12. Dudas

414 74 44

Frank faltó a clases al día siguiente, Gerard estuvo solo durante el receso, a excepción de que Hayley habló con él al menos cinco minutos de este pero luego tuvo que irse porque debía hacer algo importante. Patrick estaba entrenando con todos los chicos.
Y estuvo solo, extrañando a Frank, parecía que solo cuando estaba con él los otros eran amables porque sin Frank nuevamente supo lo que era que le insultaran e hicieran cosas. Lo empujaron a los casilleros, en la cafetería Nina y sus amigas le hicieron tropezar y le tiraron el jugo en el cabello.
Jared se rió de él cuando por "accidente" le tiró al suelo haciendo que cayera de rodillas en el pasillo y vaciaron en contenido de su mochila tirando lápices y libros al suelo. Hasta que Dallon llegó, fue muy extraño para él pero Dallon les hizo detenerse, les hizo dejarle en paz y luego le ayudó a levantar sus cosas. Le pidió disculpas por la otra vez y le acompañó hasta la salida del instituto.
Su madre le esperaba en el auto y él no habló en todo el camino. Michael se encargó de agregar sus comentarios despectivos al asunto.
Y al bajar del auto y llegar a casa solo se fue a su habitación, lloró por el día tan horrible que había tenido y porque Gerard era tan frágil y estaba tan roto.
Llamó a Frank un par de veces pero no te contestó el teléfono, no sabía si estaba molesto con él, si había hecho algo malo. Pero solo quería que lo abrazara y estuviera allí para él, solo quería que le dijera que todo estaría bien aunque no fuera del todo cierto.

Traía puesta su suéter aún y de verdad necesitaba a Frank. Hay veces que necesitas a una persona en específico tan desesperadamente que duele.

Frank por su parte solo estaba en su casa descansando un poco, no fue al instituto porque no quería ver a Gerard. Había visto sus mensajes y llamadas pero él no quería hablarle.
No estaba molesto con su princesa por supuesto que no, pero ese sentimiento de miedo no había desaparecido. Tenía miedo porque no quería lastimarlo, no quería comenzar sintiendo algo y al final terminar arruinando todo. Porque así era Frank antes, lastimaba sin importar a quien, nunca se imaginó en algo serio con nadie y tenía miedo de avanzar con Gerard porque no sabía si podía soportar tener algo serio con él.
Sabía lo mucho le gustaba y que solo con él había sido lindo, detallista y atento.
Pero no sabía lo mucho que su pelinegro lo estaba necesitando en ese momento.

—Frankie, no sé que hice mal pero quisiera saberlo. Te necesito tuve un día horrible.. llámame si puedes. —Dejó aquel mensaje de voz a Frank porque no sabía porque este no le tomaba las llamadas.

Frank solo recibió aquel mensaje de voz y realmente pensó que Gerard no merecía eso. Lo escuchó y supo perfectamente que su chico lo necesitaba, podía escuchar en su voz que estaba triste.
Pero no sabía que hacer, no sabía que decirle por qué no había tomado sus llamadas o mensajes antes.
Pero entonces decidió salir para la casa de Gerard, puede que él estuviera confundido pero si él lo necesitaba entonces debía estar ahí.
Sus padres no estaban en casa y regresarían hasta dos días después, entonces no tuvo problemas en salir siendo las ocho de la noche.
En su auto mientras conducía iba pensando lo que le diría a Gerard.
Y cuando estuvo parado frente a su puerta tocó hasta que entonces Michael salió a abrir.

—¿Hola?¿Frank cierto?
—Sí, hola Michael, vengo a ver a Gerard ¿puedo pasar?
—¿Gerard? Oh...bueno él y mis padres salieron lo siento.
—Recibí un mensaje hace poco de él y no se escuchaba bien.
—Oh bueno no sé yo no lo vi mal, pero realmente salieron hace poco tal vez diez o quince minutos. No sé a donde fueron, pero cuando regrese yo le diré que viniste.
—A..sí claro, yo...entonces yo hablaré con él mañana en la escuela.
—Bien, yo debo ir adentro, adiós Frank.
—Claro...adiós Michael —se despidió entonces dándose la vuelta para regresar a su auto. Michael cerró la puerta y sonrió para si mismo.

En su habitación Gerard Way se sentía triste porque Frank no había estado allí para él lo necesitaba y no estaba. Porque no quería a hablarle y porque no sabía porque.
Tomó su celular apagándolo por completo para después solo acurrucarse en la cama.

Tal vez fue un error de Frank no hablarle por teléfono después y preferir quedarse dormido pero lo había hecho. Porque el hermano de Gerard había dicho que estaba bien y tal vez solo había sido algo del momento.

A la mañana siguiente Frank se preparó para ir al instituto, decidió caminar porque quería tomar algo de aire así que lo hizo.
Al llegar, buscó a Gerard por todos lados pero parecía que no había llegado y cuando al fin fue hora de entrar a clases supo entonces que Gerard no llegaría ese día.
Y así era Gerard estaba en su casa, no quería ir al instituto ese día, se sentía cansado y inventó a su madre que tenía dolor de cabeza y que probablemente le daría un resfriado.

Frank por su parte paso el receso junto a los chicos del equipo y Nina se les había unido para poder estar cerca de él.
A la salida ella se ofreció a acompañarlo a su casa, la verdad había fingido muy bien su papel de arrepentimiento y de niña buena ese día que realmente terminó convenciéndolo.
Al llegar a ella como buen chico Frank Iero la invitó a pasar a su casa un momento.
Fue entonces cuando Frank decidió que iría a cambiarse de ropa y luego bajaría para ordenar una pizza.
Pero su descuido fue dejar el teléfono al alcance de Nina y en mal momento para que cuando justamente él estaba en la planta de arriba vistiéndose, una de Gerard entrara a su celular. Nina "amablemente" contestó y Gerard pensó que al fin Frank tomaba sus llamadas.

—Frank...hola..
—¡Gerard! ¡Que sorpresa!
—¿Tomaste el celular de Frank otra vez?
—¿Pero qué dices? Si estamos aquí en su casa, yo solo contesto por amabilidad.
—La otra vez, dijiste que estaban en una fiesta y no era cierto.
—Pues ahora no miento. Escucha tú mismo...¡Frank...!—se escuchó como Nina grito y también como evidentemente Frank contestó a lo lejos—. ¿Ves? No te molestes no le haces falta, la pasaremos bien sin ti. Adiós Gerard. —Y sin darle tiempo a responder cortó la llamada.

Frank no había llamado a Gerard ni siquiera para saber cómo estaba. Pero el pelinegro no sabía que después de esa llamada Nina había escondido el celular de Frank y aunque este lo buscó para llamarle no lo encontró.
Además fue distraído por cierto chica de pelo castaño y sonrisa maliciosa.

¿Qué tal una pizza, una cerveza solamente para acompañarla? Pero, ¿de verdad hacía falta más que eso para revelar al Frank de antes?
¿Haría falta algo más que una castaña coqueta y astuta para hacerlo caer?
¿Podría tirar todo a la basura y herir un pequeño corazón?

Y Gerard...él solo comenzaba a tener dudas, muchas dudas.

Cheerleader (Frerard) ¡Lee esta historia GRATIS!