17. Fiesta

419 69 48

La presentación de las porristas fue increíble antes del partido el siguiente viernes. Los jugadores habían estado muy estresados con eso ya que habían estado entrando toda la semana. Frank apenas había tenido tiempo para estar con Gerard aunque claramente este también había estado ocupado por lo tanto no se quejó.

Durante la presentación Gerard a pesar de estar atrás como se había dicho, se había lucido bastante bien.
Frank le miraba sin perderse ninguno de sus movimientos desde la banca y de verdad podría pasar viéndolo durante un día completo. Gerard y ese uniforme definitivamente hacían muy buena combinación para aquellos ojos avellana.

Después de la presentación vino el partido, se enfrentarían con el instituto anterior de Frank y el castaño sabía que realmente jugaban bastante bien por lo tanto estaba un tanto nervioso aunque no demasiado, sabía que contaban con un buen equipo.
Durante el juego obviamente el equipo de porristas seguía animado y gritando.
Frank, Dallon y Patrick definitivamente estaban salvando el juego. Sobretodo Frank, su empeño en sobresalir no solo era por el equipo sino también para Gerard, quería lucirse frente a él. Y realmente lo hizo, dedicándole así dos anotaciones finales y consiguiendo la victoria total para ellos.

Al finalizar todos se felicitaron por un buen juego y claramente las porristas corrieron a celebrar en medio del campo con todos los chicos.
Dallon había mostrado gratitud por primera vez hacia Frank, dándole una palmada en la espalda y felicitándole por jugar así.
Nina fue la primera en acercarse a Frank para felicitarlo como siempre, el castaño le agradeció con una sonrisa y correspondiendo al abrazo que esta le ofrecía. Mientras tanto, Gerard felicitaba a Patrick porque verdaderamente el rubio se había lucido en el juego también. Cuando Hayley llegó hacía él Gerard quiso avanzar hacia Frank, pero notó como Nina lo tenía atrapado aún. Así que retrocedió unos pasos para esperar pero terminó chocándose con Dallon, el mas alto le sonrió y entonces decidió felicitarlo.

—Lo siento, no vi mí camino. Amm felicidades buen juego Dallon.
—Gracias Gee. Tú estuviste fantástico en la presentación aunque estuvieras atrás, realmente eres muy bueno.
—Oh, si eso creo estaba muy nervioso pero creo que si lo hice bien.
—Creo que cautivaste muchas miradas, eres talentoso y lindo. Creo que hasta Jared no pudo dejar de verte —Gerard sonrió algo sonrojado asintiendo.
—Amm, yo..voy a felicitar a Frank. Hablamos luego... Dallon. —El castaño sonrió asintiendo y después se fue para seguir hablando con otros chicos.
—¡Frankie! —Gerard llamó su atención ya que al parecer el castaño lo buscaba con la mirada entre las personas.
—¡Oh princesa aquí estás! —Frank se acercó rápidamente más hacia él al verlo, envolviéndolo en un cariñoso abrazo mientras le levantaba del suelo besándolo inmediatamente en los labios.
—Lo hiciste increíble Frank. Felicidades, realmente te has lucido —comentó Gerard mientras el castaño lo tenía aferrado a su cuerpo aún sin intenciones de bajarlo.
—Lo sé, lo hice por ti. Quería impresionarte ¿lo logré? —Gerard murmuró un "sí" en respuesta—. Es genial escuchar eso. Tú también estuviste increíble. Me tenías embobado viéndote. ¿Te eh dicho acaso lo hermoso que te ves? Diablos tu belleza debería ser ilegal Gerard Way.
—Ya Frankie —Gerard rió—. Bájame ¿si? Extraño el suelo.
—Okay okay, solo si me besas otra vez —Gerard asintió besando al castaño castamente para que después este lo pusiera sobre el suelo.
—Gracias. Ahora, ¿tus padres vinieron?
—Sí, también los tuyos ¿no?
—Sí y Mikey. Y creo que ya debemos irnos, al parecer tenemos una cena importante, pero hablamos mas tarde o mañana.
—Claro Gee, yo...te enviaré un mensaje mañana. Y por cierto, yo...los chicos, quieren ir a celebrar que ganamos. Y pues Jared me invitó así que creo que iré —Gerard asintió lentamente.
—¿Nina irá?
—Casi todas las porristas, excepto Hayley y Kristin.
—Aaa, claro. Sí bueno, ve. Supongo que debes ir. Mm nos vemos luego, debo irme ya, adiós. —Dejó un beso en la mejilla del avellana y después con un ademán se fue com sus padres quienes lo esperaban.

