Capítulo 60

695 39 3

Lauren POV

Mis padres se tranquilizaron un poco y nos sentamos todos en los sofás del salón. Ellos estaban esperando la explicación para todo esto. Taylor se mantenía tranquila y serena. Mientras yo estaba intentando lo mismo, pero en realidad estaba muy nerviosa. Debía salir todo bien o iba a tener problemas.

— Lauren, tu madre y yo no entendemos nada. Explicamos que ha pasado y porque dices que no debo llamar a la policía —dijo mi padre con el ceño fruncido.

— Bueno, como ya os he dicho ella es Taylor. Nos conocemos de hace un tiempo, pero no os comenté nada sobre ella —empecé —. Digamos que, Taylor y yo somos amigas, no sé si me entendéis.

— Ya, supongo que creo que sabemos a que te refieres —dijo mi madre levantando las cejas con una sonrisa, y mi padre parecía que le apetecía reírse.

Taylor se rió a mi lado y yo la miré con una sonrisa fingida.

— Nos estamos conociendo. No es nada oficial y eso, señores Jauregui —explicó Swift con una sonrisa.

— Lo entendemos —dijo mi padre asintiendo —. Pero, hay algo que no me encaja. Pensaba que estabas saliendo con Camila.

— ¿Acaso tu y Camila habéis terminado? —preguntó mi madre otra vez confusa.

— Camila y yo hemos tenido algunos problemas. Así que decidimos darnos un tiempo. Como no sabía que iba a pasar entre nosotras al final, entonces pensé que lo lógico era no deciros nada hasta que no lo supiera —mentí, y creo que he sonado creíble porque mi padres asistieron. No iban a decir mucho al respecto, seguramente por respeto a Taylor.

— Está bien. Síguenos explicando el resto —pidió mi madre.

— Taylor y yo llevábamos un tiempo queriendo pasar tiempo a solas, y se nos ocurrió ir a algún lugar de vacaciones. Solo lo habíamos hablado, no teníamos nada planeado. Esa noche había quedado con Camila porque a pesar de todo somos amigas. Por el camino como ya sabréis se me pinchó una rueda y paré en una calle. Iba a llamaros, pero antes de eso le conté por un mensaje a Taylor lo que me había pasado, y ella me preguntó donde estaba. Entonces vino a por mi y en ese momento decidimos irnos sin pensar en nada más —dije recostándome en el sofá para estar más cómoda y relajada.

— Sabemos que no fue lo correcto. Debimos avisar. No queríamos que nadie se preocupase, pero lo planeamos en ese momento y creo que nos pudo la emoción —se disculpó Taylor pareciendo arrepentida.

— Pero es que podríais haber llamado o algo. No ha estado bien eso, chicas. Hemos estado una semana sin saber nada. Estábamos más que preocupados —dije mi madre empezando a regañarnos, aunque su mirada iba dirida a mi.

— Lauren, había sangre al lado del coche. Además, de que tu móvil estaba ahí tirado —dijo mi padre con el ceño fruncido de nuevo.

— Lo sé. Me dí un golpe en la cabeza con la puerta cuando salí del coche. No fue grave, solo sangré un poco —dije tocándome en la zona de la cabeza donde en realidad me había dado uno de los hombres contratados por Miller —. El móvil al parecer se me cayó, y de eso no me di cuenta hasta que ya nos habíamos ido.

— ¿Cómo te diste exactamente con la puerta? —preguntó mi madre sin entenderlo.

Me puse a explicar, incluso hasta con mímica, como me di. Les dije que bajé del coche y que cerré la puerta sin darme la vuelta. Es decir, al bajarme del coche, solo empujé la puerta con mi brazo derecho para cerrarla sin girarme. Y lo que pasó fue que no calculé que estaba muy cerca de la puerta y la esquina de esta me dio en la parte posteriir de la cabeza. Justo ese día estaba utilizando mi Range Rover, y su altura supera la mía, así que podría ser más entendible la explicación porque con otro de mis coches eso sería muy difícil.

— Mira que darte así, Lauren. No pude evitar reírme cuando vi como se dio —dijo riéndose Taylor, haciendo parecer creíble lo que dije.

— En vez de ir a ayudarme, te burlabas de mi. Me encanta como te preocupas por mi —dije con sarcasmo para después reírme también.

— Pensábamos que te había pasado algo. La policía lleva toda la semana investigando. No sabes cómo hemos estado todos, Lauren. Y deberías saber que en la situación en la que estamos ahora mismo, siempre debemos estar comunicados —dijo mi padre un poco molesto.

— Lo siento. Sé que no estuvo bien. Cometí un error, pero es que estábamos muy emocionadas. Queríamos irnos sin pensar en nadie más. Como si estuviéramos en una película —dije mirando por último con una sonrisa a Taylor.

— Supongo que a esas edades a veces se hacen esas cosas —dijo mi madre más relajada, y mi padre asintió a lo que ella dijo. Parecía que se habían creído todo.

— ¿Dónde fuisteis? —preguntó mi padre con curiosidad.

— Alquilamos una casa en la playa en otra ciudad —dije volviendo a dedicarle una sonrisa a Taylor.

— Ellas estaban de vacaciones y nosotros aquí —dijo mi padre haciendo que todos nos riéramos.

— Lo pasamos muy bien juntas. Fue divertido —dijo Taylor con una gran sonrisa.

Mis padres parecían habérselo creído todo. Habíamos cambiado de tema. Estaban interesados por saber más de Taylor. Ella les contó que estaba en otra Universidad y que nos conocimos un día en un Starbucks porque ella trabaja ahí algunos días de la semana por las tardes.

Poco después llegaron mis hermanos porque mis padres los llamaron para que vinieran con urgencia. Me abrazaron de golpe. Los había echado tanto de menos, pero debía mantenerme fuerte y seguir disimulando. Tuve que contarles todo de nuevo a ellos, pero lo hice de una forma más breve.

Les pedí a mis padres que no llamarán a nadie más. Que lo mejor era esperar hasta mañana porque estaba cansada y no quería estar respondiendo a tantas preguntas. Ellos accedieron sin problema. Estaban felices, y podía ver que estaban aguantando las ganas de llorar al igual que yo, porque después de una semana sin saber nada estábamos juntos. Pero lo que más me dolía era mentirles, a pesar de que lo hiciera por el bien de todos.

Taylor se quedó a cenar con nosotros. Durante la cena contábamos las cosas que habíamos hecho durante esa semana, aunque ninguna era cierta. Habíamos planeado muy bien lo que diríamos para cada pregunta que nos hicieran. Intentábamos que cada mentira estuviera bien fundamentada y que no hubiera errores.

Mañana sería más complicado porque tendría que hablar con la policía y también con mis amigas. Sobre todo con Camila.

Loving You Despite The Obstacles | CAMREN¡Lee esta historia GRATIS!