18. Punto de incio/nuevo amigo

462 69 32

El castaño había estado enviándole mensajes al pelinegro después de dejar su casa y aunque este al principio no contestaba. Después terminó respondiéndole bastante normal como si nada hubiera pasado, a pesar de que el chico de ojos verdes estaba muy dolido y sus ojos rojos eran prueba de ello.
Frank no había parado de sentirse culpable, sabía que lo había lastimado, sabía que no podría controlarse en la fiesta. Pero había algo cierto y era que de verdad no recordaba nada y menos haber besado a Nina. Pero la fotografía decía absolutamente todo, lo había hecho y le había hecho daño a Gerard.

Ese lunes que se vieron en el instituto solo cruzaron miradas en el pasillo.
Frank quiso acercarse pero no sabía que decirle, Gerard actuaba como si nada pero él sabía que no era así. No podía llegar y solo hablarle con normalidad después de aquello. Él prometió no lastimarlo y aún así lo hizo porque así era Frank Iero, lastima lo que más le importa.

Durante el receso fue al lugar donde ambos solían sentarse y para su mala suerte Patrick y Hayley estaban con Gerard.
Jared le invitó a su mesa así que él aceptó ya que realmente no podía hacer mas.

Un día pasó y ninguno de los dos había hablado en persona. Por mensaje tampoco después en la tarde. Y el castaño lo extrañaba inmensamente porque sabía que podían perder todo lo que tenían.

El siguiente día tampoco hablaron, tampoco el día siguiente, ni el siguiente.
Y realmente se sentía un cobarde por no acercarse, pero claramente era la culpa de saber que fue su error, junto con esa pizca de orgullo de no querer dar el primer paso.
Pero lo que realmente Gerard sentía era que no le importaba a Frank, si le hubiera importado hubiera insistido pero no lo hizo. Y eso, eso dolía más que otra cosa.

Por suerte esos días Hayley y Patrick habían estado con él. Y más que antes, se volvieron mas cercanos. Aunque no había mencionado lo que pasó, porque si, nadie más supo de esa foto excepto Gerard y Frank.
Cuando ellos preguntaron por el castaño él solo respondía con que estaba ocupado.

El viernes fue el primer entrenamiento en toda la semana la nueva formación se había dado.
Anteriormente Nina estaba sola al frente y las demás chicas formaban las filas detrás de ella. Pero ahora Gerard estaba al lado de Nina, podía ver la forma tan despectiva en la que lo vio, pero por primera vez no pudo importarle menos. Sabía y estaba seguro de la capacidad que tenía, no se dejaría opacar por ella en ningún momento.

El entrenamiento acabó después de una hora, no habían practicado la rutina por completo pero al menos sabían la formación, al parecer, el siguiente viernes los chicos tendrían otro juego.

Gerard no había pedido a su madre ir por él, solo había decidido caminar hasta su casa.
Hacía frío mientras caminaba y comenzaba a esconderse el sol. Se asustó un poco cuando sintió a alguien llegar cerca de él, mas sin embargo se calmó cuando vio al fin bien a esa persona.

