Capítulo 36: Secuelas.

Start from the beginning

-Cómo demonios sabes que hay...

Bulma lo interrumpió.

-Solo lo se y punto y ahora trabajare ahí...

-Necesitas un permiso especial para eso.

-Lo tengo... no hablaré de eso. Solo diré que tengo el permiso que necesito. Ahora estaré ahí y llevaré a Tight conmigo.

-Debes dejarla conmigo algunos días... cuando no tenga entrenamiento y deba hacer trabajo de oficina, la niña estará conmigo.

-Está bien... pero Milk...

-Un mes sin ella es demasiado!, moriré de hambre!....

-Tienes un harem lleno de mujeres, alguna debe saber cocinar... úsalas como esclavas domésticas, usa dos o tres para que limpien y hagan todo lo que hace Milk... Solo es un mes, cierto?

-Tu no sabes cocinar?...

Bulma miró el suelo.

-Bueno... la última vez queme una sopa y deje la carne cruda... si eres valiente y te atreves a probar mi comida...

-Paso...

-Bastardo!!!....

Vegeta bajó la mirada divertido. Suspiro y pensó detenidamente lo que la mujer le decía. Sonrió de nuevo al ver como ella aceptaba el trato tranquila y no solo eso, ya estaba planeando como hacerlo.

La miró a los ojos y asintió.

-Está bien. Elegiré tres de mis putas y las haré esclavas domésticas, las demás, pueden volver al prostíbulo... Le diré a Milk que tiene un mes de vacaciones.

-Bien...

Bulma se puso de pie despacio y acomodo a la pequeña en sus brazos. Vegeta la miró y se puso de pie, miró a la niña dormida y sonrió.

Se acercó despacio ambas, tomó a Tight despacio en sus brazos y la acostó en su cama.

Bulma levantó una ceja y vio lo que hacía el guerrero. Este acomodaba a la pequeña, y ponía muchas almohadas alrededor de su diminuto cuerpo.

Vegeta la vio que dormía tranquila y no se enojaba, era como si la niña supiera todo lo que sus nuevos padres estaban por hacer, solo por ella.

Vegeta se irguió y miró a la niña, cuando estuvo seguro que no corría peligro, se giró y tomó a Bulma de la cintura.

Esta se sorprendió y levantó sus manos.

-Que haces?...

-Tu que crees...

Vegeta sin dudar un segundo, apoyo sus labios en los de su nueva mujer y sonrió. Bulma suspiró despacio, mientras sentía como Vegeta la empujaba hacia el sillón de la habitación.

-Oye... está Tight...

-Si no gritas... no se despertará... Llevó demasiados días sin ti... Además... es hora de sellar nuestro trató...

Vegeta empujo el cuerpo de la peliazul despacio hasta acostarla en el sillón, comenzó a besar su cuello y acariciar sus piernas, estaba demasiado excitado y lo único que quería era tranquilizar sus instintos, era necesario o se convertiría en el segundo Kakarotto del planeta.

Bulma abrió sus ojos y lo apartó despacio, lo miró a los ojos.

-Jamás te perdonaré por lo que le hiciste a Milk... Esto es solo por Tight, escuchaste?... Es solo porque ahora, esa niña, es tu hija... Y ambos la cuidaremos juntos... pero te odio y algún día, me vengare de todo los que nos hiciste a Milk y a mi... que no se te olvide nunca eso Vegeta...

Loca TraiciónRead this story for FREE!