Capítulo V: Trabajo Húmedo (Parte II)

850 78 67

Cr. de la imagen a quien corresponda

A D V E R T E N C I A

Este capítulo contiene escenas explícitas de violencia.

Marcaré con un ** al inicio y al final de la escena para aquellas personas que sean sensibles.

Sin más, que empiece la lectura...

~*~*~*~

Sólo cuando el carro se detuvo frente a un edificio, recordó por qué estaban ahí. Después de haberse distraído con la ligera charla (que en realidad se había vuelto pesada) todos los pensamientos sobre Nam y la muerte casi se habían alejado de su mente, pero ahora... ahora lo tenía presente. Así que TaeHyung abrió la puerta para salir, las suelas de sus zapatos cayeron sobre concreto arenoso.

El área era un tramo de terreno abandonado y lo que parecían almacenes. La mayoría de los edificios eran bloques de hormigón de baja resistencia con postigos y ventanas. Los que sí tenían ventanas estaban ocultas detrás de las mallas metálicas. No sabían dónde estaban porque nunca había puesto un pie en la zona, pero podía oler el agua salada. Estaba seguro de poder escuchar el zumbido de cualquiera de los barcos o camiones distantes. JungKook cerró su propia puerta y rodeó la parte delantera del auto para acercarse a él. TaeHyung lo tomó como una señal para seguirlo y pasó varios edificios antes de detenerse frente a uno.

—TaeHyung —llamó JungKook en voz baja mientras se agachaba para agarrar la cortina metálica. Sus guantes se frotaron contra el acero con un crujido—. Vas a ver algo adentro que te puede asustar, pero un verdadero hombre de Haedogje Pa no deja que el miedo lo domine. —TaeHyung asintió y respiró profundamente para tratar de endurecerse a sí mismo. Incluso levantó sus hombros para parecer más duro—. Una vez adentro, seguirás mis órdenes. Escuché que tienes un pequeño problema con seguirlas. —Tae se mordió el labio inferior al pensar en el incidente con Nam—. Te voy a enseñar, así que debes seguir mis órdenes.

—Está bien, está bien, Amo Jeon, lo entiendo.

—...Bien. —JungKook subió la cortina mientras se ponía de pie. Con su mano libre le hizo un gesto para que entrara primero y así lo hizo.

Al principio, TaeHyung se dio cuenta de la oscuridad en la habitación, oscuridad absoluta que lo hacía sentirse desorientado y un poco asustado. El joven heredero soltó la cortina por lo que golpeó el piso con un sonido metálico ensordecedor, haciéndolo saltar. Tuvo que morderse la lengua para evitar que un chillido escapara de su boca.

—Enciende las luces, veamos al cabrón.

Hubo un sonido fuerte como un golpe y luego un silbido siseante cuando un botón de luz fue golpeado por alguien. Una serie de luces blancas cayeron sobre sus cabezas como rayos de luz y de repente pudo ver la habitación a la perfección. Paredes de concreto y pisos, techo alto. Había un extraño aroma en el aire, oxidado y bastante asqueroso, y los ojos de TaeHyung se posaron en las cadenas de metal colgando a sólo unos metros de distancia. Había masivos ganchos curvos en el extremo del tamaño de su mano, relucientes y malvados ganchos para un solo fin: colgar cadáveres. Estaban en un matadero, eso explicaba el olor. TaeHyung sintió que la mano de JungKook se enganchaba en su brazo para alejarlo de las cadenas y en su lugar lo guiaba en dirección a un grupo.

**

—¿Está despierto? —preguntó JungKook.

—Algo así —respondió otro hombre. TaeHyung vio a dos hombres enormes, se notaba que eran gemelos porque ambos tenían la misma cara plana. Uno tenía el cabello más oscuro y el otro rubio cobrizo y en la parte rasurada de color negro—. Lo hará pronto, jefe.

House of Cards - BTS [TRADUCCIÓN]¡Lee esta historia GRATIS!