Frank había decidido ir a la fiesta, sería en casa del mismo Jared y estaban mas chicos del instituto invitados a excepción del Dallon.

Todos fueron llegando en sus respectivos autos a casa de Jared. Frank le avisó a sus padres y aunque no estuvieron del todo de acuerdo le dejaron ir.
Frank ya había tenido otras experiencias con alcohol y fiestas antes pero intentó prometerse a si mismo controlarse un poco.
Pero realmente fue difícil cuando había bastante alcohol y un buen ambiente durante el evento. ¿Fiestas glamorosas y con champán? Por supuesto que no, eran adolescentes y solo querían divertirse.

Fue una lástima que la promesa de Frank haya durado tan poco. En cuanto piso la casa se esfumó completamente y en cuanto bebió el primer trago desapareció hasta el recuerdo. Sí, tal vez no debió acercarse a ella, porque sabía que se haría difícil controlar muchas cosas a partir que rompió la promesa.

Fue una noche increíble definitivamente había extrañado un poco eso. Ojalá al día siguiente recordara un poco más, pero había bebido tanto como los otros. Solo despertó en el sofá de Jared con un increíble dolor de cabeza y súper mareado. No era el único, otro par de chicos estaban en los otros sofás también.
Buscó su celular para ver la hora y era un poco mas de medio día.
Se quedó sentado un momento antes de ponerse de pie, pero el ruido de unos pasos le hicieron voltear a ver las escaleras.
Jared bajaba de aparentemente su habitación sin camisa y Nina venía detrás con una camisa y ropa interior de este puesta. No hacía falta saber porque.
Se puso de pie y después de despedirse de Jared decidió irse a su casa. Necesitaba una ducha, una aspirina, dormir y llamar a Gerard.
Así que cuando llegó hizo todo el ese orden, tomó una ducha, una aspirina y en lugar de dormir salió a casa de Gerard.

Cuando estuvo frente a su puerta no tardó tanto tiempo para que este saliera a abrirle.

—Oh, Frank. Te ves terrible. Pasa. —Frank le siguió dentro de la casa percatándose de que no había nadie más.
—Hola Gee, gracias. Decidí venir porque bueno, realmente desperté hace algunas horas.
—Claro, en casa de Jared ¿no?
—Sí, realmente sí. ¿Cómo sabes?
—Intuición —Gerard se encogió de hombros.
—Sí...bueno. Tal vez me pasé un poco. No recuerdo mucho.
—Sí, imagino. Por cierto linda foto.
—¿Cuál foto?
—¿Oh no la has visto? Deberías, es bonita. ¿Nina y tú eh? —el castaño le miró sin entender—. Oh vamos Frank ¡el beso! Tú y Nina en la fiesta..¿no recuerdas? Claro lo olvidaste. Pero sí, fue buena foto en buen ángulo, realmente te la pasaste bien. Lo que no entiendo es por qué Nina tuvo que enviármela, es mejor guardar los recuerdos ¿no?
—Gee...yo...puedo explicarlo. Bueno no puedo, pero yo...no lo recuerdo. Dios...yo no...princesa...
—No te preocupes. Sé que tú y yo no somos nada. Sé que no somos exclusivos y que realmente todo era demasiado bueno. No tienes que darme explicaciones.
—Gee, claro que sí, perdóname...
—Frank. Hablo en serio —suspiró aunque parecía calmado—. Oye por cierto, voy...salir en un rato así que debo...vestirme. Eh, podemos hablar luego, lo siento no te estoy echando solo ya sabes no me queda mucho tiempo. —Gerard le comenzó a conducir hacia la puerta.
—Gerard no, escúchame ¿si? Por Dios...
—No, no ahora no Frank. Nos vemos luego, yo te llamo ¡adiós!  —terminó por sacar al castaño de la casa y antes de que este pudiera protestar el pelinegro ya había cerrado la puerta.

—Idiota...—susurró Gerard antes de que las lágrimas inundaran sus ojos sin poder detenerlas más.


Si hay errores sorry :'v

Cheerleader (Frerard) ¡Lee esta historia GRATIS!