucho, además Dallon también iría así que estaba bien.

—Gee, ¿quieres que te lleve a casa?
—Oh lo siento Frankie, iré a la fiesta. ¿Tú no vienes?
—No, no quiero ir a otra fiesta por ahora. Y realmente no pensé que irías, no creo que debas.
—Irá Dallon, además es la primera vez que me invitan a ir a una fiesta no puedo decir que no. Tal vez deberías venir conmigo.
—Gee, no creo que te guste ese ambiente.
—Frank, iré lo siento. Dallon va a cuidarme y estaré bien. Si tanto te preocupas ven conmigo.
—Está bien. Si quieres ir está bien, solo ten cuidado. —Gerard asintió y después de darle un corto beso en los labios se fue a buscar a Dallon.

Decidió ir a los vestidores a buscarlo pero lo único que encontró fue a Nina.

—¿Irás a la fiesta de Billy ballena?
—Sí iré. ¿Y tú irás? Oh espera, no te invitó —sonrió y vio como Dallon le llamaba a lo lejos desde el campo así que se fue con él.

Esa noche Gerard volvió a beber como la primera vez con Frank, pero realmente todos le hablaban y quería disfrutar un poco, a pesar de que Dallon intentó evitar que bebiera no pudo controlarle.
Frank le llamó un par de veces pero como no obtuvo respuesta decidió llamarle a Dallon el cual entre el ruido de la música apenas contestó.

—Hola Dallon, siento molestar pero Gerard no me responde el celular.
—Lo siento él lo perdí de vista, pero lo llevaré a casa ahora. Creo que bebió demás, no sé si ya lo había hecho antes pero no está muy bien.
—Voy por allá Dallon.
—No, no ¿sabes? Mejor ve a su casa, yo lo llevaré, creo que necesitará que alguien se quede con él.
—Bien, pero sácalo de allí ahora.
—Si, nos vemos.
—Oh y Dallon, cuida tus zapatos. —Dallon se quedó sin contestar aunque verdaderamente el avellana ya había colgado.

Dallon caminó entre las personas para buscar a Gerard hasta que lo vio sentado en un sofá con un chico desconocido, el pelirrojo reía aunque a pesar de eso parecía bastante inocente de la situación.
Dallon llegó hasta ellos y le tomó del brazo con sutileza para después llevarlo con él aunque recibiendo quejas del mismo.

—Dallon...déjame...—el pelirrojo intentó zafarse.
—No, Gerard te llevaré a casa y no voy a discutir contigo así que camina.
—Uhh, te ves mas guapo así —soltó una risita ahora balanceándose un poco del brazo de este.
—Solo camina Gee —le sostuvo por la cintura cuando este casi se cae.
—Sooy mejor que Nina...y por eso te gusto yo y no ella. Porque soy más bonitoo..¿verdad...?
—Sí, eres más bonito. Pero Frank está esperándonos vamos. —Le abrió la puerta del auto y le ayudó a entrar una vez estuvieron frente a este.
—Gee, ¿estás bien? —preguntó una vez estuvo él también dentro del auto—. ¿Gee? —volteó a ver y suspiró viendo como el pelirrojo estaba casi dormido en el asiento—. Okay, dulces sueños —negó mientras rodaba los ojos y medio sonreía para después encender el auto y conducir.


Siento haber tardado pero no tengo muchas ideas y si muchas tareas, pero intentaré escribir el fin de semana :)

Cheerleader (Frerard) ¡Lee esta historia GRATIS!