10. ¡Bienvenido al equipo!

508 79 24

El tan esperado viernes llegó por fin para Gerard. Estaba muy nervioso, las audiciones serían al final de las clases. Se sentía preparado para hacerlo, Hayley le había seguido ayudando para poder sacar la rutina completa.
Consideraba que estaba lista y realmente lo había hecho bastante bien.
La entrenadora de las porristas lo conocía y varias veces le había alagado por algún atuendo que llevaba.
Entonces no estaba tan nervioso por presentarse ahí como; "hola soy Gerard y soy un chico pero quiero ser porrista, a si y también uso falda" no estaba nervioso por eso. Solo estaba nervioso por no ser lo suficientemente bueno o por la reacción de Nina, tanto tiempo queriendo evitarla para ahora querer estar junto a ella.

—Hola princesa —Frank le susurró en el oído mientras le abrazaba por la cintura—. ¿Cómo te sientes? ¿Listo para hoy?
—Sí, estoy algo nervioso pero estarás ahí ¿cierto?
—Mhm bueno, tal vez —pareció pensarlo por un rato hasta que Gerard le miró con reproche—. Solo si me das un beso podría considerarlo —se colocó frente al pelinegro sin dejar de abrazarlo por la cintura.
—¿Por qué no solo lo robas? —sonrió Gerard abrazándole por el cuello.
—Claro...—Frank rió para luego juntar sus labios en un beso suave y dulce que duró unos segundos.

Parecía una tonta película romántica o al menos eso sentía Gerard. Y le encantaba y para nada se quejaba, era solo que le parecía algo demasiado extraño que de la nada llegara un chico lindo y pusiera su mirada en él. Jamás ningún chico había parecido interesado en él y ahora estaba Frank siendo tan tontamente lindo y dulce.
No podía creer que le tratara tan bien y que fuera de verdad, si antes tan solo lo hubiese pensado se hubiera reído. Pero ahí estaba Frank mirándole con esos ojos avellana y diciendo cosas lindas.

—Dime cuándo será el tiempo de decirte lo que siento —preguntó Frank mientras caminaban hacia su primera clase ya que tenían algo de tiempo.
—No lo sé...quiero creerlo antes de que digas algo.
—¿No me crees? ¿Crees que miento? —Frank se detuvo para mirarle.
—Es que no...no sé aún no termino de creerlo. Eres demasiado dulce como para que yo lo crea.
—Claro.
Después de eso siguieron caminando sin decir nada hasta que llegaron a la clase de Gerard.

—¿No vemos...?
—Tendré practica en el receso. Así que si quieres ven.
—Oh...no está bien...suerte.
—Nos vemos Gerard —le entregó un libro que le pertenecía a él y después se despidió con un ademán.

Se sentó solo bajo en árbol en el receso, esta vez no había chaqueta ni nada.
Se sentó a almorzar mientras leía un libro muy importante para la clase de historia.

—¡Hola Gee! —se giró dejando su lectura de lado para después ver al rubio que lo saludaba.
—Hola Patrick ¿cómo estás? No te había visto últimamente.
—Si bueno, es que siento que no le agrado mucho a Frank y a veces también estoy ocupado. Ya sabes, tener buenas notas y estar en el equipo no es tan fácil.
—Claro, tienes razón. ¿Por qué no estás entrenando?
—¿Entrenando ahora? No hay entrenamiento hoy. Por cierto dónde está Frank.
—A..Frank me dijo que había practica y por eso no está aquí.
—Oh..bueno Gee, pero no hay. Tal vez escuchaste mal.
—Sí, debió ser eso...y en fin. Hoy haré la audición para las porristas ¿si te había dicho no?
—Sí, me alegra escuchar eso. Estoy seguro que te irá bien, estaré ahí para verte.
—¿De verdad?
—Claro, si tú quieres.
—Claro Patrick gracias.
—Además hoy estarán todas las porristas y..habrá una que quiero ver.
—¿Entonces solo seré tu excusa? —Gerard intentó sonar ofendido.
—No, bueno tal vez. No pienses mal...—Gerard le interrumpió riendo.
—Tranquilo ¿quién es?
—Hayley, ella es la única que no sigue a Nina y que no es plástica. Realmente es bonita además pienso que será agradable.
—Oh, si Hayley es súper simpática. Creo que deberías hablarle, realmente te terminará gustando mas.
—¿De verdad? —Gerard asintió—. Entonces seguiré tu consejo, le hablaré luego de las audiciones.

Cheerleader (Frerard) ¡Lee esta historia GRATIS!