Capítulo 33: "Solo por ti"

61 8 4

La sangre no deseaba coagularse, y eso significaba que las matanzas eran inevitables, por lo tanto, ¿ahora seguiría la vida de Abel? Opciones tales como la muerte, no eran parte de los planes del rubio. Sin embargo, no se podía negar que estaba algo embobado por la imagen que entraba desde sus cuencas, pues era tal el nivel de morbo que presentaba, que ni siquiera podía parpadear al respecto.

Él ha muerto se dijo a sí mismo, ya que de manera inconsciente buscaba reaccionar, por eso muy en el fondo sabía que no debía quedarse atrapado en esa escena de terror que, a su vez, le carcomía el alma. En lo que trataba de escapar de las cadenas del horror, sus oídos no dejaban de mostrarse muy atentos, y escuchaban los terribles sonidos de la muerte, aquellos que podrían describirse como el masticar de la carne humana. ¡Él está muerto! gritó, y a continuación una imagen de Alan le llegó a su mente: lo veía plantar la penúltima semilla, seguido después del momento en que hablaron a solas en su habitación, y adelante de esos recuerdos, vinieron otros más. Las lágrimas no tardaron en surcar las mejillas del muchacho, y el cuerpo le empezó a temblar. Hasta la persona más valerosa no puede dejar de llorar murmuró en lo que se daba cuenta de que llegaba al final de su historia. Seguidamente de aquella revelación, la última visión que obtuvo de su amigo, fue su promesa, la cual rememoró, y que fue cerrada con una gran y cariñosa sonrisa de su parte. No puedo rendirme después de decir esto, giró rápidamente alejándose de ese ser monstruoso que, seguramente, más tarde lo perseguiría.

Su huida se dio paulatinamente; no tenía idea sobre que más hacer, sólo podía creer en las palabras de Alan. Llegar hasta el final ahora no parecía un camino sin salida, y lo más probable era que se había convertido en una opción. Pero... ¿qué podría hacer estando solo en este momento? No había otra existencia más que la de él en el planeta, por lo menos eso era lo que creía. Estar completamente desamparado era un impedimento más, sin embargo, aún estaba su instinto de supervivencia que lo impulsaba a la lucha, sin mencionar, la promesa que a duras penas estaba logrando mantener con vida.

En lo que Abel intentaba buscar respuestas en su interior, el ser sobrenatural comenzaba a retomar perezosamente su forma, obteniendo nuevamente su aspecto original, en donde la conformaban: innumerables brazos, ojos, cabezas y bocas. La piel del monstruoso individuo era tan oscura como la noche, pero extrañamente reflejaba la luna, de ahí que resultará fácil divisarlo entre la oscuridad.

Tengo que plantar esto en algún lugar se dijo a sí mismo mientras trepaba una pequeña colina velozmente, la cual atravesó entre tropezones hasta llegar al otro lado. En lo que sucedía lo anterior dicho, el ente endemoniado por fin entró en acción; sus manos puntiagudas como garras, se posaron en la superficie del agua como si fuera un suelo firme, y lentamente, comenzó a salir de entre las aguas, dejando atrás esa desagradable mancha de sangre, que probablemente no desaparecía.

Nuestro héroe no tenía idea que detrás de él pisaba sus talones la abominable criatura, ¿o quizás tenía esa sensación de sentirse perseguido?, fuera como fuese, la realidad era que la oscuridad venía a devorarlo hasta no dejarle ni los huesos, por esa razón debía apresurarse. Extrañamente en la lejanía se encontraba un pequeño rayo de luz, y aun sosteniendo sus dudas respecto a su origen, fue en dirección a la dichosa.

Llegó a su destino bastante agitado, luego volteó a sus alrededores para evitar ser tomado por sorpresa por quien lo acechaba, y observó ahora más detenidamente a su frente. Justo delante de sus ojos, se encontraba una pequeña y tenue luz que salía del suelo, era tan pequeña, que le parecía realmente sorprendente que pudiera atravesar la penumbrosa noche. Sin embargo, no tuvo tiempo de meditar más sobre aquel fenómeno que se le presentaba, ya que detrás de él, unos jadeos aterradores propiamente inhumanos se manifestaron.

Sueños Bajo el Agua ©¡Lee esta historia GRATIS!