Capítulo 5

139 21 5



LA MUJER MÁS LINDA DEL MUNDO

Viktor x Yuuri

"Déjame afuera con la basura, esto no es lo que hago..."(*)




La Universidad se dividía en tres edificios enormes que eran llamados 'torres', formando un semi trapecio junto con la entrada, en el centro de ellos un pequeño campo con fuentes y árboles. Cruzando la calle estaba la cafetería–restaurante de la misma, sólo que desde la torre tres, se llegaba por un puente. El sitio tenía dos plantas, y aún así no parecía ser suficiente para la cantidad de personas que estudiaban o enseñaban en ese lugar.

Tuvo que darse cuenta de eso Yuuri cuando ingenuamente compró su almuerzo y empezó a recorren el sitio sin encontrar nada libre. No le quedaba de otra que regresar a la barra y esperar que hubiese lugar. Iba hacia su objetivo cuando escuchó que lo llamaban. Ese día en particular estaba repleto, pero era a causa de la hora. Él casi siempre esperaba para almorzar tarde junto a Beka, pero éste no se había presentado pues había amanecido terriblemente enfermo.

Buscó la voz insistente entre la cantidad de gente y logró ver una mano levantada, entusiasta se acercó y vio que se trataba de su colega Chris Giacometi, pero sus pies se quedaron privados pues frente a él estaba Viktor, que no levantaba la mirada y tomaba lo que parecía café. La mesa de ellos tenía un asiento libre y Chris que lo había visto pasar, le pareció correcto invitarlo para que su comida no se enfriara mientras esperaba.

—Profesor Katsuki lo vi buscando sitio y acá ya hay uno libre. Por favor acompáñenos — Chris le sonreía, pero Viktor ni siquiera se inmutaba, lo estaba ignorando por completo de la manera grosera que lo caracterizaba. Sin embargo para Yuuri era chocante. No esperaba que saltara de dicha y le corriera la silla para que se acomodara, no dadas las circunstancias ahora, pero al menos una mirada y un saludo, odioso, pero saludo. Ignorarlo de esa manera rompía el corazón de Yuuri.

—Gracias profesor, pero creo que mejor espero, no quisiera incomodarlos.

—Por favor nada de eso. Siéntase libre de acompañarnos —. Yuuri sonrió y tomó lugar en la pequeña mesa. Viktor actuaba como si no lo viera. Era doloroso. No parecía el hombre que noches atrás casi se lo devoraba. Era un excelente actor, si acaso estaba actuando.

Chris quien claro que había notado la horrible actitud de su amigo, empezó a conversar con Yuuri. Cosas típicas de las clases, de los alumnos y de lo inusual que estaba la cafetería ese día, repleta en su totalidad. Viktor que leía unas notas y tomaba su café, puso la taza en la pequeña mesa y se levantó, apenas diciéndole adiós con la mano a Chris, tratando a Yuuri como una silla más. Él inclinó su cabeza muy dolido, Chris se dio cuenta, y no supo cómo justificar la actitud de su amigo.

—No se preocupe profesor Giacometi, es evidente que para el señor Nikiforov soy un fastidio. La verdad yo mismo quería pensar que él era así con todo el mundo pero parece que a mí me quisiera ver tres metros bajo tierra.

—Por favor, no diga eso. Discúlpelo es un grosero con todos, yo mismo le haré el reclamo por su altanería, no puede ser que...

—No, no le diga nada, profesor no soy un niño, no tiene que defenderme o algo así —Yuuri sonrió y vio a Chris — molesta un poco pero pues la vida tiene que seguir —. Chris le devolvió la sonrisa y supo que tenía razón. A Viktor no le iba a importar en lo más mínimo el reclamo, sin embargo decirle que no fuera un cretino no estaba de más. Chris miró su reloj, debía ir a impartir una clase, se despidió de Yuuri y se disculpó por dejarlo solo. Yuuri de nuevo le sonrió y le respondió que no debía preocuparse y de nuevo le dio las gracias por darle el lugar. En cuanto se levantó dos maestras llegaron a los lugares vacíos y empezaron a conversar con Yuuri.

La mujer más linda del mundo.¡Lee esta historia GRATIS!