—Gee, no quise asustarte disculpa, es solo que bueno este es camino a mí casa y te vi a lo lejos.
—Oh, no te preocupes además es mejor no ir tan solo. Está anocheciendo.
—Sí, además hace frío. Por cierto, te vi en la práctica y me alegra que estés al frente.
—Sí, es emocionante estar al frente. Nunca pensé que lograría eso. ¿Y tu auto?
—En reparación. Así que caminaré a mi casa la próxima semana, tal vez pueda hacerte compañía.
—Sería...extrañamente agradable —Gerard sonrió.
—Lo siento por lo del otro día Gee. Me comporté como un idiota contigo, no...soy así. Realmente no había podido disculparme, lo siento, espero y tal vez puedas darme otra oportunidad. Creo que el estar en el equipo con Jared y salir con Nina me afectó bastante.
—No te preocupes supongo que está bien. Creo que no era la forma de acercarte a mi pero debemos olvidarlo. Además tú nunca has sido malo o grosero conmigo, a pesar de todo nunca has hecho bromas hacia mi o tratado mal.
—No, a pesar de que Nina me lo decía todo el tiempo jamás lo eh hecho. No lo mereces, creo que eres una increíble persona Gee —suspiró—. Desde que terminé con Nina y Jared ya no me habla me eh sentido mejor. Créeme, estar con personas como ellos es una tarea pesada.
—Si, supongo que lo es. Ya sabes ser la persona que ellos quieren que seas. Mmm, ¿Por qué terminaste con Nina o por qué Jared ya no te habla?
—Pensé que lo sabías. Nos peleamos y terminé diciéndole a ella y todo el equipo que tú me gustas. Y ya sabes, Jared defendió a Nina y ella hizo un escándalo por ello.
—Hayley...ella...me había dicho eso. Pero realmente no le creí, eres Dallon por favor como iba a creerle. —El solo se estaba escondiendo mas y por lo tanto las mejillas un tanto rojas de Gerard no podían apreciarse por suerte para él.
—No deberías subestimarte tanto eres muy lindo. Es cierto, no puedo mentirte, hasta Frank lo sabe. Creo que entiendo porque no le agrado. Pero no te preocupes no tengo intenciones de meterme entre ustedes, sé lo que tienen y yo me tardé demasiado en llegar a ti. Pero tal vez podemos ser amigos...
—Mmm, me alaga saber que le parezco lindo a Dallon Weekes, eras mi amor platónico el año pasado. Y si, creo que podemos ser amigos.
—Creo que entonces debí hacer esto el año pasado —soltó una risa nerviosa el castaño—. Mm ¿quieres salir mañana? Los amigos salen y comen helado juntos o van al cine.
—Yo...—se detuvo a pensar un poco y fue Frank quien le pasó por la mente al instante—. Sí, claro. Puedes pasar por mi. Que por cierto, ya llegamos a mí casa —anunció deteniéndose cuando estuvieron frente a esta.
—Oh, claro. Yo aún debo caminar un poco más. Pero mañana pasaré por ti, las cuatro si te parece.
—Por supuesto. Adiós Dallon fue bueno hablar..y eso..
—Adiós Gee...—sonrió el castaño y con un ademán se dispuso a seguir caminando.

Al entrar a casa fue directo a darse un baño y después se recostó a descansar en su cama aprovechando la paz de que Michael hubiera salido con sus padres.
Su celular sonó avisándole que tenía una llamada.
"Frankie" se leía en la pantalla, lo pensó por unos segundos hasta que por fin decidió tomarla.

—Hola...Gee..gracias por contestarme, escucha. No sé como empezar a decirte esto, pero quiero hablar contigo. Necesitamos hablar y aunque digas que está bien lo que pasó sé perfectamente que no es así.
—Frank, si soy sincero, no quiero hablar del tema. No tienes idea de como me siento. Frank, probablemente para cualquier persona sería un beso estúpido e insignificante, pero para mi no lo es. Nunca un chico había sido tan lindo conmigo, nunca había alguien sido tan atento. Estaba tan ilusionado y no sabes lo fácil que es lastimar a alguien que se llena de ilusiones. No me lastimó Jared  o Nina o cualquiera de los que dicen cosas y me hacen la vida imposible. Lo hiciste tú, lo hiciste como jamás ellos podrán hacerlo, porque te dejé entrar a mí corazón Frank y sabes lo fácil que es dañar el corazón de alguien cuando estas dentro.
—Gee, no tengo ni una excusa para lo que hice. No recuerdo haber besado a Nina, y lo siento por haberlo hecho. Siento haberte fallado, te dije que era difícil para mi pero jamás pensé en hacerte daño. Sé que debía controlarme, no debí lastimarte así aunque no fui consciente de ello. Te quiero y me importas mucho. Me gustas mucho joder y te extraño.
—Creo que el problema a pesar de no ponerle un nombre oficial a lo nuestro, fue ir rápido. Avanzamos muy rápido desde el principio. También te quiero, pero duele y no sé si puedo confiar en ti otra vez. Es increíble como puedes arruinar algo que aparentemente va bien.
—Lo sé, pero de verdad quiero arreglar las cosas. Y e sido un cobarde por no acercarme a hablarte de frente. No creas que no me importa. Me importas mas de lo que crees y solo quiero otra oportunidad.
—Tal vez, es mejor, es mejor estar lejos un poco. Creo que debemos construir lo que sea que teníamos nuevamente, pero creo que no debemos partir desde este punto. Tal vez es mejor hacerlo desde el punto de inicio. Y ver que pasa si tal vez me gustas otra vez.
—Gee...
—¿Por favor si?
—No creo que pueda. Pero si me lo pides lo intentaré. ¿Podemos vernos mañana?
—¿Demasiado rápido no crees? Creo que mejor nos vemos el lunes en el instituto. Además, tengo ocupado el fin de semana.
—Bien si tú lo quieres, te quiero Gee —murmuró.
—Buenos noches Frank —contestó para después finalizar la llamada.

Cheerleader (Frerard) ¡Lee esta historia GRATIS!