Capítulo 13: I will fight for you

759 70 4

***Wendy***

Ibamos en silencio de camino a casa, el día anterior había sido simplemente estupendo.

En la mañana habíamos salido a desayunar a su antigua casita del árbol.

Habíamos platicado un poco sobre como era todo antes de conocernos.

Después me sentí un poco más en confianza y el regreso a casa había sido mucho mejor.

Salimos a la playa y tuve un pequeño accidente.

Aunque lo que no podía salir de mi cabeza era la noche anterior.

Dormimos juntos y después nos levantamos y estábamos donde estábamos ahora.

Creo que no estuvo bien que le pudiera dormir conmigo, pero fue una de las mejores noches de mi vida y no me arrepiento de nada.

Sin darme cuenta ya estamos afuera de mi departamento.

Bajamos en silencio y él me ayudó con mis maletas.

Caminamos lentamente, ninguno de los dos se quería despedir.

Pensé en invitarle a pasar, pero ahí estaba él.

No me cae mal, es muy lindo y simpático, aunque a Alex no parece agradarle.

Se levantó con una sonrisa coqueta en su rostro se acercó a nosotros.

-Hola Wendy. Hola Alex.

Dijo cariñosamente y me dio un abrazo.

-¿Qué haces aquí?

Dijo Alex un poco molesto, obviamente no le agrada para nada.

-Vine a ver a Wendy. Ayer no estaba pero supuse que hoy si.

Dijo sonriendome.

-¿Para qué querías verla?

Contestó más enojado aún.

-Quería invitarla a salir.

Dijo victorioso.

La cara de Alex estaba roja y sus puños estaban blancos de la presión que estaba haciendo en ellos.

En cambio yo, estaba roja, pero de la vergüenza, tenía mucho que alguien no me invitaba a una cita, ya que lo que fue con Alex solo era algo de amigos... Obviamente.

Sonreí un poco y Alan me devolvió la sonrisa.

Alex estaba más enojado que nada.

Él es una persona muy tranquila, pero Alan conseguía sacarlo de sus casillas.

Caminé un poco más tratando de acercarme a Alan para decirle que saldría con pero solo como amigos, ya que estaba completamente enamorada de Alex.

Pero Alex tomó rápidamente mi muñeca y me apretó tan duro que no pude moverme más.

-¡Ella no saldrá contigo!

Al decir eso le lanzó un golpe directo a la cara de Alan.

Él reaccionó regresandole el golpe a Alex.

Los dos estaban sangrando y con una mano me sostenía Alex así que me estaba lastimando.

Forzandome logre soltarme de su agarre y salí corriendo a mi departamento.

Al parecer Alex y Alan se dieron cuenta rápidamente por que oí que Alex golpeaba mi puerta.

-Déjala, primero Calmate Alex.

Lost In Stereo- Alex Gaskarth¡Lee esta historia GRATIS!