Especial día del padre Rilex

1K 67 17

Advertencias:
★Capítulo largo y puede que hasta aburrido.
★No se aceptan comentarios ofensivos ni homofobicos.

Maratón 3/3

Abrí lentamente los ojos al sentir suaves besos humedos en todo mi rostro, encontrandome con el hombre de mi vida acariciando mi cintura y besandome.

-Buenas días-arrastre las palabras, adormilado, y escondí mi rostro en su cuello.

-Buenos días, bombón-escuché su gruesa voz y me apegue más a él.

-¿Qué hora es?-dije en forma de quejido.

-Son las ocho y media.

-Es muy temprano-me quejé, terminando de pegar mi cuerpo completamente al suyo-Tengo sueño.

-Lo sé, tenemos tiempo antes de que esos dos demonios despierten-rio, jugando con nuestras piernas-Te traje el desayuno a la cama, bebé-dijo.

-Despues, quiero dormir-me quejé. Casi caigo dormido otra vez, pero su gran mano se estrelló fuertemente contra mi trasero, haciendome dar un saltito mientras chillaba.

-¡Estupido!-me quejé llevando mis manos a mi trasero.

-Ya, lo siento, dejame hacerlo-apartó mis manos para comenzar a acariciar mi trasero, aprovechando a veces de apretarlo.

-Ya, deja ahi-aparté sus manos.

-Ven, vamos a desayunar-me sentó en la cama, a su lado, tapando nuestras piernas, y colocó una bandeja que no había visto en su mesita de noche-Traje para que desayunemos juntos-dijo.

-Gracias, todo se vé delicioso-sonreí-Por cierto-aparte la bandeja de encima suyo, dejandola en mi lugar, y me senté en su regazo, con las piernas a cada lado, y rodee su cuello con mis brazos-Feliz día

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

-Gracias, todo se vé delicioso-sonreí-Por cierto-aparte la bandeja de encima suyo, dejandola en mi lugar, y me senté en su regazo, con las piernas a cada lado, y rodee su cuello con mis brazos-Feliz día.

-Feliz día, mi amor-sonrió acariciando mi cintura.

Nos besamos por unos minutos hasta que escuchamos a mi estomago rugir por hambre y nos apartamos, yo avergonzado y él riendo.

-Tenemos que llenar esto-acarició mi estomago. Iba a volver a mi lugar para poder desayunar, pero él simplemente me dio la vuelta y me acomodó en el hueco de entre sus piernas-Asi estoy comodo-besó mi nuca y coloco la bandeja sobre mis piernas.

Preste atención hacia los pies de la cama y sonreí.

-¿Y eso?

-¿Y eso?

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.
Thomas Sangster, El Padre De Mi Hijo ~Segunda temporada de Dylan O'brien es mi..¡Lee esta historia GRATIS!