Capítulo 6

142 21 1



LA MUJER MÁS LINDA DEL MUNDO

Fanfic por Yukino

Viktor x Yuuri

Capítulo 6.


"Déjame afuera con la basura, esto no es lo que hago..."(*)




La semana que había comenzado como una cualquiera, sorprendió a Yuuri cuando al abrir su casillero una moneda dorada cayó al piso. Miró por doquier y no sabía de qué podía tratarse, la recogió y se dio cuenta que era una moneda de chocolate. Empezó de nuevo a ver a todos lados del salón de profesores y vio a Viktor, con la cabeza abajo leyendo unas hojas, pero con el brazo libre apoyado en el escritorio, y entre sus dedos una moneda igual. Era la sutil manera de indicarle que era un regalo suyo. Más de lo que pudiera esperar jamás en la vida. Y sonrió. La miró en la palma de su mano, como si se tratara de un tesoro real, pero también tuvo que ver cómo le era arrebatada con brusquedad.

—Perfecto, me encantan estos chocolates —Dijo Otabek muy feliz, destapándolo sin la menor delicadeza y comiéndoselo de un tirón — ¿Tienes más? —Yuuri que a penas si podía procesar todo aquello, tenía la boca abierta y miraba a Otabek con ganas de matarlo.

— ¡Era un regalo imbécil! —Dijo intentando bajar la voz, pero muy molesto —Al menos dame el papel, voy a guardarlo de recuerdo —Otabek riendo le devolvió el papel metalizado hecho ya bolita. Yuuri empezó con esmero a desarrugarlo.

— ¿Un regalo? Tienes una admiradora... o quizás admirador. ¿Podría tratarse de Nikiforov? —Y Beka se echó a reír como una foca. Yuuri le miraba con fastidio, lo poco que pudo desarrugar lo guardó con mucho cuidado en su billetera. Viró a ver y Viktor ya no estaba, esperaba que no hubiera sido testigo de nada de lo que pasó.

Beka que claro ignoraba todo aquello, quedó de pasar esa noche al departamento de Yuuri para ver unas películas y atiborrarse de cerveza y palomitas. Era su inusual plan de los lunes, ya que los martes ambos entraban hasta después del medio día a dar clases. Yuuri le dijo que lo esperaba con gusto, pero hasta después de las nueve de la noche. Beka torció un poco el gesto.

—Hoy es el día de la otra cita ¿verdad? —Yuuri respondió positivamente con la cabeza, algo apenado. Beka le dio un golpecito en la espalda y le dijo que se verían esa noche. Salió de ahí a la primera clase del día. Yuuri aún tendría que esperar una hora más para iniciar su jornada. Se sentó tranquilo en su puesto a revisar sus apuntes, y fue cuando su celular empezó a vibrar escandaloso, eran mensajes de Whatsapp en los cuales le hacían el reclamo del porqué demonios había permitido que otro se comiera el chocolate. Yuuri buscó al autor pero no estaba, al menos a los alrededores. Otro mensaje más que en cuanto pudiera fuera al baño de los hombres del primer piso de la torre dos, que por ahora sólo estaba habilitado para maestros. Yuuri rápidamente organizó los papeles sobre su escritorio y salió corriendo al dichoso baño. Los pasillos estaban casi desiertos, la gran mayoría estaba en la clase de su primera hora.

Corriendo por las escaleras llegó al sitio pero al parecer no había nadie. De repente sintió un jalonazo de su brazo derecho que lo precipitó luego a una pared donde fue acorralado por un cuerpo más alto que él y que olía a gloria. No pudo decir una palabra por que fue callado con unos labios suaves y calientes que le empezaron a devorar con ansias y a apoderarse de todos sus deseos. Levantó los brazos y rodeó el cuello del invasor que lo estrechó hacia sí por la cintura. Había sido al parecer un fin de semana muy largo sin él. Por fin lentamente se separó el más alto y en su cara estaba la expresión de reclamo.

La mujer más linda del mundo.¡Lee esta historia GRATIS!