Capítulo 20

1.6K 369 58

Maratón 1/3

Louis acurrucaba a Ethan en su pecho mientras caminaba y sentía las lágrimas cayendo por su rostro. Se sentía pésimo y simplemente aún no se hacía claro en su cabeza que su propia madre había preferido que se fuera de casa a aceptar que Louis de verdad quería a Zayn fuera de su vida.

La persona que más le apoyo y estuvo con él siempre parecía que esa noche también le había dado la espalda. Todo en su vida se estaba poniendo muy difícil y sus metas sobre mejorar él y su bebé se estaban viendo cada vez más y más lejos.

Muchos pensamientos daban vuelta por su cabeza justo en esos momentos, sentía la fría noche calarle en los huesos y lloraba entre sollozos al saber que tal vez Ethan también estaba sufriendo frío. Lo cubría con sus brazos lo más que podía y se odio mucho por no tener la mente presente para haber tomado siquiera una manta calientita antes de salir de casa. Su pequeño bebé no debía estar pasando por nada de eso, Ethan tendría que estar acurrucado en las mantas de su bonita cuna, dormido para despertar con una sonrisa radiante la mañana siguiente en su hogar.

Hogar, Louis debía saber que ya no podía llamar hogar la casa donde aceptaban a la persona que lo lastimó. Y ese era uno de los muchos pensamientos en su cabeza, tendría que buscar un nuevo hogar. Y para ello buscar también un trabajo. Nunca había necesitado ayuda económica de su madre en sí, era suficiente con que ella le dejara vivir en su hogar junto a su bebé. La universidad le daba a Louis una beca cada mes por sus buenas calificaciones que alcanzaban a cubrir los gastos de él y Ethan en su mayoria, pero obviamente no sería suficiente para pagar también algún departamento.

La carga de su propia vida se estaba volviendo más y más pesada. Buscaba miles de salidas en donde pudiera trabajar, estudiar y también cuidar de su bebé pero las posibilidades eran casi nulas. Tendría que hacer sacrificios pero no le importaba.

Tenía un solo lema en su vida, y ese era buscar siempre el bienestar de su bebé y un mejor futuro a costa de lo que fuera. Y si las cosas se estaban poniendo feas, Louis haría lo que siempre había hecho. Ser valiente y afrontar lo que viniera.

Abrazó más a su adormilado bebé y le dio un par de besos en la frente—. Todo estará bien cielo... Lo prometo.

Respiró profundo, caminando a paso más rápido. Ni siquiera podía tener miedo de estar caminando por allí a esas horas de la noche, no tenía cabeza para eso pero definitivamente dio un respingo cuando su teléfono comenzó a sonar en el bolsillo de su pantalón. Parpadeó y sujetó a Ethan con un brazo para poder tomar su móvil, al sacarlo de su bolsillo miró la pantalla, era su madre.

Negó y bufó suavemente. Deslizo el dedo por su pantalla y se llevó el teléfono a la oreja—. Mamá, no tienes que preocuparte. Estamos bien —murmuró por todo saludo.

—Louis cariño, ¿dónde estás? Por favor ven de vuelta amor, no puedes andar por allí con Ethan a éstas horas.

—Tú no te preocupes por eso, ¿de acuerdo? Es momento de que tomé mi propio camino mamá, no puedo decir nada acerca de tus pensamientos y todo eso pero, no tiene caso hablar de lo mismo ahora.

—Pero amor Ethan pue...

—Es mi hijo, yo sabré lo que es bueno para él y lo que no. Sabré tomar buenas decisiones para mí y para él también, tal como lo he hecho siempre.

Take the Pressure • Larry Stylinson¡Lee esta historia GRATIS!