-ella lo quiere a Sam, no le va hacer daño.

-¡¡ME IMPORTA UNA MIERDA, ASI SEA EL PAPA, EL QUE ME ROBO A MI HIJO, LO QUIERO DE VUELTA CONMIGO!!-  me aleje de Rebecca antes de que la ira se apoderara de mi cuerpo e hiciera algo de lo que me podría arrepentir.

-Rebecca necesitamos que nos digas todo lo que sabes de tu hermana, ¿donde puede estar, si alguien la está ayudando?, y necesitaremos una foto, la policía va querer una- doy gracias a dios porque Payton está a mi lado  en un momento así.

-tengo una en mi cartera, por suerte no ha cambiado su aspecto.

-volvamos adentro, la policía no debe tardar en llegar.

Siento mi cuerpo moverse y sé que se debe a que Payton me está guiando, mi mente se encuentra apagada, todavía procesando lo que acaba de pasar.

-¿Dónde está Zoe?

-está en la parte de adelante, cerré toda la tienda y le pedí que se quedara cuidando a Milo.

-Gracias, Payton

Ella se posiciono delante de mi y tomo con ambos manos mi rostro limpiando las lagrimas se estaban volviendo a formar –lo vamos a recuperar así tengamos que levantar cada piedra de este maldito planeta, lo vamos a encontrar.

                                                                    

Gary pasó a buscar a Zoe, Matt se encontraba a mi lado sentado mirando con odio  a Rebecca mientras ella era interrogada por los oficiales de policía.

-Sr Box, ¿le resulta conocida la mujer?- el oficial se había acercado a mí con la foto de Ruth en la mano. Su rostro me resultaba algo familiar pero no lograba descifrar de donde. Se trataba de una mujer de unos 26, 27 años cabellos rojos, ojos azules y la tez blanca, bastante. No se parecía en nada a Rebecca.

-me resulta familiar pero no logro recordar de donde.

-¿puede que haya salido con ella?

-no lo creo, debe ser de otro lado.

-creo que si has salido con ella, bueno salir no es la palabra, revolcado suena mejor- dijo Rebecca.

-si sabes algo será mejor que hables ahora- dijo que Matt con una voz cargada de ira. Es bueno saber que mi amigo esta de mi lado.

-Matt… yo…- antes decir algo mas, Matt le corrió la mirada y se volvió a dirigir a mi- una vez escuche a mi hermana decir que había tenido una noche maravillosa con alguien, y que quería volver a repetir. La noche siguiente volvió enojada porque sus planes no habían salido como quería ya que el se había fijado en otra camarera del lugar llamada Mel

-¡mierda! Ahora la recuerdo.

-¿Qué, quien es?-  pregunto mi amigo.

-en las vacaciones en las que conocí a Mel, la madre de Sam, tuve un gran desfile de mujeres por mi cama, no me siento orgulloso de eso. Solo cuando mis ojos se posaron en Mel deje de buscar mujeres. Ruth fue una de ellas.

-pero no recuerdo haberle hecho nada, no  entiendo porque se quiere vengar de mi.

Mi celular comenzó a sonar, en la pantalla apareció un número desconocido, le indique al oficial y me pidió que lo pusiera en alta voz.

-hola.

-pero que gusto volver a oírte.

-¡MALDITA, DEVUELVEME A SAM!!

-esa no es la forma de hablar con una dama.

-¡¡ESTAS LOCA!!

-¡NO! Y si quieres volver a ver a tu hijo no lo repitas.

golpeando fuerte¡Lee esta historia GRATIS!