Capítulo 4.

154 23 11



LA MUJER MÁS LINDA DEL MUNDO

Fanfic por Yukino

Viktor x Yuuri

Capítulo 4.

"Es el momento equivocado, ella está jalándome; es un pequeño crimen y no tengo excusa..."(*)



La cafetería de la universidad era enorme, pero sólo la casualidad hacía que siempre estuvieran sentados cerca y de manera diagonal. Esta vez, quienes se veían de frente era Otabek, atractivo profesor de matemáticas y Viktor, esquivo y sensual profesor de Ballet. Sin embargo Otabek quien ya se había dado cuenta que era persistentemente observado, empezaba a molestarse.

—Mira, en este tutorial dicen cómo resaltar los pómulos—decía Yuuri quien le mostraba insistente la pantalla de su celular a su amigo —encontré además otro, donde dicen cómo hacer ejercicios de voz para hacerla más suave —Yuuri parecía muy orgulloso de sus hallazgos, mientras Beka apenas si podía mirarlo.

—Voy a hacer de cuenta en serio, que no escuché nada de lo que acabas de decirme. Parece que empieza a gustarte. Por favor como el amigo que seguramente va a tener que recogerte con espátula, deja esto. Una cita más, bésalo y corre como cenicienta. Habrás vivido tu aventura, y él seguirá buscando a la mujer perfecta que desea. No vas a poder engañarlo siempre, ¿cómo rayos es que no nota tus cejas más gruesas? — y por instinto, tomó el mentón de Yuuri para observar los perfiles de su cara y preguntar de nuevo por sus cejas. Pero sintió otra vez esa poderosa mirada sobre sí. Dejó de tocar a Yuuri y entró en el juego. Se miraron fijamente, totalmente desafiantes. Había mucha molestia en los ojos de Viktor y Beka intentaba hacer lo mismo aunque no tenía idea de por qué ese hombre apático le veía así. Celos no podrían ser, no por Yuuri. La contienda visual duró lo suficiente como para que Chris se diera cuenta e interviniera.

—Viktor ¿Qué rayos haces? ¿Tienes problemas con el profesor Altin? — Viktor parecía por fin reaccionar y vio a su amigo, relajó un poco el gesto y tomó algo de agua.

—Ninguno. Sólo pensaba en algo molesto y él estaba al frente. Ojalá no piense que es algo contra él —Viktor tomó un poco más de agua y vio cómo el par de amigos se iban en dirección opuesta a él. También pudo notar lo feliz y tranquilo que Yuuri parecía a su lado. Y lo odió.



Empezó a caminar hacia la clase de la tarde y se reprochó mucho el haber visto a Otabek de esa manera. Viktor tenía un conflicto interno y muy profundo hacia lo que estaba pasando con Yuuri. Pero cuando lo veía ahí, en la duela del salón de ballet le era imposible controlarse. Ese hombre era magnético y creyó que todo podría mantenerse así y ahí, dentro del salón. Pero de alguna manera verlo con otro hombre así de feliz lo llenó de una sensación conocida para él y que creyó sepultada: Celos.

Yuuri en cambio sufría con el hecho que Sora tendría una cita con Viktor en unos días pero esta vez era para cenar. Y estaba dispuesto a cumplir con lo prometido a Beka, quizás después de la cena un poco de licor un beso apasionado y un adiós para siempre. El auto engaño era poderoso. Pero entonces a su cabeza venía aquel tema que pretendía ignorar y del que ni siquiera Otabek sabía, a pesar que él era su bitácora. Lo que pasaba con Viktor en el estudio de ballet, que para nada era una clase normal. La última vez llegó a excitarse mucho y juró sentir que Viktor también. Algo pasaba que él no entendía y no deseaba detener. Viktor en ese espacio no era más gentil o más alegre, pero sí atraido por verlo. Y parecía querer seducirlo, ¿con qué fin? No había por ahora una respuesta. Para Yuuri parecía sólo un sueño erótico y ya. Uno que deseaba con locura, y esa tarde, una semana después del último encuentro con Viktor, deseaba repetirlo.

La mujer más linda del mundo.¡Lee esta historia GRATIS!