Capítulo 25

2.4K 371 29


—Voy a cuidarlo bien —sonrió Harry, tomando a Ethan en sus brazos. Louis le sonrió, ladeando un poco la cabeza.

—Agradezco tanto que hagas esto Harry —suspiró, acercándose para abrazar al ojiverde.

Harry sujetó con cuidado a Ethan con su brazo derecho y envolvió el pequeño cuerpo de Louis con su brazo izquierdo apretándolo suavemente contra su pecho. Besó la cabeza del ojiazul con cariño y le acarició los suaves cabellos que caían por su nuca—. No tienes que agradecer nada, Louis. En serio no.

—Eres tan bueno conmigo, y ni siquiera sé por qué. No te he dado una razón —habló bajito con un toque agudo en su voz. Harry sonrió.

—¿Las preciosas sonrisas que me das no te parecen una razón suficiente?

Louis levantó su cabeza, recostandola de costado en el hombro de Harry. Sus ojos conectaron con los del mayor y dejó ver una floja sonrisa de lado—. Estoy diciendolo en serio... —murmuró.

—No tiene que haber alguna razón lindura. Quiero demostrarte que de verdad cuentas conmigo y que estaré aquí para ti, para lo que sea que necesites. Tienes todo mi apoyo, y quiero que lo sepas.

—Gracias... Dices que no tengo que agradecerte pero siento que tengo que hacerlo. De verdad, te agradezco que estés aquí. Nos conocimos hace... solo algunos meses y tú... Solo quiero agradecerte de cualquier forma.

Harry sonrió—. Agradeceme con un beso entonces y guardate esas palabras que no son necesarias.

El ojiazul se sonrojó un poco, con ojos brillantes se colocó de puntitas y alcanzó los labios del rizado, uniéndolos en un pequeño beso. No entendía como pudo acoplarse a una persona tan de pronto, pero sentía ese cosquilleo en su estómago cuando estaba junto a Harry, como si fuese eso lo que quiso sentir siempre.

Louis aceptaba que creció apresuradamente y que tal vez se había perdido de muchas cosas al ser padre tan joven, encargarse de un bebé solo de verdad le había costado toda la libertad de su joventud, quitándole de conocer muchas cosas y vivir muchas nuevas experiencias como distintos romances, salir de viaje junto a sus amigos del colegio, salir al cine los viernes por la noche, salir a las fiestas de cumpleaños de sus amigos, etcétera, pero Louis no se arrepentía. Entregaría su libertad una y mil veces si eso significaba que podría vivir la maravillosa sensación de tener en sus brazos por primera vez al pequeño ser al que le dio vida. Volvería a vivir esa experiencia las veces que pudiera, porque era lo más hermosos del universo.

Entonces llegaba Harry, regalándole muchas nuevas experiencias y sensaciones, igual de preciosas que cualquier otra que hubiera vivido antes.

Adoraba como se sentía la mano de Harry sujetándolo por la cintura mientras tomaba su labio inferior casi con cautela y sus dientes apretaban suavemente. Adoraba sentir las manos de su pequeño bebé bailar por encima de su cabeza, enredando algunos de los cabellos de Louis en sus pequeños deditos mojados por la saliva, mientras ellos estaban allí compartiendo ese íntimo momento. Adoro sentir que Ethan también estaba siendo parte de eso, que sin duda alguna pudo comprobar que no se había equivocado al permitir que Harry entrara en su vida, pues el rizado no era como ningún hombre que le quitaría atención a su bebé egoístamente. Harry de verdad quería a Ethan, y Louis podía llorar en ese momento si quisiera.

—¡Eh tortolitos! —elogió Niall, saliendo de su casa junto a Liam—. ¡Me voy unos segundos y vuelvo encontrándome con dos sobrinos más!

Take the Pressure • Larry Stylinson¡Lee esta historia GRATIS!